Fotografo: David Barajas

Mon Laferte en el Auditorio Nacional

Norma llegó al Auditorio Nacional en la inigualable voz de Mon Laferte.

¿Qué hace tan especiales los conciertos? ¿Será la música en vivo? ¿Qué tal el tipo de público y el cariño que transmiten? ¿El espectáculo que promete? ¿Que funciona como una válvula para liberar el estrés? O tal vez, lo que hace tan especial a los conciertos es que los artistas dejan un poco de su esencia en cada show.

Pareciera que fue ayer cuando Mon Laferte convocaba a sus pocos seguidores para ofrecer un concierto gratuito en el Parque España, cuando su potente voz hacia que los curiosos se acercaran para después seguir su música. No ha pasado mucho tiempo desde que su carrera comenzó el rápido asenso con “Tu falta de querer”, para consolidarse como una de las cantantes latinas más importantes del momento.

Después de meses de espera, la gira Norma al fin llegó al país, el escenario del Auditorio Nacional fue el encargado de albergar este gran evento. Con la suave voz de Daniela Spalla, una de las consentidas del público mexicano, se dio inicio al show. Con sus éxitos como “Vete de una vez”, “Pinamar” y “Estábamos tan bien” la argentina hizo vibrar al recinto, para darle paso a Norma Monserrat Bustamante.

El cabello corto de Mon y la canción “Tormento” nos remontaron a la nostalgia de hace algunos años, sin embargo, la tristeza duro poco pues el siguiente tema fue para todas las parejas que asistieron al concierto, “Antes de ti”, seguida por “Si una vez”.

La fiesta comenzó con “Por qué me fui a enamorar de ti”, el Auditorio Nacional lleno a tope, los asistentes cantando, mientras suena la transición a “Ronroneo”. Las pocas personas que aún seguían sentadas no pudieron resistirse a los pegajosos ritmos de “Cumbia para olvidar”, y no pararon de bailar hasta que llegó “Caderas blancas”.

Hay canciones que se alargan, que pareciera que han durado toda una vida pero que se disfrutan como ese amor que se promete en “Quédate esta noche”. Con los primeros acordes los fans supieron que “Bonita” era la siguiente canción en el playlist.

Para no olvidar lo que se siente estar enamorada Mon nos regaló “Amor completo”, después de interpretarla salió un momento del escenario, para aparecer entre el público tocando “Cielito de abril”, por un momento pudimos apreciar de cerca sus ojitos marrones viéndonos con gusto y emoción.

Como en todo show, la hora sad de la noche no podía faltar, y se manifestó a cargo de “El cristal”, canción que escribió para su más grande inspiración: su abuela, para los amantes que se han dejado perder en la rutina les cantó “Funeral”.

La sorpresa más grande la noche fue revelada cuando apareció Natalia Lafourcade para interpretar a su lado “La trenza”. “Esta canción es muy especial para mí porque habla acerca de las cosas que mi abuela me dijo y me dieron el valor de lanzarme a la música, y voy a cantarla con alguien que quiero mucho”. Después se escucho “¿y quien me va a querer tanto tanto como tú?, ¿Y quién me va a aguantar así con toda tu quietud?” y no pude evitar derramar algunas lagrimas con “Flaco”.

Entre juegos, risas y movimientos exagerados la chilena deja ver ese rasgo genuino de felicidad y le devuelve la alegría al show cantando “Si tú me quisieras”,  y la intensidad se dispara cuando comienza a bailar con “El mambo”, “El beso”. Y “No te fumes mi marihuana” desinhibió a los que aún se resistían a bailar y en palabras de la cantante “levantate, no mames, vienes a un concierto”, para después entonar “El diablo”.

La noche llegó a su fin, pero no podía cerrar sin las consentidas del público “Amárrame”, “Tu falta de querer” y “Mi buen amor”, canción que te hace recordar a esos ingratos que no te supieron valorar. Lo que hizo tan especial  a este show es que me dejo ver a una Mon Laferte divertida, espontánea, bailarina y dedicada, el show que ofrece es acercarte y regalarte un poco más de su personalidad y mundo.

