Fotografo: Christian Ferenc

Instagram: @ferencmx

Coordenada 2019 en la Explanada del Estadio Akron

Coordenada 2019: Un festival que gusta y sorprende.

La invasión musical aterriza nuevamente en Guadalajara, donde por sexta ocasión consecutiva, el festival Coordenada 2019 atacó a nuestros corazones, en esta ocasión, teniendo como sede la Explanada del Estadio Akron.

Comenzamos esta fiesta desde el viernes, donde Bandalos Chinos inauguró el escenario Tecate Light, uno de los cinco escenarios disponibles. La banda argentina se ha vuelto una de las favoritas del público mexicano, pues la alegría de sus melodías la hizo ideal para encender los ánimos entre los asistentes.

¡Llegó él patrón, atención, todos a chambear! Alemán ahí viene, vestido de negro y con el príncipe de la canción como estandarte sobre su sudadera. Suelta la pista de “El Triste”, homenajeando a José José. “Narco Jr.”, “Pinches Puercos”, “Del 98” y “Rucón” fueron de los temas más coreados. Para este show, presentando “Humo en la Trampa”, se hizo acompañar de su clica de Homegrown Mafia: Fntxy, Cozy Cuz, Dee y Yoga Fire.

Aunque fueron de las últimas bandas en ser anunciadas, The Drums convocó a un gran número de fanáticos que les aclamó cada canción. “Mirror”, “Let’s Go Surfing” y “Money” fue un combo inolvidable, pues canción tras canción se iba incrementando la euforia colectiva que llena de vida a los festivales y que tanto amamos.

El clima era inmejorable, pues las nubes nos protegían del sol y las corrientes de viento eran refrescantes, y con la caída de la noche, se creaba una atmósfera disfrutable para recibir el show de Juanes. Porque admitámoslo, todos nos sabemos al menos una de sus canciones, o al menos la tarareamos. Desde los viejos temas como “A Dios le pido”, “La paga” o “Fotografía” o algunos más recientes y bailables como “Oye mujer” (original de Raymix) y el ballenato “La Plata”, Juanes dio un show donde la alegría se respiraba en el aire.

Café Tacvba, un clásico en los festivales mexicanos desde hace 30 años de existencia, hizo lo que mejor hace, congregar a la gente. Su presentación trajo temas muy viejos a nuestros oídos: “Labios Jaguar” y “Debajo del Mar” canciones que salieron cuando aún ni hablar sabía. Los típicos discursos de Rubén no faltaron, siendo en este caso una excepción pues alzó la voz en contra del actual presidente por su pobre esfuerzo en contra de los recientes actos de violencia en el país. Cercano al final del show, una gran sorpresa apareció en el escenario: Alemán colaboró con los tacubos cantando “Chilanga Banda”.

Cerrando uno de los escenarios principales, Vampire Weekend hizo gala de su talento, demostrando cuánto ha crecido como banda. Con una producción impresionante que traía visuales llenos de colores y texturas, sumados a un globo terráqueo gigante, su nuevo álbum Father of the Bride lució en su primer presentación en México.

Para concluir las acciones del primer día de festival, Hercules & Love Affair incendia la pista de baile, aunque con un DJ Set que no convenció tanto al público, pues a medida que el set avanzaba, cada vez se veía menos gente.

Día 2

Luego de un excelente primer día, regresamos el día sábado más emocionados y esperando que el clima siguiera siendo amistoso, pues ante un pronóstico de lluvia, esperamos que Tláloc se apiadara de nosotros.

The Guadaloops contaba con poco tiempo para tocar, aún así siempre es una experiencia placentera, la dualidad entre Franco y Fermín enaltece su show en vivo. El público respondió de gran manera ante las canciones de sus discos Almanueva y De Locos y Monstruos.

Conmemorando al ska en su día, Tokyo Ska Paradise Orchestra hace homenaje a Madness al interpretar un cover de “One Step Beyond”. La locura se desata y varios círculos entre la gente se fueron abriendo para armar slam.

Directo desde la CDMX, Little Jesus congregó las voces del respetable abarcando temas de toda su discográfia, siendo el Disco de Oro el principal protagonista, pero sin nada que destacar de alguna otra de sus presentaciones en festivales.

Babasónicos, la banda con el “Ingrediente” ideal para un atardecer, donde la entrega y la empatía que establece Dárgelos con su fiel séquito lo hacen ser uno de mis frontman preferidos y que su avalancha de grandes temas en esta presentación lograron llevarse varias ovaciones por parte del público. Al finalizar, la lluvia cayó sobre nosotros.

