Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

154253
Martin Rev en Bajo Circuito

Martin Rev en Bajo Circuito

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Bajo Circuito

Artista(s)

La noche de los punks vivientes con Martin Rev.

Martin Rev, una leyenda de la escena neoyorquina, el padre y la gran figura del electropunk se presentaba por primera vez en nuestro país. Había enormes expectativas y se prometía una noche intensa, agitada y emocionante.

La cita fue en Bajo Circuito, lugar ideal y que completaba en nuestra imaginación la escena de la época dorada del punk. Debajo de un puente, con la ciudad vibrando a nuestro alrededor, se contagiaba una fantasía de clandestinidad.

Iniciamos con Mabe Fratti, artista y compositora guatemalteca de un enorme talento. Lo que demostró esta interprete sobre el escenario no es para una simple mención pues a todos nos dejó maravillados.

La cantante salió con su chelo, lo que extrañó a muchos de los punks presentes. Sin embargo, Mabe convenció desde el primer momento con su sonido lleno de distorsiones.

Mabe Fratti es una artista muy completa, increíble ejecutante y con una impecable voz. La cantante lleva sus herramientas, sus conocimientos y estudios de música clásica a terrenos inexplorados. Logró provocar emociones fuertes en el escenario y fue por eso que se retiró bajo una ola de aplausos que duró varios minutos.

Después de la extraordinaria Mabe, nos pasaron varios cortometrajes. Todos muy diferentes y con una estética bastante violenta o que se inclinaba por lo grotesco. En lo personal, me gustó esta exposición audiovisual previa a la aparición de Martin, pero también acepto que bajo el ritmo de la noche y las emociones se iban diluyendo a cada minuto.

Luego de varias horas salió Martin Rev, la gente estaba desesperada, pero lo recibió con mucho ánimo. El músico se plantó en medio del escenario con pantalones de vinipiel y unos enormes lentes para nieve. Se notaba que se le dificultaba ver, pero no necesitaba de mucha precisión para su acto.

Inició fuerte, pues luego de dos canciones Martin tenía a una buena parte del público saltando y ya se había formado un mosh pit. Entré al aventadero y este fue bastante agresivo desde el principio. No contagiaba, no invitaba y era muy temprano para hacer desfiguros, pero igual los hicimos. El único impulso de muchos no era la música, sino tener a una leyenda del punk frente a sus ojos.

La presentación fue bizarra en todo sentido. Martin solo golpeaba su teclado con el puño y ponía pistas para apoyar, pero bueno, esa es la gran esencia del punk. Eso pasaba, pero el grave problema de la noche fue la falta de emociones. El público transpiraba violencia y creo que Martin a su edad ya no tenía como responder o simplemente no quería.

Martin Rev nos envolvía con el estilo punk que tanto lo caracteriza, pero justo cuando nos tenía enganchados rompía el momento con mambo, disco o su versión de “Stand By Me” que me dejó pegada en la cabeza la voz del narrador de Cuenta Conmigo. Rev no optó por contagiar o exaltar la ferocidad de su público, pero sí los transgredió en todo momento.

Martin Rev terminó, se veía agradecido y contento con el público mexicano. Algunos pedían más y otros ya estaban listos para regresar a casa. El músico no volvió a salir, pero creo que la mayoría estábamos satisfechos con lo que vivimos en su concierto, fue entretenido, peculiar y memorable.

Martin gustó, pero tal vez no encantó. Puede que hayan esperado más, que se hayan sentido fuera de lugar o que no se cumplieran sus fantasías punk, pero nadie nos quita el haber visto a un héroe del género como lo es Martin Rev y, por supuesto a una artista de incomparable talento como es Mabe Fratti.

No es una revista, es un movimiento.