Chromeo en El Plaza Condesa

Noche llena de energía, baile y seducción

Salir de fiesta en lunes, ¿por qué no? La respuesta parece bastante sencilla cuando los encargados de amenizar la velada son Dave 1 y P-Thugg, reconocidos por sus presentaciones llenas de sonidos funk, energía, baile y seducción. Tras su participación en la segunda edición del festival Corona Capital Guadalajara, Chromeo llegó a la capital para ofrecer una auténtica fiesta al interior de El Plaza Condesa.

Los primeros minutos de la noche estuvieron a cargo de Midnight Generation. El trío mexicano calentó los ánimos de la primera mitad de la audiencia que comenzaba a llenar la pista del venue capitalino. Pese a ofrecer un breve set de 30 minutos, los asistentes pudieron contagiarse de un buen ambiente con temas como “La La La”, “Trouble” y “Young Girl”.

Tras media hora de show, los mexicanos cedieron el escenario al acto estelar de la noche. Para ese momento la pista ya lucía prácticamente llena, las luces se desvanecían y una pantalla al centro del escenario con el nombre de la banda anunciaba que la fiesta estaba por iniciar. Al coro de “Chromeo, Ohhh, Ohhh” los asistentes daban la bienvenida al dúo canadiense que arrancaba la noche y nos llenaba de vida a través del tema “Come Alive”.

Apenas había pasado un solo tema y el recinto de la condesa ya había visto brincar a sus asistentes. Acompañados por una pantalla llena de coloridos visuales y sus ya características bases de sintetizadores con forma de piernas, Chromeo dio paso a temas de su nuevo álbum Head Over Heels con la interpretación de “Don’t Sleep”.

“Hola, somos Chromeo, sus primos de Canadá. Gracias por venir, aún en lunes”, pronunció Dave en un claro español antes de seducir los oídos del público con el sonido de “Bonafied Lovin”. Después de ese momento la velada continuó al ritmo de “Somethingood”, Juice y Night by Night”.

Las risas invadían el lugar con los comentarios del carismático vocalista “¿Ontas? Me dijeron que eso funciona. Sí, sí funciona”, afirmaba ante los gritos del público, antes de anunciar la interpretación de un tema especial. “Vamos a tocar la primera canción que lanzamos hace 15 años. Fue la primera canción que canté frente a un micrófono”. De esta manera comenzaron a sonar los primeros acordes de “Needy Girl”.

Uno de los momentos más vistosos de la noche ocurrió justo antes del encore, mientras sonaba “Room Service”. Similar al estilo de una ola en los estadios de fútbol, Dave 1 dirigió a los  asistentes para que se movieran de un costado a otro y bailaran de forma sincronizada de derecha a izquierda.

Tras abandonar el escenario, el coro de “Chromeo, Ohhh, Ohhh” se volvería a entonar para vivir la parte final del recital al ritmo de “One Track Mind” y “Sexy Socialite”.

Entre sonrisas y aplausos llegó el momento de decir adiós en un show lleno de energía, interacción, baile y sonidos funk. Mucho más de lo que uno esperaría en una fiesta de lunes por la noche; pero no menos de lo que Chromeo nos tiene acostumbrados a recibir.

Phoenix en El Plaza Condesa

Una noche inolvidable y mágica con Phoenix.

Cuando un grupo logra tres sold outs en la misma semana es porque verdaderamente tiene una base sólida de fans. Aunque esto no forzosamente significa que sean una banda de calidad, podría simplemente ser que están de “moda”. Sin embargo esto no es el caso con los oriundos de Versalles, Francia, quienes llevan más de dos décadas arropando el corazón de sus seguidores con excelente música.

Phoenix es una de esas bandas que vale la pena disfrutar en vivo por la perfecta ejecución de sus canciones así como por la enorme calidez que desprende en cada momento. Esto es algo que todos los presentes en El Plaza Condesa validaron en carne propia, creando una fuerte memoria que quedará por mucho tiempo. Debido a la ‘estancia’ de Phoenix en la CDMX, el venue fue decorado especialmente con elementos con una estética de los 80, generando una sensación única en todos los presentes.