Lo que siguió para mí fue de lo mejor, pues el gran Billy Idol demostró la amplia experiencia que él y sus músicos han acumulado. “Dancing with Myself” levantó la ola de celulares sobre nosotros, pero donde la gente perdió los cabales fue en “Rebel Yell” y “White Wedding”, pues los vasos con líquidos dudosos volaron por los aires, las manos de los asistentes aplaudían al ritmo del bombo y Billy, contagiado por el público, se quitó la playera y la agitó en todo lo alto.

Mientras Ska-P congregaba a las masas y Santa Sabina clamaba el nombre de Rita y revivía los viejos recuerdos del ayer, la gente esperaba paciente por uno de los platos fuertes de la noche. The National trajo a Guadalajara una probadita de su gira I am Easy to Find, con un setlist hermoso que comenzó con “You Had Your Soul With You”, pasando por lo emotivo de “Bloodbuzz Ohio” y “Graceless” para finalmente concluir este bello concierto con “Terrible Love” y “About Today”.

Nos fuimos muy contentos de este festival, agradeciendo las mejoras en la logística, encantados con el color que hubo a lo largo del venue y maravillados con la amabilidad y la entrega del público tapatío.

HIPNOSIS Presenta: Jonathan Bree en C3 Stage

El misticismo del hombre sin rostro: Jonathan Bree.

Las nubes y una brisa ligera cubren al C3 Stage, sin embargo el calor abrumador y la gran emoción por conocer el místico show de Jonathan Bree se sienten en el ambiente.

Victor Rosas, mejor conocido como Rosas, fue el encargado de inaugurar el concierto. Su presentación desprendió calma y paz sobre el ambiente, pues la manera sensitiva de interpretar sus temas, aunado al acompañamiento de su guitarra fueron una combinación que logró ganarse a un público que atento disfrutaba el momento.

Minutos después, cinco individuos enmascarados se hicieron presentes, entre ellos, la figura estelar de la noche: Jonathan Bree. Todos vistiendo de blanco de la cabeza a los pies, siendo el baterista, el bajista/guitarrista y dos bailarinas los que complementarían la enigmática presencia de Jonathan.

Uno de los grandes atractivos del show es la combinación de elementos visuales: las proyecciones en las que se observaban videoclips sincronizados perfectamente con el bailar de las chicas sobre el escenario, las luces simétricas que coincidían en momentos hacia donde Jonathan ejecutaba su espectáculo y las cortinas de humo que de momento ocultaban todo detrás de ellas.

De pronto, una de las bailarinas toma el micrófono y comienza a cantar “Say You Love Me Too”, canción donde Jonathan cruzó micrófonos con la antes mencionada, a la par que un fondo en blanco y negro resaltan las palabras del coro. Cada paso que daba el Neozelandés sobre el escenario se lograba con una gracia admirable, mientras que la inquietud por adivinar las expresiones en su rostro no dejaba de pasar por mi cabeza.

La exactitud en el ejecutar de cada músico, la coordinación entre las bailarinas, la enorme presencia de Jonathan y el ritmo incesante entre canción y canción, hizo de este un gran concierto, donde pudimos ver distintas transiciones entre los miembros de la banda, intercambio de instrumentos y posiciones sobre el escenario, incluso, hasta el uso de dos raquetas que simularían ser guitarras.

Luego de un setlist de 13 canciones, las proyecciones sobre las pantallas agradecen al público y señalan el final del show. Cada integrante se despide de un público que fue atento y educado al mantenerse en silencio durante los momentos precisos, lo que hizo de este concierto una experiencia más disfrutable.

Sin pensarlo dos veces, recomiendo asistir a sus próximas presentaciones a aquellos que no han tenido la oportunidad de hacerlo así como a aquellos que aún no sé han adentrado a lo hipnótico de este proyecto musical. Incluso, puede que al final logres llevarte una foto o su merch autografiada, pues Jonathan y una de sus colaboradoras se dieron el tiempo para convivir con sus fans y tomarse fotos al final del evento.

Temples en C3 Stage

Los sonidos hipnóticos de Temples.

Con el pie derecho inició la gira HIPNOSIS en la perla tapatía. El concierto de Temples, el primero en una serie de eventos que llevaran a la ciudad de Guadalajara bandas como Electric Wizard, Kikagaku Moyo entre otros, estuvo lleno de psicodelia y guitarrazos puros que dejaron a los asistentes sorprendidos y satisfechos de ver nuevamente la banda inglesa.

