167108
TOP: 5 momentos de Ian Curtis en Joy Division

TOP: 5 momentos de Ian Curtis en Joy Division

A 40 años de la muerte de Ian Curtis, en Indie Rocks! recordamos cinco de sus momentos más relevantes al lado de Joy Division.

La figura de Ian Curtis está envuelta en un gran misticismo. Es recordado como el genio musical de Manchester, el poeta maldito que le dio vida a Joy Division y que con solo dos discos cambió el rumbo de la música para siempre. Este 18 de mayo se cumplirán 40 años de su fallecimiento y para recordar y celebrar su vida, te contamos cinco de los momentos más importantes del compositor británico y pionero del post punk, cuyo talento ha trascendido e influenciado incontables actos hasta nuestros días.

Sex Pistols

El 20 de julio de 1976, Sex Pistols se presentó en el Lesser Free Trade Hall de Manchester. Este fue un show memorable, pues en la audiencia se encontraban los integrantes de futuros proyectos como The Smiths, The Fall, Simply Red, Buzzcocks y Joy Division. Al concierto asistieron Curtis y su esposa, Deborah, donde se encontró con unos amigos de su infancia, Peter Hook, Bernard Sumner Terry Mason. Ellos le informaron sus planes acerca de iniciar una banda, algo que Ian también había intentado anteriormente. Les propuso ser su cantante y pronto consiguieron los instrumentos para comenzar a tocar. Ian solía asistir a varios conciertos de punk en el Electric Circus, sin embargo, fue el poder y el estilo DIY de Johnny Rotten y compañía lo que finalmente hizo que comenzaran una banda.

Como dato curioso, el boleto de este concierto perteneciente a Peter Hook se vendió en 2019 en un intento del bajista por deshacerse de los objetos que le recordaran a su agrupación.

Warsaw

Antes de llamarse Joy Division, la agrupación adoptó un par de nombres más. Durante un breve periodo fueron Stiff Kittens gracias a la sugerencia de Richard Boon Pete Shelley, manager y guitarrista de Buzzcocks, sin embargo, este nombre no fue del agrado de Ian y compañía y pronto decidieron cambiar a Warsaw. El cambio de nombre se dio minutos antes de que salieran al escenario para abrir a Buzzcocks y Penetration en 1979. Es un homenaje al tema de uno de los artistas favoritos de Ian, David Bowie y Brian Eno, "Warszawa".

Como Warsaw grabaron una cinta de cinco demos de punk el 18 de julio de 1977. Posteriormente despidieron al baterista, Steve Brotherdale, dejándolo en la carretera y contrataron a Stephen Morris, principalmente porque era amigo de la infancia de Curtis. A inicios de 1978 tuvieron que cambiar de nombre para no ser confundidos con Warsaw Pakt, una banda de Londres. Ian sugirió Joy Division en alusión al grupo de mujeres judías que eran usadas como esclavas sexuales en los campos de concentración nazi dentro de la novela House of Dolls del escritor judío Yehiel De-Nur bajo el alias de Ka-tzetnik.

El desconocido placer de escribir

Las letras de Ian Curtis moldearon el sonido de Joy Division, alejándose de la crudeza del punk para acercarlo a algo más oscuro y melancólico. En sus canciones podemos ver reflejado los conflictos internos con los que lidiaba, su miedo acerca de la incertidumbre de la vida y la seguridad de la muerte. Algunas de sus influencias literarias incluyen nombres como Oscar Wilde, Friedrich Nietzsche, Fiódor Dostoyevski Herman Hesse, escritores que abarcaban el sufrimiento y miseria del ser humano de una forma que cautivó a Curtis a tal nivel que logró plasmar de forma magistral el mismo sentimiento en sus letras, modificando directamente el estilo sonoro de la banda y creando un sonido sin precedentes.

Una de las historias más icónicas detrás de sus canciones es la de "She's Lost Control". Ian trabajaba en un centro que brindaba empleo a personas con necesidades especiales. Una de ellas era una chcia con epilepsia que sufría un ataque cada que acudía al lugar. Ian escribió la canción pensando en ella tras averiguar que la chica falleció después de sufrir convulsiones mientras dormía. El cantante empezaba a desarrollar los síntomas de la enfermedad, sin embargo, aún no sufría los ataques que pronto cambiarían radicalmente su vida.

He's Lost Control

Curtis intentó que sus compañeros de banda no se enteraran de que padecía epilepsia hasta que tuvo un ataque en la van del tour después de una tocada en Londres durante diciembre de 1978. El 23 de enero de 1979 lo diagnosticaron con epilepsia. Eventualmente, su depresión aumentó debido a los efectos secundarios de los medicamentos que necesitaba para controlar su enfermedad. La presión de los conciertos, malos hábitos de sueño, el consumo de alcohol y cigarro también aportaron a la decaída del artista.

Su baile en el escenario es conocido por ser similar a los ataques epilépticos que sufría, sin embargo, en un concierto exactamente un mes antes de su muerte, los técnicos encendieron las luces estroboscópicas, provocando que el cantante tuviera un episodio y cayera en la batería de Morris. A pesar de ello, Ian hizo que la banda llegara a su segunda presentación del día, pero lamentablemente, a los pocos minutos de iniciar el recital, su baile comenzó a perder el ritmo y sufrió las convulsiones más violentas de su vida.

Legado

El último concierto de Ian Curtis fue el 2 de mayo de 1980 en la Universidad de Birmingham. Ahí debutaron "Ceremony" ante 300 personas. Sufrió un ataque durante "Decades", pero logró recuperarse para un encore con "Digital", última canción que cantaría sobre un escenario. El 18 de mayo de 1980, tras haber visto el filme Stroszek de Werner Herzog y haber escuchado The Idiot de Iggy Pop, Ian Curtis se quitó la vida. Esto a tan solo dos semanas de que Joy Division viajara a Estados Unidos para iniciar su gira más importante hasta entonces.

Dos meses después, Sumner, Hook y Morris decidieron continuar en la música bajo el nombre de New OrderSu primer sencillo fue una versión de estudio de "Ceremony" con Bernard en la voz. Durante una entrevista, recordó que fue Ian quien lo introdujo a Kraftwerk, gran influencia para el nuevo sonido de este proyecto, "Tal vez él sabía y nos estaba mostrando el camino." La influencia de Curtis también se mantiene viva en actos como U2, The Killers, Interpol, The Wombats, Bloc Party y muchos más, quienes han demostrado en distintas ocasiones que, de no haber sido por Ian, el mundo de la música sería muy diferente.

No es una revista, es un movimiento.