Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

156117
The Drums en El Plaza Condesa

The Drums en El Plaza Condesa

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

El Plaza Condesa

Artista(s)

Una melancólica pero muy jovial noche con The Drums.

Hay que admitir que algunas bandas son principalmente el frontman o frontwoman. Aunque los demás integrantes puedan brindar singular energía o sean parte del genio en la composición de las canciones, al final pueden ser sustituibles y la agrupación no tiene repercusiones significativas. Tal es el caso de The Drums, banda oriunda de New York, que lleva de cerca de 10 años deleitándonos con su melancólico pero jovial surf rock.

Sin embargo, para 2016 todos los integrantes excepto el frontman, Jonathan Pierce, abandonaron la agrupación. Situación que causó dificultades emocionales en él, considerando que Jacob Graham, amigo desde la infancia y con quien fundó la banda, también lo dejaba para su nuevo proyecto Sound of Ceres.

Pero afortunadamente, Pierce salió del “lugar oscuro en el que se ha encontraba” y al que se ha referido muchas veces en entrevistas, para entregarnos en 2017 Abysmal Thoughts. Aún con todo esto, The Drums y la actitud del cantante en los escenarios han ido en crecimiento, para también darnos Brutalism (2019), su más reciente producción.

La presentación en El Plaza Condesa fue un rotundo sold out, que curiosamente en esta ocasión no tuvo ningún telonero. Puntualmente, los nuevos integrantes de tour de The Drums salieron al escenario hasta que el mismo Pierce surgió entre verdaderos gritos por todos los fans reunidos, principalmente adolescentes. Inmediatamente, todas las personas sobre la pista nos compactamos hacia adelante para empezar a gritar con los primeros acordes de la alegre y soleada “Days”, para dar paso a la pegajosa “Best Friends”.

El público estaba completamente eufórico con cada movimiento de baile que hacía Pierce, y no paraban de gritar su primer nombre. Rápidamente llegamos a “Heart Basel” con su hermoso coro que puso a prueba al máximo los pulmones de los presentes, que no aflojaron el paso con la eléctrica “Body Chemistry”. Siguieron “Book of Stories” con sus sedosos riffs y “Mirror” con su positivo mensaje.


Aquí, Pierce hizo una breve pausa para agradecer de corazón al público mexicano, ya que como también se ha mencionado en varias ocasiones, “les debe su vida y carrera musical”. Para amenizar el emotivo momento, llegamos a una de las favoritas de la noche, “Brutalism”, una desgarradora pieza de amor, con la que más de uno derramó alguna que otra lágrima.

El concierto se adentró profundamente en los sentimientos con “I Can’t Pretend”, que nos arropó con sus dulces acordes, “Loner” que nos puso a bailar el cuerpo pero también nos sacudió el corazón, y “Let’s Go Surfing” que nos volvió a calentar cual rayos de sol en primavera.

Para ir concluyendo, pasamos a la acelerada “Money” que incitó a los presentes a mover frenéticamente las cabezas, “626 Bedford Avenue” que nos volvió a zarandear con su tersa melodía, para dejarnos agotados con “How It Ended” con su suave ritmo. Antes de partir, nos complacieron con la increíble balada “Down By The Water”.

Después de más minutos de lo común, los integrantes regresaron para el encore con unas piezas absolutamente de lujo. La primera fue la idiosincrática “Meet Me in Mexico” que volvió a levantar el cariño de todos por Pierce, seguida de “Book Of Revelation” con su ecléctica armonía que puso de nuevo a todos a brincar, para concluir con la graciosa Blood Under My Belt.

Así fue esta genial velada con The Drums pero principalmente con Jonathan Pierce, que, aunque estuvo siempre sobre el escenario, se sintió como si en todo momento nos hubiera acompañada en la pista.

No es una revista, es un movimiento.