Fotografo: David Durán

Festival MonkeyBee 2021

Echemos abajo la estación del pan.

La noche era nocturna, la calle era húmeda y mal iluminada…”. Nah, no es cierto; la verdad es que el día estaba bonito y el spot de la segunda edición del MonkeyBee estaba al mero punto. Los muros llenos de grafitis y los vestigios de una estructura industrial resaltaron la naturaleza underground y DIY del evento. Y, es más, hasta con una piñata decorativa se rifaron, la cual nos recordó que ese 18 de diciembre no solo estábamos celebrando la primera posada del año, sino también la resistencia del garage y el punk rock, y el triunfal regreso de uno de los festivales más prometedores de la Ciudad de México.

Pasaditas las dos de la tarde, The Outta Sorts dio los primeros guitarrazos del festival y The Bela Lugossips se rifó tremendo show con cinco músicos que dominaron el escenario cual estrellas masivas del rock. Pero, eso sí, no podíamos darnos un rol por el foro de la Ex-Fábrica de Harina sin quedarnos con nuestra dotación de Pan Blanco; por ello, esta banda le entró al quite sin guitarras, pero con un teclado, una batería y un frontman color rosa que inició un viaje a los sixties más desfachatados con “El fuzzte”, “Pez” y “Corredor callejero”. Solamente lamenté que en este bloque nos faltaran los Sex Sex Sex. No sé si llegaron tarde y les tocó tabla, pero… la verdad es que sí los extrañamos bien cañón.

En fin; ni modo, había que seguir celebrando. ¡Cuántas ganas ya tenía yo de ver a los méndigos Esquizitos! ¡Y por fin se me hizo, caray! Armamos el primer slam de la tarde con “Sólo chaser” y, por supuesto, con el clasicote dosmilero “Pum pum bang bang”, donde hasta un enmascarado andaba en el guateque. Ya, a partir de ahí, no le paramos con el mosh y los madrazos, como los que se armaron cuando Sgt. Papers tocó “No fui yo”, “Se siente bien”, “Échale campeón” y “Sándwich de monda”, rolas con las que me di cuenta de que esta es una de esas bandas que se escuchan —y se sienten, ouch— mucho mejor en vivo. Pero, sin duda, el culmen de este bloque fue el show de Cardiel; ahí sí abrimos un pit enorme donde nos tiramos casi a matar a punta de codazos y una furia que despertó con la frenética batería de Samatha Ambrosio. ¡Qué buen show dan estos compas! ¡Y qué difícil es durar en un slam con el cubreboca puesto! Qué aguante traen, chavos, la neta.

Cardiel_MonkeyBee Festival_David Durán (2)

The Shivas nos dio un descansito psicodélico —y un flashback del festival Hipnosis— con rolas más tranquilas como “Please Don’t Go” y “You Make Me Wanna Die”, que todos coreamos en un momento de comunión hippie. The Schizophonics no nos metió de regreso al slam, pero sí nos dio un buen subidón con los movimientos del frontman Pat Beers, quien no dejaba de presumir su condición física —o sus clases de pilates— a partir movimientos bruscos de su cuerpo, su guitarra y su micrófono. Algo así como un Mick Jagger, pero con acento de California. Ya hasta se nos había olvidado que ese grupo entró al cartel de última hora para suplir a The Spits. Y, aunque sí sentimos la ausencia de este último, dudo que hubiera superado lo que estaba a punto de ocurrir…

Cuando Electric Six salió al escenario con “Mr. Woman”, mi mente regresó ipso facto al espíritu de los años 2000, al rock bailable y a las películas de Brendan Fraser. Estaba muy joven para contarlo, pero apenas puedo creer que la última visita a México del grupo ocurrió hace casi 20 años, en el extinto Salón 21 durante 2003. Por ello, el show de los de Michigan se sintió como una fiesta tan voraz como nostálgica a la vez, donde seis hombres en vestimentas elegantes comandaron un momento de baile y euforia con viejos y nuevos clásicos de su discografía. Sentí bien bonito cuando un centenar de almas brincamos y cantamos al unísono el coro de “danger! Danger! High Voltage! When we touch, when we kiss”. Y me cae que ni Cardiel ni Sgt. Papers armaron un mosh pit tan intenso como el que explotó en “Gay Bar”. Tanto así que hasta Miguel Servín (organizador del festival) y Andrés Loza (de The Bela Lugossips) le entraron al quite, y una botarga antropomorfa se subió al escenario con los seis eléctricos para rifarse con el stage diving. La presentación —la mejor de la noche, a mi gusto— culminó con el cántico colectivo de “¡Oeee, oe, oe, oeee! ¡Eleeectric Siiix!” y… ¿Qué les digo? Me llenó de nostalgia encontrarme finalmente con la versión en vivo de las canciones que musicalizaron mi etapa de preparatoria. De solo acordarme hasta se me hace un nudo en la garganta, canijos.

Electric Six_MonkeyBee Festival_David Durán (4)

Frankie & the Witch Fingers cerró la jornada con más guitarrazos y un porte misterioso que le hizo honor a su hombre. Acá ocurrió el último mosh pit de la noche y… Bueno, la neta yo ya no aguantaba otro, para qué les miento. Aún así, me tomé el tiempo para descansar y apreciar lo que había vivido en las últimas 12 horas: MonkeyBee cumplió con ser ese “reencuentro con el rock y con una energía que no habíamos sentido en mucho tiempo”, tal cual vaticinó la organizadora Jasmina Hirschl en una entrevista para este medio. Es cierto que el evento no fue perfecto; un par de actos se bajaron del barco y, en ocasiones, se les escaparon errores de audio o de tiempo. Sin embargo, es justo por eso que MonkeyBee comienza a destacar en la escena de festivales mexicanos, por su honestidad, su fidelidad al espíritu DIY y su muestra de valor para crear un evento así de ambicioso en una época de dificultades post-pandémicas. MonkeyBee pinta para convertirse en uno de los mejores eventos de 2021, así como en un referente para los festivales de nicho en México con apenas dos ediciones bien queridas por todos. Y, bueno, ¿qué más puedo agregar? ¡Aguante Electric Six, aguante el MonkeyBee, aguante el garage y aguante los festivales de nicho! El presente y el futuro del rock en México se quedan en buenas manos con ustedes.

