134161
Hellow Festival 2018

Hellow Festival 2018

Un festival lleno de contrastes.

Al llegar al lugar, el calor estaba en su máximo apogeo, como si los hornos de la Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey aún estuvieran en funcionamiento. La gente aún era poca, sin embargo se sentía ya el mood festivalero. En el camino a los escenarios principales había un letrero grande donde la gente se estaba tomando fotos. El proyecto neoyorquino, Savoir Adore fue el encargado de abrir el Hellow Festival desde el escenario West Stage. El duo interpretó canciones de su álbum The Love That Remains, así como las más recientes “Slow Motion” y “When the Summer Ends”. Antes de despedirse, el vocalista Paul Hammer comentó. “Estamos muy emocionado por tocar en México, pero es triste que esta sea nuestra primera vez ya que llevamos varios años siendo una banda”.

El sol ya pegaba bastante fuerte para esta cuando Álvaro Diaz comenzó, pero logró contagiar con sus melodías a todos los que estábamos ahí haciendo más fácil la interacción entre el boricua y los asistentes. Durante su set escuchamos temas como “Groupie love”, “Mantecado de coco" y “La canción de Mía” –tema que samplea a la artista nacida en colombiana que veríamos más tarde–.  Rumbo al final de su show, Diaz invitó a Jesse Baez para interpretar “Siempre”, tema incluido en el más reciente material de guatemalteco, Turbo.

Para el turno de Kali Uchis, una considerable cantidad de asistentes ya se había concentrado en el East Stage. Su repertorio varió entre melodías de Isolation y su EP Por Vida, incluyó temas bailables como “Rush”, “Nuestro Planeta” y “Just a Stranger”, hasta los más tranquilos y llenos de soul como su cover a “Sabor a mí”, “Flight 22” y “Gotta Get Up” que se sentían tan suaves como las refrescantes caricias que nos daba el viento para hacer más llevadero el calor implacable. Uchis contó algunas anécdotas entre canciones, incluso soltó un par de chistes, pero ni eso alivianó la falta de Tyler durante “After The Storm”.

kali uchis hellow festival

Al contrario del ánimo y la música, el sol comenzaba poco a poco a bajar su intensidad y luego de un breve silencio en el escenario EDM Village a causa del cambio de equipo subió Mija. La productora originaria de Arizona comenzó a mezclar tracks populares con ritmos que variaban entre EDM y drum and bass, con una muy buena aceptación por parte del público regio que solo se dejaba llevar ante los frenéticos bajos y las pantallas que formaban la estructura de este escenario.  

El sol aún no se ocultaba por completo, así que para cuando fue el turno de Grizzly Bear ya podíamos disfrutar por completo sin la necesidad de cubrirnos la cara. Los oriundos de de Brooklyn interpretaron temas de su más reciente álbum Painted Ruins, pero sin dejar olvidados los ya clásicos en su repertorio como “Two Weeks” y “Yet Again”, por mencionar algunos.

grizzly bear hellow festival

Ya empezábamos a sentir hambre, así que caminamos hacia la zona de comida donde encontramos una fila inmensa, que para nuestra fortuna era solo de regios queriendo tomarse selfies frente al letrero del festival. Los foodtrucks no tenían tanta gente y se encontraban a un costado de la TOPAZ Efímero Tent. Los beats house que hacía sonar Güero nos hicieron quedarnos y comer nuestra hamburguesa en unas mesitas que estaban cerca mientras veíamos las luces que reflejaban una bola disco gigante al centro de la carpa, sin embargo tan pronto terminamos nos regresamos al East Stage.

Muy puntual la iluminación comenzó a bajar para dar inicio a la introducción de “Where This Flower Blooms”. Escuchar las voz de Frank Ocean me hacía pensar que eso era lo más cerca que tendría de ver en vivo a aquel otro artista, pero fue hasta que llegó el poder de “DEATHCAMP” que me di cuenta de la energía con la que llegaba Tyler, the Creator. “Let’s catch our breath”, dijo el rapero californiano antes de interpretar “Boredom”. “May I do some old songs if you don’t mind?” preguntó el rapero para dar paso a “IFHY” y “Tamale” de su disco Wolf. “¿Que aquí nadie fuma marihuana?” decía mi amigo buscando alrededor alguien que nos ayudara a entrar ambiente.

El resto de su set estuvo dominado por temas de su álbum reciente Flower Boy, como “Who Dat Boy”, “November” y “Glitter”, pero para cerrar Tyler nos tenía preparada una sorpresa para su cierre con “See You Again”: en segundo coro apareció del lado derecho del escenario Kali Uchis. Al finalizar el público gritaba de emoción y ambos artistas se dieron un abrazo y concluir su set.

Luego de escuchar “This Love” y “Sunday Morning” de Maroon 5, nos lanzamos de nuevo a la carpa para Rebolledo para disfrutar de un poco de techno nacional bien hecho. 

Para ser un festival que para muchos no tiene pies ni cabeza por su diverso cartel, yo lo disfruté bastante. ¿Quién hubiera puesto a una banda emo como Jimmy Eat World después de los contonear tus caderas al ritmo de las canciones de Kali Uchis?, ¿A quién se le hubiera ocurrido que el mismo público que brincaba al ritmo de los agresivos beats de Tyler, the Creator cantaría al unísono y 0de memoria el pop meloso de Maroon 5? Todos estamos llenos de contrastes, o contradicciones o como prefieras decirles, pero la música solo debe vivirse y disfrutarse, no someterla a juicios ni jerarquías puristas.

No es una revista, es un movimiento.