Los reunidos para el gran evento llegaron a tiempo para también disfrutar al telonero Rey Pila, banda nacional que cada vez adquiere mayor relevancia y público. Durante su corto pero intenso show, pudimos disfrutar algunas de sus más famosas canciones como “Alexander”, “Surveillance Camera” y su más reciente sencillo “Flames”. Al concluir, fueron muy bien despedidos por la audiencia.

Tuvimos que esperar unos minutos más debido al laborioso setup de la próxima banda, pero después de casi media hora, por fin se apagaron las luces y las personas que llenaron El Plaza Condesa gritaron al unísono para después caer en total silencio. Uno por uno fueron saliendo los integrantes de Phoenix para empezar con la electrónica y alegre “J-Boy” del más reciente disco Ti Amo (2017). Siguieron obras más contemporáneas como las energéticas “Lasso” y “Entertainment”, para llegar a “Lisztomania”, una de las piezas más coreadas de la noche y también de las más conocidas. Thomas Mars, el frontman, no podía parar de sonreír al ver como sus fans cantaban junto con él.

Después, siguieron algunas canciones más antiguas, pero no por eso menos queridas, como la armónica “Rally”, y “Too Young”, con esos icónicos acordes en guitarra al inicio. En eso, llegó el momento de escuchar la mágica “Sunskrupt!”, una combinación de las piezas “Love Like a Sunset” y “Bankrupt!”, en donde Mars se aparta para que los demás integrantes de la banda demuestren su virtuosidad. Gran pasaje, acompañado también por excelentes visuales de constelaciones que de seguro enchinaron la piel de más de uno.

Tiempo después, hubo una pausa para hacer una rifa con una ‘tómbola’ con números que habían sido previamente entregados. Una fan fue la ganadora que subió al escenario para abrazar a los músicos así como para recibir un disco de premio. Siguió una de las canciones más esperadas de la noche, “Ti Amo”, del homónimo disco, con ese bassline de música disco que puso a todos a brincar y bailar.

Para cerrar, Phoenix trajo una excelente selección con la agridulce “Armistice”, “If I Ever Feel Better” con sus calurosos pasajes, y “Rome”, con un explosivo final. Al terminar, tuvimos que esperar más de lo acostumbrado para el encore y resultó que había ciertos problemas técnicos con las luces. Aun así, Mars bajó del escenario junto con el guitarrista Christian Mazzalai, para cantar acústicamente la bella “Countdown”, en un momento íntimo.

Al concluir todavía quedaba fiesta para rato ya que prosiguieron con “Telefono”, que tuvo el sensacional detalle en el que Mars bajó de nuevo del escenario para cantar desde una cabina telefónica que estaba a un costado de la pista. Para terminar con todo, las últimas piezas fueron la tierna “Fior Di Latte” y la eufórica “1901”. Y, por si fuera poco, antes de despedirse, Mars hizo un crowd surfing bastante prolongado mientras de fondo volvían a tocar “Ti Amo”.

Fue así como finalizó ‘una muy noche especial con Phoenix’, tal como prometían en los carteles previo a los conciertos, demostrando que no hay mayor fuerza en la música que la conexión de la verdadera pasión entre los artistas y sus fans.

Hollie Cook en el Foro Indie Rocks!

That party night!

Nada es más reconfortante para el alma en una noche primaveral de viernes que una ligera lluvia y música de Hollie Cook en vivo. La cantante inglesa regresó al Foro Indie Rocks! a casi un año de haber abarrotado dos fechas en el mismo. El resultado fue una grandiosa (y calurosa) fiesta con sus fanáticos.

Más lleno que las filas para ver Endgame (su película de superhéroes en tendencia), el foro me recordó a un lugar de reggae, activo hace una década, del barrio de Cuautitlán Izcalli, donde la hermandad se codeaba y bailaba con música anglosajona, además de perseguir ligues y compartir un poco de marihuana.