She Past Away en el Circo Volador

Un golpe de desfibrilador post-pandémico.

No es por hacer conexiones forzadas ni por irritar a los puristas del género, pero la reunión de She Past Away con el público mexicano se sintió como un Bauhaus 2.0: un capítulo adicional en el reencuentro de las subculturas góticas, las cuales han resistido décadas de existencia más año y medio de pandemia. El vestíbulo del Circo Volador, bajo el manto de una noche tranquila y una Ciudad semivacía, recibió a un centenar de personas enfundadas en cadenas, chaquetas negras y botas altas, quienes volvieron al hogar del underground nacional entre abrazos, latas de cerveza y el placer de saberse en el lugar correcto.

La espera fue larga: nada menos que dos años desde la última visita del dueto turco de darkwave a la Ciudad de México. Pero cuando su nombre se reflejó en la pantalla del foro principal, el público entendió que el tiempo percibido como una eternidad había alcanzado su final. Con este concierto terminaba la pequeña gira de She Past Away por México y, también, la expectación por la vuelta de los conciertos de nicho y de uno de los nombres más queridos en el país.

Fue el grupo queretano Satellite Sorder quien se encargó de establecer el mood para un ritual próximo a comenzar, gracias a su post-punk lleno de distorsión y ambientes etéreos. Sin embargo, quien se llevó el mérito a la hora de encender el Circo Volador fue Achedoso. El dueto regiomontano dio un salto al futuro con su performance lleno de luces, vocoders, instrumentos fotosensibles y una música que oscila entre el dubstep, techno y hasta dream pop. Como un acto de détournement, presentó un cover de “Robot Rock” (Daft Punk) y un sample de la caricatura Bob Esponja remezclado en clave de reguetón; una provocación de alto calibre al tomar en cuenta que el público de She Past Away difícilmente asistiría al Coca-Cola Flow Fest, realizado esa misma noche. El público pudo haber gritado “...uleeeros… uleeeeros...”, pero el dueto se fue satisfecho por haber recuperado la tradición de la polémica y el anti-arte.

Achedoso_Circo Volador_David Durán (4)

Así, con los ánimos encendidos, She Past Away se apoderó de un escenario casi lleno entre luces y gritos de agradecimiento, en punto de las 22:00 H. El guitarrista y vocalista Volkan Caner junto al tecladista Doruk Öztürkcan tomaron el foro con una presencia gélida, la cual contrastó con el desfogue de energía de “Durdu Dünya”, tema que inició una retahíla de baile y éxtasis. Aquí reside la gran sorpresa de la noche: más que un ambiente lúgubre, el dueto turco presidió una celebración por la vuelta de un centenar de almas a los placeres de la pista, ocurrida tras 18 meses de resguardo e hibernación.

De esta forma, She Past Away apenas dejó lugar para el descanso con un setlist que abarcó temas recuperados de sus tres álbumes. “Disko Anksiyete”, “Asimilasyon”, “Sanri”, “La Maldad”, “Kasvetli Kutlama” y “Ruh” tomaron una nueva forma a través de los monitores y se revistieron de un espíritu comandado por la euforia colectiva. Por supuesto, fue en “Ritüel” donde el éxtasis alcanzó su forma final, y la masa heterogénea se deshizo entre gritos, aplausos y el cántico infaltable entre el público latinoamericano: “¡Oeee, oe, oe, oeee! ¡She Paaast! ¡Awaaay!”.

Hora y media después, el concierto dio sus últimas pinceladas. “Bozbulanik” allanó el camino para la formación de un mosh pit, el cual quedó en el tintero por el miedo a caer de los escalones del Circo. “Monoton” inició el descenso de los ánimos y “Hayaller?”, con la misma marca de su título, nos dejó con la pregunta abierta de cuánto tiempo fuimos capaces de esperar por un reencuentro así. Por supuesto, She Past Away no bajó del escenario sin antes agradecer por la energía liberada; Doruk Öztürkcan aprovechó para recordar que la primera visita del dueto a México ocurrió en 2014 y que, desde entonces, era notoria la pasión del público por su música. “Los amamos”, concluyó con una oración sumergida entre los gritos.

She Past Away_Circo Volador_David Durán (6)

El Circo Volador se vació de a poco, pero la fiesta habría de continuar en los muros del Real Under, Centro de Salud o algún otro estandarte de la contracultura mexicana. Los oídos retumbaban y el murmullo se llenaba con la promesa implícita de un regreso de She Past Away; en un vestíbulo cada vez más vacío, nos aferrábamos a creer en eso. Dentro de los pasillos se escuchaban interpretaciones de lo ocurrido; se decía que la escena gótica comenzaba a revivir después de un letargo. Tras un trago de cerveza, reflexioné y asenté la cabeza a medias. Creo, personalmente, que aquella nunca se fue, sino que solamente necesitaba esto: un ritual de sanación o, más bien, un golpe de desfibrilador.

Corona Capital 2021: Día 2

El día en el que los recuerdos nos invadieron y el talento nuevo puso en alto su nombre. Así se vivió el cierre de Corona Capital 2021.

Lo último que mis oídos escucharon ayer fue a Tame Impala y su psicodelia leve que envuelve a todos por lo menos con una canción. ¿El show? Increíble. Pero hoy es otro día, el protocolo continúa y las vibras cambian aunque la música no deja de ser el objetivo principal. Se podía notar que para varios de los asistentes el confinamiento (o la cruda) estaba cobrando factura y el aguante no les estaba dando para lo que les esperaba: 10 horas más de música en vivo, largas caminatas y un clima un tanto bipolar que por momentos repentinos dejaba salir al Sol. 

