123143
Entrevista con Grizzly Bear

Entrevista con Grizzly Bear

La música lo cura todo. 

La vida es compleja, el tiempo pasa sin avisar y no puede detenerse; el pasar de los años puede ser engorroso o una bendición. Todos hemos necesitado un respiro, un gran cambio, tener un nuevo comienzo; Grizzly Bear se reunió, después de casi cinco años de trabajar en situaciones y proyectos personales, para seguir deleitando con su rareza y particularidad. La banda originaria del Bronx neoyorkino volvió a México, como parte del pasado Corona Capital y fue uno de los actos a destacar.

En una entrevista con Daniel Rossen, pudimos hablar de todo aquello que ocurrió en este break, cómo se creó Painted Ruins, el tremendo show preparado para el CC17, lo que piensa de la audiencia mexicana y algunos datos del sonido de estos osos del escenario.

El oso pardo, se define como un animal fascinante, curioso e inteligente que es característico del país de las barras y las estrellas; para la banda Grizzly Bear, estos adjetivos también aplican. “Como banda, siempre estamos al pendiente de nuestro ambiente, debemos ser cuidadosos y no caer en narcisismo, nosotros nos dedicamos a hacer música; nuestro sonido es estratégico, casi milimétrico; lo que nos influenció fue el jazz, la música electrónica y el pop, somos una banda de rock de semi orquesta, una creación volcánica, aunque la gente seguro tiene su propia percepción de lo que somos.”, aseguró Rossen.

El disco que lanzaron para su gran regreso fue Painted Ruins, un repertorio metafórico que contiene residuos del divorcio de Ed Droste, el difícil momento y transición personal del propio Daniel y las ideas puntuales de Chris Taylor, quien está próximo a lanzar su álbum solista, así como la extravagancia de Chris Bear, el genio de la experimentación. “La creación de este álbum fue un rompecabezas digital, todos aportábamos desde donde estábamos y así de armó; este álbum está hecho con fuego, es diferente a los demás. Creo que cada disco refleja lo que está ocurriendo contigo en ese momento y la gente parece aceptarlo muy bien.”, explicó el músico.

Para todo profesional de la música, llega un momento, o varios, que te definen como artista; estos pueden ser tan grandes, que tu esencia y percepción propia, pueden tergiversarse. Para estos neoyorkinos, su carrera está tomando su propio curso. “Tenemos claro que vamos a hacer esto por un largo tiempo y aún sabemos lo que somos, de dónde venimos y a dónde vamos; adoptamos la filosofía del pez grande y que siempre habrá otro más grande que te pueda devorar. Salir de gira con Radiohead nos marcó porque incluso nos llamaron su banda favorita y ese honor es incomparable; de ellos hay mucho en Painted Ruins, aprendimos la habilidad de adaptar su música al lugar donde te presentes, también vimos que la música “difícil” puede hacerse accesible y que la escritura no debe dejar de ser profunda. Somos una banda con pasado difícil, escribimos de manera democrática y nos gusta experimentar con instrumentos, el próximo será el chelo.”, finalizó Daniel Rossen.

No es una revista, es un movimiento.