El olor a hierba desvaneciéndose alrededor de las 22:20 H. fue una representación de: “que comience la fiesta”. Y sí, el escenario se pintó con los colores de la bandera rastafari, para dar paso a “Postman” del álbum Twice con el clásico intro: “I wish i could walk by your side and be happy the other way”.

Hollie irradiaba a todos con su majestuosa sonrisa, mientras emitía gestos de gratitud. Los gritos de emoción y aplausos estuvieron presentes la noche entera.

“Bienvenidos a mi fiesta”, gritó Hollie emocionada. Enseguida el público se dejó llevar con icónicas canciones como “Looking for real love” y “Milk & Honey”. Ella me transportó en el tiempo para imaginarme la belleza del contacto humano, la fortuna de tener amigos que te compartían música durante algunos viajes en carretera; todo resumido a la escala máxima de la buena vibra. La música de la talentosa inglesa se hizo para celebrar el amor a la vida.

La esencia del reggae puede verse a través de esos recuerdos de oro, así como en la presencia de Hollie, que mostraba su sencillez y carisma en cada canción. Sonó “Stay Alive” y otros temas de su más reciente álbum Vessel of Love.

La reciprocidad de la artista y sus fanáticos mexicanos fue lograda. Ella agradeció hasta el cansancio por haber estado con ella todo este tiempo de su carrera como solista, enfundó un pañuelo y limpió lágrimas de su bello rostro. Para concluir sonó otra canción, quedando como recordatorio de un festejo en grande, tanto para todos los que volvieron a ver a Hollie Cook en su regreso a la CDMX, como para los que la vieron por vez primera la noche del 26 de abril de 2019 en el Foro Indie Rocks!.

No se pierdan a Hollie Cook hoy en festival Tierra Beat.

Paz y amor para todos.

“Everybody Here Hates You”, el nuevo video de Courtney Barnett

A casi un año del lanzamiento de Tell Me How You Really Feel, la artista australiana estrena un sencillo.

En octubre del año pasado, Courtney Barnett nos sorprendió con el lanzamiento de un nuevo sencillo que forma parte de un material en conmemoración a los 10 años del sello discográfico independiente, Mom + Pop Music. Después de “Small Talk”, muchos nos quedamos con ganas de escuchar algo más. Sin embargo, tuvieron que pasar algunos meses para este nuevo lanzamiento.

Con toques grunge rock, Courtney Barnett nos presenta “Everybody Here Hates You”. En esta canción la artista describe el sentir que queda cuando alguien nos deja. Jugando con un concepto simple, la artista y el director Dany Cohen nos presentan este audiovisual.

“Está solo en tu cabeza”. Ese parece ser el fragmento en el que Dany se inspiró para crear este audiovisual. En él podemos ver a Courtney y a su banda tocar dentro de un cerebro (por las paredes con relieves en forma de sesos). Poco a poco, los músicos son aplastados por los muros que les rodean. Hasta que, para el final del video, no se percibe más que la luz que logra colarse entre ellos.

Para la edición pasada del Record Store Day, Courtney Barnett lanzó un vinilo de “Everybody Here Hates You”,el cual contenía “Small Talk” en su lado B. Como portada, se podía ver el arte del sencillo, que fue elaborado por la cantautora australiana. Aquí lo pueden ver:

Todo parece indicar que la artista australiana seguirá de gira en lo que resta del año, ya que además de sus fechas en solitario, acompañará a The National en su tour por Norteamérica.

Mira la entrevista que tuvimos con ella en el programa TALKS de Indie Rocks! TV:

Havoc en SALA

Una noche de hip hop a medias.

Lejos han quedado los días de la supremacía del East Coast rap, donde Mobb Deep jugaba un rol protagonista en la pelea contra Tupac y compañía. De parte de ambos bandos se han perdido figuras clave, entre ellos Prodigy, a quien se le dedica este intento de revivir el proyecto de Queensbridge.

En papel la idea pintaba increíble, llenar un cartel de actos de hip hop para cerrar con una leyenda del rap en los 90. Y en un inicio todo comenzó de manera convincente, los actos invitados como Willie DeVille y Lil Supa buscaban animar al público con sus beats y barras en punto; raperos mexicanos de la escena llegaban a ver las propuestas y a pesar de que el recinto se veía con un público reducido, las pantallas de led gigantes adonarban el escenario de SALA de manera majestuosa.