Pero nada de eso se vuelve de primordial importancia cuando tus pies van acercándote poco a poco al escenario y las ondas sonoras bailan sigilosamente a través del viento hasta llegar a ti. Los escenarios Corona y Bosque se encargaron de calentar motores y fue aquí donde llegó mi primera disputa del día ya que ambos sets se llevaban a cabo al mismo tiempo. Por una parte estaba Niko Rubio, quien no ha parado de lanzar canciones este 2021, pero por otra parte estaba GAIA; así que hice lo que cualquier ser humano inteligente haría, vi a ambas. 

Afortunadamente, después de esto los horarios se volvieron menos complicados y pude explorar los tres escenarios restantes con las propuestas de Sir Chloe, Adam Melchor y JVKE, cada uno desde su trinchera y demostrando que el talento joven merece ser escuchado, difundido y disfrutado porque vale mucho la pena.

De regreso a la travesía me encontré con Will Joseph Cook, quien inició su set un poco antes de lo planeado y logró que la multitud coreara sin pena ese conocido “Oh my God, did you call me baby? Maybe, is that okay? Yeah, it’s cool, I liked it. Cool” de “Be Around Me” para cerrar el show. Pero logró conectar desde antes con el público y en más de una ocasión lo acompañamos con las palmas en el aire. En esta, su primera visita a México, compartió tracks con tintes nostálgicos e incluso se escuchó un pequeño “awww” cuando mencionó que una de sus canciones favoritas la había escrito especialmente para su novia. 

Del otro lado del Autódromo seguía presentándose el talento joven. Era el turno de Alaina Castillo. A ella la conocimos hace algunos meses en Indie Rocks! y gracias a su ascendencia mexicana y canciones sumamente específicas, está logrando en muy poco tiempo que su spanglish llegue a las personas correctas, en el momento correcto y en el espacio correcto. Minutos antes de despedir su presentación y justo a las 4:20, Alaina invitó a todos a fumar, y no precisamente tabaco, para cantar “indica” y que todos nos eleváramos en el mismo mood. ¿Lo logró? Claro, ésta es una de las canciones con mayor cantidad de reproducciones en su último LP y la joven promesa no podía perder la oportunidad.

Alaina Castillo_Corona Capital 21_David Durán (3)

Una hora después, a las 5:20 en punto, nuevamente maldije los horarios. Obviamente el escenario Corona Cero le quedó corto a The Whitest Boy Alive, los asistentes incluso llegaban hasta los extremos del escenario más cercano y por primera vez en el día se podía escuchar desde lejos la peculiar bulla de emoción con el inicio de canciones como “1517” e “Intentions”. Los Whitest nunca fallan, tú lo sabes, yo lo sé, todos lo sabemos. Quienes estuvimos ahí fuimos afortunados al poder escuchar por primera vez en vivo “Serious”, esa canción con la que regresaron al ruedo después de muchos años de ausencia. Para cerrar con broche de oro, entre palmas, celulares grabando, baile y una multitud que logró conectar sin problema con la banda, inició un “So many people telling me one way. So many people telling me to stay. Never had time to have my mind made up caught in a motion that I don’t wanna stop“. 

Al mismo tiempo, pero del otro lado, Parquet Courts le comenzaba a poner poder y guitarrazos a la tarde, estoy segura que si no hubiera compartido horario con The Whitest Boy Alive, cientos de personas los habrían disfrutado desde la primera hasta la última canción. A. Savage, a quien por cierto tuvimos en el Foro Indie Rocks! hace algunos meses, se entregó por completo al público y nos demostró que sin problema puede entrarle al country y al rock. Una verdadera joyita infravalorada este show. 

Whitest Boy Alive_Corona Capital 21_David Durán (3)

Un poco más alejada pero no por eso menos importante, estaba Ela Minus. Entre sus muchísimos talentos está poner a bailar y brincar al público y así llevarlos a través de los sentidos a otras galaxias donde todo brilla y no hay problemas. En una carpa más íntima donde el frío nunca hizo acto de presencia, la silueta de Ela resaltaba frente a luces sólidas de colores cálidos que deslumbraban pero ayudaban en el viaje. Todos lo gozamos y hasta un marciano flotante andaba por ahí contagiando de buena vibra a todos los que se topaban con él. Estos tres últimos actos compartieron horario y fue el momento perfecto del día para quitarse la pereza, comenzar a entrar en calor y cambiar de un Corona Capital relativamente vacío a uno llenísimo donde lo mejor estaba por comenzar. 

Fue así, de un momento a otro, cuando descubrí que a partir de ese momento me iba a ser imposible poder llegar al ras de cualquier escenario que quisiera visitar. Tal vez tenga que ver la situación del día 1 y el acceso gratuito que tuvieron muchos de los asistentes debido a la cancelación por diversas circunstancias de St. Vincent, The Kooks y Disclosure. O tal vez solo perdí la práctica en estos meses sin festivales.

La luz del Sol ya no existía y el cielo nublado no dejó que la Luna, casi llena, saliera para regalarnos una postal como la del día anterior. Aún así todo se convirtió en magia cuando el primer show de 60 minutos llegó. Aurora salió al escenario en un vestido azul que combinaba perfectamente con todas y cada una de sus canciones y nos transportó a un mundo etéreo de hadas, paz, sabiduría y amor. Hablando de amor, la noruega no paraba de decirnos cuánto nos quería y lo feliz y emocionada que estaba por regresar una vez más a México. No sé cómo pero alguien del público le regaló un colorido ramo de flores que ella amablemente aceptó y no dudo que justo ahora lo tenga en un florero muy vintage. Aurora es la combinación perfecta entre ternura y talento.

