191564
A 20 años del álbum debut de Tenacious D

A 20 años del álbum debut de Tenacious D

El mejor álbum del mundo.

Permeados por las tendencias de la década de los 90, y en apertura a un nuevo siglo, los géneros musicales deambulaban con predominancia entre algunos éxitos pop y top charts repletos de canciones de vigencia sempiterna. Y si algo hace tan especial a los dos mil es la herencia cultural y musical a la que hoy en día ya podemos llamar clásicos. 

Con la imprescindible herencia del hard rock, el grunge o el metal, el 2001 vió nacer diversos éxitos de bandas como System Of a Down, The White Stripes, Blink 182, Sum 41 e inclusive de Linkin Park, Weezer o The Strokes por mencionar muy pocos y quizá no los suficientes , pero de entre tantos proyectos en actividad, y en la misión de identificar a aquellos cuya marca es un hito en la historia del rock, todo converge en uno solo. 

Uno de los dúos más eclécticos, extrovertidos y el lanzamiento de su primer álbum homónimo de larga duración: Tenacious D, la mejor banda del mundo. 

Comedia, melodías acústicas y un aire estético a heavy metal; la síntesis de una parodia engreída que ensarta el género entre broma y broma, pero con la producción de una circunspecta y sensata banda de rock and roll. 

La interrogante llega cuando nos preguntamos ¿qué hizo a un álbum sobre McNuggets, schnitzels, flexiones de pene y sexo anal tan exitoso? y además ¿Cómo es que dos hombres gorditos con pinta de padre de familia en los suburbios lograron llevar eso a tal nivel? 

La defensa tenaz

El éxito de este disco llegó tras un background de más de 15 años, cuando Jack Black y Kyle Gass se conocieron en el club de actuación, The Actors Gang Theatre de Los Ángeles en 1986, lo que resultó en una amistad espontánea pero no tan sólida hasta algunos años más tarde. 

Después de varios encuentros, fue hasta los 90 que la copla entabló una relación más profunda y así comenzaron a incursionar en el proyecto con algunas lecciones de guitarra para Black, en el apartamento de Kyle. Posteriormente todo derivó en una banda y algunas curiosas propuestas para nombrarla. 

Entre Responsive Chord, Axe Lords Featuring Gorgazon’s Mischief, y Balboa’s Biblical Theatre, finalmente ambos se decidieron por Tenacious D (derivado de “tenacious defense”, una frase utilizada por el famoso comentarista deportivo de basketball de la NBA, Marv Albert). Con este nombre, el par comenzó a crear y a mezclar parte de su esencia histriónica con un poco de carisma y todo el influjo del rock.   

Sus primeros shows no tardaron en hacerse realidad, con algunas presentaciones en cafeterías locales y como acto de apoyo en eventos de comedia, The D comenzó a tildar el verdadero camino al triunfo con su recurso satírico y las simpáticas actuaciones de ambos sobre la tarima. Esto impresionó al comediante David Cross, quién estuvo presente en su primer concierto oficial en Al’s Bar de Los Ángeles en 1994, e invitó posteriormente a presentarse en el programa de televisión Mr Show Live. “Dios mío, alguien quiere que toquemos en algún lugar de nuevo", mencionó Jack respecto a su reacción, en entrevista para Kerrang!

En muy poco tiempo, Jack y KG llamaron la atención de un tumulto de fans, entre ellos la de Eddie Vedder, vocalista de Pearl Jam, quien los invitó a abrir uno de los show de la banda. Pero eso no lo fue todo, pues más sorpresas forjaron su camino, entre ellas la creación de su propia serie televisiva en HBO, Tenacious D: The Greatest Band on Earth, que se mantuvo al aire entre 1997 y el año 2000. 

La defensa hace boom

Ya contextualizados, “La mejor banda del mundo” se rodeó de un equipo verdaderamente importante, lo que aunado a su concepto cómico, y su acaparamiento musical y televisivo, los catapultó a un estadío puntual en su carrera: La creación de su primer LP debut.  

Renuentes a formar un disco en formato full band debido al efectivo alcance de sus conciertos con solo dos guitarras, los famosos productores The Dust Brothers los impulsaron a crear algo más allá. 21 canciones que comprenden de classic, country y hard rock, con algunos extractos que preceden de divertidos sketches y temáticas relacionadas al sexo, a su amistad, y sobre pelear porque alguien se comió el schnitzel del refrigerador; en adhesión a la participación de artistas como Dave Grohl en la batería, Phish, Page McConnell, Warren Fitzgerald (guitarrista de The Vandals), y el bajista Steve McDonald

Este álbum fue prácticamente inevitable, pues con un grupo de seguidores, el boom actoral de Jack Black en Shalow Hal (Amor Ciego) de 2001, y su reciente serie en conjunto, algo tenía que funcionar. 

Si analizamos todo el universo de Tenacious D caeríamos en cuenta que fue una bomba de tiempo, y el resultado del estallido sería solo un motivo para pasarla bien. En el marco de este lanzamiento, hay una sucinta simpleza disfrazada de voraz comicidad, que si bien no es grotesca y aunque lo pareciera, sólo lo sería para aquellos puristas en función de descontextualizar su época de creación; porque seamos sinceros, nadie ha llegado a ese explícito nivel de originalidad. 

Con “Tribute”, su canción estrella ambientada en un batalla con el diablo, e inspirada por la banda y el statement de “nunca escribiremos una canción tan buena como ‘One’ de Metallica, se refleja claramente el dinamismo arterial de toda su discografía. 

Además de una declaración de amistad “mientras haya un contrato discográfico” en “Friendship”; la creación de una canción de solo una nota en “One Note Song”; o “Drive Thru” que involucra a Black hablando con un empleado de comida rápida para que mezcle su vaso de mitad Coca-Cola y Coca-Cola Light, (y que tire dos McNuggets de pollo de su paquete de seis solo por tratar de controlar su ingesta de calorías); simplemente no hay más. Solo dos personajes con un micrófono abierto que creen ser la mejor banda del mundo y eso es simplemente efectivo. 

Si un niño con aspiraciones a dios supremo del rock e ilusiones de grandeza decidiera tomar referencias, Tenacious D podría funcionar 20 años después, y ¿les cuento un secreto? Aún siguen haciéndolo: 

En los noventas dijeron ser la mejor banda del mundo y haber creado un tributo a la mejor canción también, por ende supondremos que este fue el mejor álbum del mundo ¿o no lo es?  

No es una revista, es un movimiento.