El declive de la noche llegó cuando DJ Les tomó el escenario junto con Veronica Reign a.k.a The Mobb Deep Princess, quien no estaba anunciada en el cartel y que entregó un set deplorable al sonido esperado en la noche y breve de una fusión de pop latino con trap, que no solo no entraba en sintonía con lo que habíamos escuchado previamente, sino que era playback.

Curioso que se haya permitido utilizar espacio del set para darle “publicidad gratuita” a una allegada del crew y no solo por eso, sino por el estilo comercial de su propuesta. Tras ese percance, DJ L.E.S. empezó su warmup para la salida de Havoc, mezclando clásicos del hip hop como NAS, Snoop Dog y demás, sin lograr conseguir conectar con la audiencia. Cabe señalar su horroroso efecto de sonido de pistola que parece un balazo, del que abusó.

Cuando salió Big Noyd intentó todo lo que un MC pudiera hacer para rescatar la noche, invitaba al público a mover sus brazos, a que corearan las letras (que probablemente muchos en la audiencia desconocían), pero fue hasta que Havoc decidió aparecer que hubo conexión con la audiencia y probablemente porque fue cuando sonaron los temas del álbum The Infamous, “Survival of The Fittest” y “Eye for an Eye (Your Beef Is Mines)”.

La canción que todos fueron a escuchar fue “Shook Ones Part II” y dónde hasta cerveza salió volando. Este concierto nos dio una idea de que el hip hop de antaño no es un favorito del público mexicano y/o desconoce del género al que le apuesta PHONO.

FIDLAR en SALA

Es la vieja camaradería lo que mantiene unida a una escena.

Hace algunos años, en uno de esos videos que circulan por la red, encontré el de unos muchachos que entre cervezas, parecían cantar con una alegría que desbordaba. Eran de Canadá, pero igual podían ser de Europa, de África o de Tailandia. En una de esas muchas entrevistas, aquel muchacho que cantaba decía que FIDLAR era como el niño que siempre hacía reír a las personas en la preparatoria, pero que, muy en el fondo, también lloraba por dentro.

Nunca he sabido si los integrantes de FIDLAR se sientan parecido, pero siempre he pensado que han sabido conectar muy en lo profundo con sus seguidores. Hay pocas bandas que, con tan poco, transmiten tanto. Quizá hay quienes se comuniquen con una vocalización, los que a través de una frase conecten con su público de toda la vida, o quienes, sin decir nada y a través de la actitud, quieras conocer de toda tu vida. FIDLAR es una banda que radica en ese último selecto grupo de artistas. Quizá nunca nos enteremos que, en lo que parece otra vida, alguna persona se perdió para nunca volver en la búsqueda de algún estupefaciente, quizá nunca nos enteremos de las vicisitudes que tenga una persona para cumplir con el deber que es entretener, pero lo que queda claro, entre tantas personas, es que existen algunos seres humanos con la virtud de conectar vidas.

Ayer, en SALA, muchos estábamos con ese vínculo inefable. Cuando algún vocalista te pide silencio, muchas veces contestas con lo contrario, con abucheos. Cuando algún artista te pide una pose, igual. Alboroto. Ayer, quizá por la espontaneidad, quizá por la algarabía que representaba tener a una de esas bandas que crees nunca ver en vivo en México, la gente logró conectarse en un mismo eje de mentalidad. Las mismas sonrisas. Las mismas vivencias. FIDLAR es una vorágine de pasiones contenidas. Son una de esas bandas que no te pueden dejar con la sensación de indiferencia. Pueden haber unas canciones que ames, pueden haber unas canciones que tildes de sosas, pero en su presentación en vivo, esa que tuvimos la suerte algunos de vivir el día de ayer, ninguno salió con una cara estoica.