Aurora_Corona Capital 21_David Durán (8)

The Bravery tenía planeado ofrecer un concierto en solitario un día antes de dar inicio al festival. Lo malo: se canceló. Lo bueno: estuvieron en el Corona Capital. A ellos también les quedó pequeñísimo el escenario y no era para menos, hace mucho que se habían alejado de los escenarios y este fue el regreso triunfal donde nuestra mente, alma y espíritu viajaron a nuestros mejores años de adolescencia. “An Honest Mistakes” fue el tema con el que la banda cerró su presentación pero a lo largo de los 75 minutos de show nos bombardearon con luces de colores, saltos, gritos y mucha emoción.

Pasadas las 8:20, el dúo inglés Royal Blood una vez más demostró que batería, bajo y voz es más que suficiente para abarrotar el lugar. Esta fue su primera vez en México y lo hicieron espectacular. Los momentos estrella del set fueron en los que “Out of the Black”, “Little Monster” y “Come On Over” se hicieron escuchar y no es para menos; el álbum debut y homónimo de la banda es de los mejores que nos dejó el caótico 2014. Canciones de How Did We Get So Dark? y Typhoons, su más reciente LP, también se gozaron y la energía fue tanta que en poco tiempo la banda se volvió patriota y una bandera mexa los acompañó en el escenario. 

Poco antes de que Royal Blood terminara, 070 Shake ya estaba comenzando su presentación. Regresé a la carpa donde el calor reina y me encontré con el público más animado de la noche. ​​Entre gritos mandones dirigidos por una potente voz, Danielle Balbuena ​dirigía a todos de un lado a otro mientras que, muy obedientes, todos se movían de izquierda a derecha, brincaban, bailaban y cantaban. Otra joyita que ojalá más personas hubiesen tenido la oportunidad de presenciar. 

Royal Blood_Corona Capital 21_David Durán (3)

El momento cúspide de la noche se acercaba y decidí hacer lo que nunca antes había hecho, me subí a la rueda de la fortuna para poder disfrutar desde las alturas, y con una vista privilegiada, la canción con la que Twenty One Pilots daría inicio al cierre de la noche; aún no tenía idea de cuál sería pero a los pocos minutos “Stressed Out” llegó hasta mis oídos y los gritos de emoción hicieron eco una y otra vez. Bajé y me acerqué al escenario para seguir disfrutando lo que parecía ser el momento favorito no solo de decenas, ni cientos, sino de miles de personas. Entre cervezas, cigarros y mucho frío que a pocos le importó, la emoción de todos los que estábamos terminó de explotar cuando “Heathens” comenzó a sonar, humo, gritos y más de un outfit se encargaron de despedir la edición 2021 de Corona Capital.

Twenty One Pilots_Corona Capital 21_David Durán (1) (1)

Paulatinamente, los eventos masivos regresan y esto se debe a tu incondicional apoyo. Poder ver a tus bandas favoritas y conocer a unas cuantas más que probablemente se conviertan en lo que vas a escuchar en loop los próximos meses es el resultado del esfuerzo de todos dentro y fuera del festival. Tal vez esta edición tuvo algunos tropiezos pero seguramente para el 2022 nos la vamos a pasar aún mejor. Corona Capital marca el regreso triunfal a lo que más extrañamos estos últimos meses, festivales.

¡Nos vemos en Corona Capital 2022!

Surfistas del Sistema en el Foro Indie Rocks!

Romanticismo y adrenalina en su máxima expresión.

Después de una semana amena, el fin de semana llegó y con grandes planes. El sábado se tornaba un tanto prometedor en cuanto a propuestas musicales que disfrutar en vivo. Por un lado, a un extremo de la ciudad, el Corona Capital se encontraba celebrando su primera edición post pandemia -y aún cuando estaban presentando algunos percances-, la audiencia se mostraba entusiasmada con su regreso a los eventos. No obstante, también en el acomodado centro de la Roma Norte, se esperaba la presencia de la agrupación de la banda argentina, quien con sus destellos de pop prometía una velada repleta de romanticismo y adrenalina.

Fue así con gran expectativa, que comenzaron las acciones en punto de las 21:00 H, de la mano del cantautor mexicano Vera Pedro, quien con guitarra en mano y gafas de sol vintage se hizo presente en el escenario del Foro Indie Rocks! para endulzar los oídos de los asistentes y calentar un poco de garganta con algunas de sus canciones más sonadas, como es el caso de "Cliché" y "Siento".

Entre bromas con el público y palabras de agradecimiento hacia Francisco Frione de Surfistas del Sistema, el joven artista se fue abriendo paso en la velada con sus románticas melodías hasta culminar entre aplausos su actuación, no sin antes deleitar a los presentes con su sencillo "Háblame de ti".

Ya con un público más animado y ferviente por escuchar en vivo al headliner de la noche, arribó a escena el dúo argentino KroFon, para llevarnos por un camino musical muy ad hoc a lo que se avecinaba en el concierto, mostrándonos un estilo sonoro bastante fresh que rápidamente logró conectar con los presentes.

"Pizza con Helado" y "Fácil" fueron parte de los temas seleccionados por la agrupación para formar parte de su primera presentación oficial, la cual dejó una grata impresión entre un público que arropó de principio a fin, regalándoles un merecido reconocimiento a su actuación elevando con gran entusiasmo sus manos para la foto del recuerdo.

Vera Pedro_Foro Indie Rocks_David Durán (4)

Sin embargo, aún con todo lo acontecido hasta el momento, la gente no podía quitarse de su cabeza la idea de que en minutos estarían disfrutando nuevamente de la música de Surfistas del Sistema, por lo que llegada la hora tan esperada, los gritos se hicieron resonar por todo el lugar cuando la banda finalmente subió al escenario y dio la patada inicial de su recital con el sencillo "Amarrados".

La emoción sencillamente ya no podía ser contenida, misma que se podía percibir de manera bilateral entre los asistentes y el conjunto liderado por Francisco Frione, quien sin dudar un segundo comenzó a interactuar cálidamente con los fans más cercanos a la barricada mientras interpretaba temas como "Silencios" y "Cosmos".