Como todos saben esta no fue la primera visita de Temples a la ciudad, previamente habían venido en 2015 solo que en diferente foro, pero esa noche muchos salieron enamorados de los sonidos hipnóticos y la imagen vintage que James,Thomas, Rens y Adam portan con orgullo en cada presentación. Por este motivo su regreso era bastante esperado y estaba lleno de fans y de gente nueva que querían ver al cuarteto.

Desde temprana hora los asistentes esperaron ansiosos por escuchar a la agrupación de Reino Unido y en cuanto se permitió el ingreso, la audiencia fue llenando el recinto. La noche comenzó con “The Howl” y así al igual que su ritmo de marcha militar, poco a poco la energía fue aumentando, inmediatamente le siguió “Certainty” de su segundo álbum y en ese momento el lugar se vino abajo -no literalmente- porque ya todos estaban en trance, bailando, cantando junto con Temples. Otros momentos increíbles fueron cuando sonaron “Move With the Season”, “Colours To Life” y por supuesto el hit esperado “Shelter Song” que puso a más de uno a brincar de alegría.

Algunas palabras fueron expresadas por James agradeciendo el que fuéramos y que recordaba su visita anterior a la ciudad, la respuesta del público fue un grito al unísono que dejó ver la emoción de todos. “Hot Motion” también de su último disco y el motivo por el cual están de gira fue la encargada de mandarnos al encore y en lo que se preparaban para soltar el último bloque de canciones algunos aprovechaban para comprar chelas y prepararse para perder la locura.

“A Question Isn't Answered” lentamente empezó a llevarnos por esta recta final, sus cantos y sonidos setenteros nos teletransportan a esa época que ya quedó atrás hace tiempo pero los arreglos modernos hicieron que nos mantuviéramos en el presente. “Mesmerise” y su bajo poderoso ponía punto final y cerraban con broche de oro una noche psicodélica, llena de amor y de también muchos riffs. No cabe duda que la primera de cinco noches de la gira HIPNOSIS con increíbles talentos se voló la barda y tiene un gran futuro por delante, ahora nos queda esperar los siguientes eventos que prometen volarnos la cabeza.

Khruangbin en C3 Stage

Domingo psicodélico en la perla tapatía.

Una vez más la perla de occidente, Guadalajara, se engalanó con un concierto de lujo. En esta ocasión los tapatíos tuvieron la fortuna de ver al trio de rock psicodélico de Texas: Khruangbin, que dio cátedra de dicho genero. Pero vayamos por partes.

La banda llegó a México en el marco del festival Ceremonia para después hacer escala en el C3 Stage de Guadalajara gracias a HIPNOSIS, que el año pasado trajo a King Gizzard & The Lizard Wizard y logró un sold out en ese mismo lugar.

Desde temprana hora los fans estaban ansiosos por escuchar a la agrupación de Houston, en cuanto se dio acceso fueron entrando para ir llenando el recinto, la sorpresa aquí es que para ser domingo el concierto tuvo excelente respuesta y eso reafirma que los tapatíos empiezan a aceptar nuevos eventos más allá de lo que ya están acostumbrados. Para esta noche la antesala corrió a cargo de las bandas Birdhaus y UAY, la primera con un emergente historial como el haber sido grupo invitado en la fecha de Tricky en 2018; y UAY por su parte nos presentó una psicodelia latina, evocándonos a esa amada world music de los años 80.

Una chela por acá, platica por allá y una hora después de la marcada en el boleto el foro presentaba buen aforo para disfrutar de la noche. El silencio en el sonido local indicó que ya era hora de la banda estelar y como en otras ocasiones no hubo necesidad de apagar las luces y así los integrantes de Khruangbin –traducido del tailandés como aeroplano– fueron acomodándose cada uno en su respectivo instrumento para dar inicio a una noche que solo puede ser descrita como un ritual donde la mayoría fuimos encantados y nos pusimos a bailar con las notas de cada canción. Éramos serpientes y ellos nuestros encantadores.

Hit tras hit y sin decir mucho más que en dos ocasiones, el grupo prefirió que la música hablara entre canciones como “Mr. White”, “Lady and Man” y un medley con covers de rap a Dr. Dre, Warren G y A Tribe Called Quest (la fusión ideal entre psicodelia y beats) para finalizar con un encore de tres canciones y dejar satisfecha a la audiencia. Un éxito esa noche llena de HIPNOSIS y psicodelia, un evento que se espera haya sido el banderazo para que en Guadalajara se continúen haciendo eventos de esta calidad.