Además de la presentación que habíamos visto, los viejos amigos circulaban por doquier. Era como la fiesta de la preparatoria a la que nadie podía faltar, a pesar de que ya nadie estaba en preparatoria y, más bien, todos, por nuestro bien, debíamos evitar. Es la vieja camaradería lo que mantiene unida a una escena, un leitmotiv, tal vez solo seamos algunos necios que queremos escuchar historias de cuando la vida parecía ser más controlada, tener menos trabas, y estar crudo durante cinco noches seguidas no cobraba factura por las próximas tres semanas. Al menos sabemos que con FIDLAR, tendremos eso por largo rato.

Rosalía estrena tres temas durante su paso por Lollapalooza

En las ediciones de Argentina y Chile, la catalana nos regaló unos temas que esperemos sean interpretados en Ceremonia GNP.

Rosalía inició El mal querer tour en las ediciones sudamericanas de Lollapalooza en donde el público la recibió de una manera bastante calurosa. Durante su paso por ambos países pudimos escuchar algunas canciones inéditas.

El primero tiene como titulo “Como Ali”, track que combina trap con sonidos flamencos, por su parte “Lo presiento” es uno de los temas que ya habíamos medio escuchado en el intro del videoclip de “Bagdad (Cap.7: Liturgia)” y “Aute Cuture”, que tiene una seductora letra. Puedes escucharlas a continuación:

Recientemente Rosalía estrenó “Con altura”, canción en la que contó con la colaboración de J Balvin y la producción de Pablo Díaz Reixa a.k.a El Guincho en el que vemos a los tres artistas disfrutando de una fiesta en un avión.

Recuerda que Rosalía se presentará en Ceremonia este fin de semana compartiendo cartel con Massive Attack, Aphex Twin, Khruangbin, entre otros.

Entrevista con Ximena Sariñana

No más llorar, ahora toca bailar: Ximena y su nuevo disco.

Encontrar un espacio propio, designado y que sea único en la industria musical es tremendamente complejo; los artistas deben buscar algo que les caracterice, que los haga ser únicos. Más de una vez, hemos visto que a Ximena Sariñana se le encasilla en el grupo “Las Natalias”, ese conjunto de cantantes que se presume son bastante similares. Dicha acusación no incomoda a la cantante, pues se considera amiga de las cantantes con las que se le relaciona; a propósito de su cuarta producción en el estudio, estuvimos cara a cara con la tapatía para que nos contara lo que hay detrás de ¿Dónde bailarán las niñas?, su más reciente álbum, el sucesor del gloomy No todo lo puedes dar.

Casi cinco años pasaron para tener otra entrega de la cantante; un lustro en el cual contrajo nupcias, se embarazó y se convirtió en madre por primera vez, ella misma describe este periodo como el más importante en su vida. “La maternidad te cambia mucho, de repente todo cobra más sentido; cada acción que haces, la piensas para dejarle un mundo mejor a ella, en darle un mejor ejemplo a tu hija. Eso reafirma tu compromiso con el arte, con tus causas, sobre los temas de los que hablas”, afirmó la artista.

Su acento característico, su voz inconfundible y su pasado como actriz la tienen puesta en el mapa del público mexicano; a eso le sumamos sus colaboraciones tan diversas, esporádicas e impensables. “Cuando era niña, estaba enamorada de Ricky Martin y de Laura Pausini, tenía todos sus discos; hace un tiempo, tuve la oportunidad de cantar junto a ella y fue un sueño cumplido. Como artista, siempre he manejado un perfil honesto, me gusta experimentar en géneros y con artistas, me considero muy ecléctica y disfruto la oportunidad que cada disco te da para reinventarte; las colaboraciones más inesperadas, son las que más se disfrutan y te permiten generar nuevos lazos y conectarte con distintos artistas. En este álbum, logré colaboraciones que tenía ganas de hacer, con mujeres a las que admiro y que respeto, grandes amigas, talentosas desde su trinchera”, aseguró la jalisciense.