Posteriormente llegaría el turno de canciones como "Tanta Mentira", "Sos" y "Lunes", en donde la locura absoluta afloró en el recinto, pudiendo observar una entrega total por parte del público hacia el conjunto argentino que no paraba de avivar más y más la emoción de los presentes; cerrando la primera parte de su show al ritmo de reggae de "Amor".

Después de una breve pausa y con una notable intención de seguir deleitando a sus fans, Surfistas del Sistema regresaría al escenario para interpretar dos de sus más grandes éxitos, como lo son "La Magia Está En Tu Piel" y "Te Miro Para Ver Si Me Ves Mirarte". Cuando todo parecía que ya había terminado, la agrupación argentina decidió regresar una vez más para cerrar esta velada con broche de oro al ritmo de "La Manera"; dejando al público con una sensación de satisfacción y nostalgia.

Lucia Tacchetti + Pollo Bruxo en el Foro Indie Rocks!

Contrastes sonoros hicieron vibrar el Foro Indie Rocks! de la mano de Lucia Tacchetti y Pollo Bruxo.

El fin de año se acerca. El cambio de horario ha sido una completa locura, particularmente cuando ya te habías acostumbrado a adentrarte a la CDMX mientras el sol aún permanecía en lo alto del cielo. Ahora la noche pesa y a ello le podemos sumar lo difícil que es lidiar con el frío; nuevamente el clima sale a colación. La época decembrina está a la vuelta de la esquina y para asimilar la velocidad con lo que todo está avanzando, anoche nos lanzamos a disfrutar de una disparidad musical en el centro de la colonia Roma, un encuentro que contó con la presentación de talento mexicano y argentino.

Fue así que con sencillos como "Quiero Ramen", "Ayer" y "Municipálida", que el proyecto liderado por Esteban Serrano inundó todo el lugar con su disruptiva mezcla de dream pop y shoegaze psicodélico; avivando con ello la respuesta entusiasta de los presentes, misma que desde el comienzo del recital sonoro se veía bien reflejada en ligeros y constantes movimientos de cabeza, así como en intermitentes gritos de algunos fans que clamorosos hacían sus peticiones musicales del repertorio personal de la banda.

Pollo Bruxo_Foro Indie Rocks_David Durán (3)

No obstante, la presentación de Pollo Bruxo no se limitó en hacer resonar el Foro Indie Rocks! con canciones de su EP Mundo Inmundo, sino que, para sorpresa de todos también llevó a cabo el estreno de "Mota y Reggaeton", una canción de sonido post punk que formará parte de su próxima producción discográfica, y que a primera impresión obtuvo una buena respuesta entre los asistentes. 

Dejando a los presentes ensimismados, poco después llegó el turno de la artista argentina Lucía Tacchetti, quien relativamente hace poco había pisado el venue, pero como telonera de la banda española Cariño. Semanas después regresa y arriba al escenario para hacernos vibrar con su increíble energía.

Echando mano de canciones de su más reciente álbum de estudio ELETÉ, como "Laberinto" y "Gritan Fuerte", la cual siempre va dedicada a las mujeres, es la manera en que la cantante originaria de Buenos Aires nos introdujo en su vehemente performance; para más adelante impresionarnos gratamente con la ejecución del cover de "El Magnetismo" de sus compatriotas Él Mató A Un Policía Motorizado.

Ya con la noche más avanzada, el baile no podía quedarse fuera de la fotografía correspondiente a este show, por lo que Tacchetti puso las cartas sobre la mesa para invocar definitivamente al espíritu rítmico que llevó al público a sacar sus mejores pasos, mientras dejaban que la música que recorriera todo su cuerpo; cerrando magistralmente su presentación entre aplausos y ovaciones con los temas "Todo Cambia" y "Todo Está Donde Lo Dejé", justo a tiempo para dar paso al último resquicio de la velada que correría a cargo de DAI y su DJ set en el área del restaurante Stone Rex. Así culminó este acto tan chispeante; en medio de una fría velada impregnada por destellos de brillantina.

Hipnosis 2021: Monolord, Cardiel y Satánico Pandemónium en el Foro Indie Rocks!

Entre atascadas distorsiones y ritmos violentos, el festival Hipnosis cerró cuatro días de actividades.

Llegó el último día de acción. Hipnosis ha sido una locura por completo luego de un jueves y viernes llenos de ritmo y emoción en CDMX y Guadalajara, un sábado de antología en los Quarry Estudios y el final que desde luego tenía que ser en el Foro Indie Rocks!, la casa y trinchera que está detrás de uno de los primeros festivales que se atrevieron a volver y a recordarnos que la música es siempre un lugar seguro, y que luego de año y medio es posible reencontrarnos con la responsabilidad necesaria. El cierre de este día cuatro fue con toda la fuerza posible, cortesía de Monolord, Cardiel y Satánico Pandemónium.

A diferencia de días anteriores, donde se usaba el escenario trasero del Foro Indie Rocks!, este último día se llevó a cabo en el espacio principal, el que tiene una fachada melancólica con vitrales imponentes a un costado. Compacto pero contundente, así se encontró el recinto con la audiencia en punto de las 21:00 H. con la salida de Satánico Pandemónium.

Entre diálogos de películas, y gritos eufóricos de diferentes sectores de la audiencia, Satánico Pandemónium abrió con mucha furia, desplantes intensos y ritmos lentos, pero con riffs memorables y un set bastante orgánico, orientado principalmente al factor humano así como algunos espacios para hacer ruido y jugar con las frecuencias elevadas del lugar. Los solos de guitarra, así como los remates de batería hicieron lo suyo y ayudaron a que la gente entrara en calor.

Satánico Pandemonium_Foro Indie Rocks_David Durán (2)

Más tarde tocó la hora de Cardiel, power dúo que subió el tempo y desató el slam en el foro. La agrupación venezolana con base en CDMX presentó su más reciente sencillo "Armagedón Afterparty", además pudo dar a conocer algunas de las canciones que serán presentadas en su próxima gira donde acompañarán a Vinnum Sabbathi, y que cerrará el año en Monkeybee Festival.

Lo más formidable de Cardiel en vivo fue la versatilidad del proyecto para hacer cambios de ritmo, pasar por el punk, stoner e incluso reggae con cruces psicodélicos fue algo genial. Las guitarras sostenían la armonía de forma brillante a través de loops y efectos atmosféricos que llenaron por completo el audio y se pusieron a la altura de un público que comenzó exigente y se entregó de a poco. Samantha, baterista de Cardiel, me comentó hace unos días en una entrevista que le gustaba tocar "ponchado", y en vivo su energía es muy notoria. El dúo de hecho fue el último en hacer acto de presencia en Hipnosis, y vaya que supo afrontar la responsabilidad en un escenario que les resulta familiar.

Cardiel_Foro Indie Rocks_David Durán (5)

Detonar los oídos.

Existe algo genial con la música hecha a distorsiones, con ritmos lentos y riffs poderosos en vivo, y es que el cabeceo del respetable es un parámetro interesante para conocer su respuesta y como es que la música sube desde el suelo hasta sus oídos, esa noche en el Foro Indie Rocks! hubo un ambiente genial por parte del público. Las frecuencias hacen temblar el lugar y entre algunos gritos y golpes de prueba entra Monolord.

La agrupación de Gotemburgo lucía imponente a través de amplificadores de modelos extraños, instrumentos peculiares y, por supuesto, su sonido que fue explosivo de inicio a fin. Costaba un poco de trabajo entender el ambiente tenso del lugar, ya que las canciones eran liberadoras, y parecía en los rostros de los escuchas que había un deseo de gritar, saltar y soltar toda adrenalina que surgía como efecto del gran trabajo sonoro de la banda.

Monolord_Foro Indie Rocks_David Durán (4)

Largos pasajes instrumentales, el bajo de Mika Häkki tomando protagonismo gracias a efectos interesantes que enriquecían la dinámica de la banda respecto a lo mostrado en el estudio y mucha fuerza en cada matiz hicieron que la presentación de Monolord fuera imponente. Al final resultó interesante escuchar y conocer en vivo algunas de las canciones de Your Time To Shine, su más reciente álbum de estudio, ya que el tridente también hace ver su evolución y el gran momento en el que se encuentra dentro de la escena del doom sludge metal.

Al final, el cierre de Hipnosis 2021 fue un acto simbólico de homenaje a esa música que no se encuentra en todos lados, por la que vale la pena nunca cerrarse a escuchar sonidos nuevos y sobre todo que siempre está abierta a la sorpresa. Una noche sobria de domingo adecuada para despedir y esperar que sea 2022 para vivir nuevamente la experiencia de este querido festival.

Segundo aniversario de Devil In The Woods el Foro Indie Rocks!

Un segundo renacimiento entre meteoros de sonido.

Si bien el nombre Devil In The Woods puede llegar a sonar relativamente nuevo dentro de tierras nacionales, el sello, fundado originalmente por el gurú del indie Mike Cloward a finales de los 80, cuenta con una larga trayectoria a la hora de descubrir mundos de talento jamás explorado. Tras un reset forzado por la llegada de lo digital, la label ha logrado florecer una vez más dentro de la fertilidad del mexaground, celebrando a filo de blast en overdrive uno de los conciertos más intensos vividos dentro del Indie Rocks!

El primer acorde de la tarde alcanzaría el vestíbulo del venue cortesía de Axel Catalán, deleitándonos con un set breve pero sustancioso repleto del folkpop eléctrico característico del moreliano, todo enmarcado por los chispazos multicolor del altar de Día de Muertos montado a sus espaldas.

Ya entrados en el heat de celebración sónica la estafeta pasaría a los arreglos de distorsión surf y tropijam sello de Los Flakos, presentando una marejada de melodías frescas, explosiones de energía y la sensación de indie garage en la peculiar voz del frontman; sonoridades de la periferia directo desde el pacífico mexicano.

Los sonidos tropicales retratados por el sexteto se derretirían al calor del sacro fuzz en las guitarras de The Froys, acompañados por Uriel Mena (Meelt) desde las trincheras de lo percutivo. Tras poco más de cuarenta minutos en un hilo constante de saturaciones ultragarage el suelo del recinto empezaría a desprenderse con el fluir de los escuchas, convirtiendo el segundo aniversario de DIW en un flamante meteoro de sonido próximo a impactarse contra el escenario.

The Froys_Foro Inde Rocks_David Durán (3)

El glitter punk a cargo de Las Pijamas serviría como combustible para la creciente sensación piromaníaca respirada entre los asistentes. Bajos crudos, riffs en distorsión y voces más allá de lo estridente fueron los recursos de los que se sirvieron las integrantes para llevar al foro hacia un remolino de hard sound y diamantina, llegando a un punto alto con Sophie Rue, vocalista y guitarrista del proyecto, usando un cuchillo de 20 cm como slide sobre su Jazzmaster.

El dueto formado por los hermanos García tomando el frente del Indie Rocks! auguraba el final de las festividades, no sin antes convertir al público en un grito de slam continuo al calor del punk garage. El despliegue hipermelódico de Sgt. Papers se vería aderezado con la participación de Rodrigo Desentis (The Risin' Sun, The Bunyans) caracterizado como Slash, terminando de catapultarnos hacia el último stage del incendio sensorial hecho concierto.

Sgt. Papers_Foro Inde Rocks_David Durán (4)

Dos guitarras, bajo y batería fue todo lo que necesitó El Shirota para volar en pedazos a los reunidos esa noche bajo el signo de Devil In The Woods. Soundscapes texturizados, rugidos armónicos y la siempre presente sensación de masividad sonora nos inundaron hasta el último rasgueo de los headliners, elevando cada track como proyectiles espirituales dirigidos a la fibra más sensible de los asistentes. Sin mencionar la participación del ex-Shirota, Mauricio Avendaño (Loiis), dejando caer el encore a cargo de "Chiluca" seguida de "El Bob Rosendo".