Con la madurez que su vida personal le dio, además de la soltura con la que encaró este nuevo reto, sobre todo el de compaginar su papel de madre con el de una artista de primera línea en la industria mexicana, se creó ¿Dónde bailarán las niñas?, un nombre tanto irónico como feminista. “Lo creé por y para todas las mujeres, pero en mente siempre tenía a mi hija, a mi madre y a mi mejor amiga, que son las mujeres que me marcaron. No se puede entender este disco sin los anteriores, es así como se entiende la evolución de un artista, no podría hablar de mí hoy sin ellos; es el trabajo donde me siento segura, di carta abierta a descubrir, a probar; me estoy presentando de una manera más transparente y me siento plena y ansiosa con el resultado”, aseguró Ximena.

¿Dónde bailarán las niñas? alega con descaro el derecho a la mujer; con un nombre que la cantante pensó con los discos de Maná y Molotov, de nombres similares, pero pensados para ellas. “Este proceso de grabación fue el que más disfruté, porque tuve tantos sentimientos opuestos y madurez, primeras veces, momentos de familia y amigos; el disco se volvió muy divertido, personal, se volvió un reflejo muy grande de la persona en la que necesitaba convertirme para ella (su hija). Me es difícil escoger una favorita porque todas forman parte de un concepto y tienen su personalidad, su lugar y su porqué. Logré tras colaboraciones con IZA, Girl Ultra y Francisca Valenzuela, con quienes compartí vivencias y experiencias, además de mucho cariño. Con Fran ya tenía ganas de trabajar y al fin pudimos; con Girl Ultra colaboramos en más de una canción, no solo en esa y además, trabajamos también en el suyo. Sin duda, puede llegar a ser tedioso el hablar de lo mismo o sentir que vuelves a lo mismo, pero me encanta promocionar, componer y girar en varios países, aunque no me conozcan aún”, finalizó la bella cantante.

Desde el 1 de marzo, ¿Dónde bailarán las niñas? está en todas las plataformas musicales y el video de “Cobarde” ya se puede mirar; además de los sencillos “¿Qué tiene?”, “Si tú te vas”, “Fuego” y el colorido “Lo bailado”.

Miles Kane en El Plaza Condesa

Un rockstar clásico.

Sábado. Un día después de que The Hives tocó en el mismo lugar, El Plaza Condesa. Una noche antes de su concierto en el Foro Sol con los mismos The Hives y la banda de su colíder en The Last Shadow Puppets, Arctic Monkeys. Después de la presentación de su telonero, el regiomontano Charlie Rodd, Miles Kane aparece en el escenario, cuyo fondo está decorado con unas enormes letras en tonos rosas que forman su nombre. Contrario a lo que vestía en su soundcheck (unos jeans rotos con una playera con la imagen de John Lennon y Yoko Ono, y una mascada en el cuello), ahora aparece muy elegante, todo de negro, con la camisa/chamarra abierta casi hasta el ombligo y un poco de maquillaje plateado brilloso bajo los ojos.

El look de rockstar lo completan sus brazos marcados por practicar box y su guitarra roja. Saluda a sus fans con un concreto. “Buenas noches, México” y de lo primero en sonar es “Two-faced Johnny, hotel lobby”, la enérgica letra de “Silverscreen”. El británico llena el escenario mientras que los tres músicos de su banda lo acompañan en la guitarra, el bajo y la batería.

Al tema abridor le seguirán rolas como “Inhaler”, “Loaded”, “Cry On My Guitar”, “Give Up” y “Killing the Joke”, que llenaron el recinto de riffs de guitarra y gritos de fans. Lo mejor del concierto fue la súper bailada “Better Than That”, que junto con la muy coreada “Don’t Forget Who You Are” (la última que tocó antes de desaparecer para luego volver), fueron de las mejores recibidas en una noche en la que el inglés se notaba emocionado y por momentos dejaba su guitarra para pasear por el escenario o dejaba de cantar para darle la voz al coro de fanáticos que aplaudían cada cosa que hacía.

Para terminar un concierto que se caracterizó por la humildad y agradecimiento de su estrella, Kane tocó “Come Closer”. Así la noche fue una de rock clásico de calidad, con fanáticos entregados y una estrella que necesita poco más que su guitarra y buena actitud para dar un show de excelente calidad.