El venue arrancado y disparado a 124,000 kilómetros por hora terminaría por colisionar poco antes de la medianoche, dejando el resonar de techo y paredes como único colateral tras de sí. La sensación post impulso nos guiaría de vuelta a la antesala donde éramos recibidos por el oleaje vinil en DJ set de Los Blenders, colocando las cerezas finales a la celebración.

Ciclo Hipnosis II: Par Ásito + El Universo + Davosea

Siempre fuimos ruido.

El sonido es uno solo; somos nosotros quienes colocamos el silencio en rangos de tiempo específico para regalarnos la ilusión de melodía, armonía y resolución. Podríamos pensarle, en su estado más puro, como una jaula auditiva extendiéndose hacia todas direcciones, cuyo único propósito es el de privarnos del espacio sensorial que nos aleja de nosotros mismos. Este impulso de bruma y éxtasis decayendo violentamente hacia lo íntimo fue el retratado por Par Ásito, en compañía de El Universo, durante el cierre del segundo Ciclo Hipnosis previo al esperado festival.

El Universo_Foro Indie Rocks_David Durán (8)

El proyecto capitalino comandado por Eder Ademar rompía el stand by dentro del venue a base de sonidos hard ambient, introduciéndonos suavemente a las capas de instrumentación colocadas quirúrgicamente por los integrantes. Bajo, batería y el juego de loops labrado por la Jazzmaster del frontman envuelto en los arreglos de la Jaguar en manos de Samuel Osorio (Sunset Images) serían más que suficientes para arrancarnos el aliento durante la cascada de distorsiones derramándose desde el escenario.

Traducir las horas de trabajo en solitario por parte de Ademar a un formato full band debió ser uno de los más grandes retos a los que se haya enfrentado El Universo dentro de su meteórica carrera artística, sin embargo, la compenetración entre los músicos aunada a la libertad de jam presente en cada track dio como resultado una marejada de shoegaze, space sound, stoner y krautrock plenamente disfrutable por los asistentes.

El Universo_Foro Indie Rocks_David Durán (2)

El avance del setlist no hacía más que transportarnos al mismo mood de sensación extrema compartida por los altos parlantes. Éramos arrastrados por la vastedad del vacío cósmico llegando a los límites de lo ultraespacial, escuchábamos visiones de cuerpos celestes colisionando unos con otros, la voracidad del cuerpo negro, el incendiar masivo de lo estelar. Habíamos llegado al centro del cosmos y en él la única verdad fundamental: ruido.

El hilo de soundscape que El Universo dejaba tras de sí nos servía de guía para encontrarnos frente a frente con el acto estelar de aquella noche. Iniciando como un pequeño empuje de voracidad que se convertiría en un trance de sonido monstruoso sin lugar a respiros por poco más de 60 minutos; Par Ásito había comenzado.

El Universo_Foro Indie Rocks_David Durán (1)

Reverbs hiperestéreo a seis cuerdas, paisajes de sintetizador estridente, hipnosis de bajas frecuencias y uno de los bateristas más imponentes del mexaground contemporáneo son solo algunas de las líneas con las que podríamos empezar a describir la experiencia en vivo que es el cuarteto, quienes, tras encontrar una base sólida en la dupla del guitarrista Fabriccio de la Mora y el tecladista Daniel Nuñez, han sabido rodearse de los músicos correctos para volar las cabezas del público en cada uno de sus conciertos, siendo esta última fecha no la excepción.

Par Asito_Foro Indie Rocks_David Durán (5)

Explosiones de progresivo camuflajeadas entre riffs distorsionados y wall of sound nos acompañarían intermitentemente a lo largo del set, intercalándose con respiros instrumentales subiendo y bajando el tempo en cada corte para introducir aún más textura entre lo armónico.

Par Asito_Foro Indie Rocks_David Durán (3)

El furioso descenso por cada track larga duración parecía no poder terminar, Par Ásito había encontrado la manera de sangrar las paredes del foro indefinidamente llevando el oído colectivo hasta el corazón del space hell, dejándonos perder, caer y elevar ante la mirada furtiva del sacro ruido.

Davo Peñaloza (Davosea) daría los toques finales a la brutalidad en este cierre de ciclo dejándonos más que preparados para la fiesta grande los próximos cuatro, cinco y seis de noviembre. Hipnosis más vivo que nunca.

Par Asito_Foro Indie Rocks_David Durán (8)

Ciclo Hipnosis II: No Somos Marineros + Loiis + El Tormento

Renacer al sonido de la comunión.

Caía la noche sobre el Indie Rocks! y con ella la tercera fecha de celebraciones pre Hipnosis, esta a  vez a cargo de una selección curada con lo mejor del post sound nacional, retratando la esencia de la colectividad hipersensible; sonido y confrontación.

El Tormento_Foro Indie Rocks_David Durán (5)

Primer Impacto

El escenario dentro del venue sería inaugurado por la experimentación de sensaciones punk cortesía de El Tormento, presentando una marejada de graves profundos, licks estroboscópicos y ritmos percutivos blasteando el estado anímico de los asistentes.

Escuchar en vivo al proyecto comandado por Axel Novoa solo puede compararse con el grito post impulso de cualquier primera impresión,  un trauma constante que se resiste a terminar repitiéndose sobre sí mismo. El ultragarage llevado a sus últimas consecuencias unido al salpicar de mathcore en el rostro de las primeras filas nos tiraba desnudos, quedando frente a frente con la ruptura de concepciones sensoriales. Mirábamos fijamente al ruido y el ruido nos devolvía la mirada.

Tras 45 minutos de líricas desgarradas, cadencias cortantes y una explosión de libertades creativas la agrupación dejaba listo el templete para recibir a Loiis de cráneos abiertos.

El Tormento_Foro Indie Rocks_David Durán (2)

Sentir llorar

El silencio de stand by era suavemente interrumpido por el minimalismo al intro de “Ángel”, elevándonos taimadamente hasta la expresividad de la celebrada “Perro Quieto”. Dejábamos atrás el descarne en las paredes del foro para dar paso a la atmósfera humedecida por el llanto de lo armónico.

Los soundscapes del quinteto nos transportaban por la conmoción sensible de “L.R.O.”, volviendo a respirar en “Culpable” y “Nubes Pasajeras”, haciendo del slowcore en guitarras, bajo y batería, aderezado con la soltura de los teclados, el sustrato de calma que sostenía la lírica del vocalista.

Escuchar a Loiis se siente como llorar toda una vida. Unir en lo instantáneo todas las veces en que en vez de ojos sentíamos solo lágrimas, sin pasado, sin futuro, ambientando el ahora con la melancolía de “Ambición”, redimida acto seguido por “Los Años”.

Loiis_Foro Indie Rocks_David Durán (6)

Abrir los ojos

Conmoción y colisión son los primeros dos estados por los que pasamos al cambiar en lo profundo. Nacemos entre la contracción de nuestra madre para anunciar, envueltos en llanto, la vida fluyendo por nuestros adentros, pero no es hasta  que los párpados se separan por primera vez que el mundo rasga nuestras pupilas para hacernos sentir presentes. “Kalusha y Biyik” unida a “Surimi” abrían nuestros ojos a la catarsis prolongada con la que No Somos Marineros nos atravesaría esa noche.

No Somos Marineros_Foro Indie Rocks_David Durán (3)

Gustavo Farfán al bajo, Andrés Pérez en la batería y Oscar Rubio junto a Carlos González en las guitarras serían los encargados de sumergirnos entre distorsiones atmosféricas, pasajes delicados y el despedazar de la garganta pública en una de las presentaciones más intensas hosteada por la joya de la Roma Norte.

Pasando del impulso contenido en “Cutlass (‘96)” a la liberación espiritual de “D’arcy” el público se entregaba a las mercedes del cuarteto prendiéndose en fuego sonoro. Cada track nos volvía más vulnerables, la sensación de grito ahogado y tensión muscular hallaban el relief necesario solo en la línea eléctrica tirada por “Los Bajos Fondos” estallando en “Billy”.

No Somos Marineros_Foro Indie Rocks_David Durán (1)

Toda la anticipación para llegar a este show se siente como la primera vez que tocamos. Los queremos un chingo”, confesó González ante el micrófono.

“Eurosport” seguida de “1994” cerrarían los telones del foro dejándonos con el sentimiento, en alma y carne, de haber vuelto a nacer.

Ciclo Hipnosis II: Dorotheo + Apache O’Raspi

De realidades y psicodelias.

El ruido de lluvia sobre las paredes del Indie Rocks! nos transportaba a un paisaje de psicodelia fértil donde Apache O’Raspi, acompañado de Dorotheo, se encargarían de volver sonido toda visión, trayendo la teatralidad individual a la superficie del disfrute colectivo: el concierto daba inicio.

Apache_Foro Indie Rocks_David Durán (4)

Partíamos de la efervescencia contenida en los acordes y tonos dulces en la voz de O’Raspi para avanzar taimadamente entre el folklore eléctrico de la instrumentación. “Rampante” caía sobre los asistentes dejando clara la línea sonora que seguiría el triplete para el resto de la presentación; baterías contundentes, atmósferas hechas miel y la suave envolvente melódica de las frecuencias bajas convertían las versiones en vivo del proyecto originario de Torreón, Coahuila, en un deleite de impulso soft psych.

El ludismo en el setlist crecía corte tras corte, nos sumergíamos en la interpretación convertidos en un retrato sonoro de las caricaturas de los años 30, como si los chispazos de shoegaze, indie y dreamscapes, presentados por los músicos, hubieran nacido dentro de ese mundo de bordes redondeados y movimiento fluidos.

Apache_Foro Indie Rocks_David Durán (8)

Apache O’Raspi, acompañado de Francisco Nava al bajo y Sergio Méndez en las percusiones, inundaban el juego de sensibilidades presente en los escuchas soltando “Rifa” seguida de “Edna”. La segunda fecha del Ciclo Hipnosis se había convertido en una fiesta de sonidos nacionales llegada a su punto máximo con el jam de ritmos norteños en “Cantar de el Jilguero”, cerrando set con la ensoñación del encore que daba paso a Dorotheo.

Un muro de texturas sonoras se alzaba frente a nosotros al filo de los cinco integrantes; remolinos de synths, bajos al dente, suavidades percutivas y la estridencia de las seis voces en la guitarra de Benjamín Zárate volvían la primera impresión del proyecto nacido en Guadalajara, Jalisco, una experiencia de deleites extrasensoriales.

Dorotheo_Foro Indie Rocks_David Durán (7)

“Alba Rosa” inauguraba el torrente de géneros que fluirían desde el escenario a nuestra audición profunda hasta terminada la noche. Dorotheo pasaba del kraut rock más puro a montar sobre las crines salvajes de una psicodelia vuelta noise, descendiendo por los círculos de shoegaze, sonidos drone y meditaciones de escalas orientales. El quinteto terminaba por volar las paredes del recinto el tronar de “Caetanave”, dando un primer por las cascadas armónicas tejidas por los registros de cada instrumento.

Dorotheo_Foro Indie Rocks_David Durán (4)

El juego de voces entre María Centeno en los teclados y clarinete, Otto Malgesto tras los tambores y el mismo Zárate enervarían la atmósfera del concierto explotando bajo la versatilidad del post rock. Pasábamos tan suavemente entre sonido y sonido que la violencia de vanguardia detrás de cada composición era a penas ser percibía, la teatralidad del movimiento colectivo como único espíritu.

El cierre del concierto dejaría ver a O’Raspi una vez más sobre el escenario para presentar “Capricho” en una suerte de acrobacias instrumentales junto a Dorotheo, dejándonos sumergir en el caos del encore vía “Desvanecido”, seguido por el trabajo en tornamesas de Hugo Quezada.

Selector_Foro Indie Rocks_David Durán (1)