166747
TOP: 5 momentos de Florian Schneider en Kraftwerk

TOP: 5 momentos de Florian Schneider en Kraftwerk

Para recordar el legado de Florian Schneider, te presentamos los cinco momentos más importantes que tuvo al lado de Kraftwerk.

El mundo de la música está de luto una vez más. El pionero de la electrónica y miembro fundador de KraftwerkFlorian Schneider, ha fallecido a los 73 años de edad. Su talento con la agrupación fue, es y seguirá siendo fuente de inspiración para varios artistas. En Indie Rocks! recordamos el gran legado que dejó con los cinco momentos más memorables de su carrera en Kraftwerk, el proyecto que marcó un antes y después en la música electrónica.

El origen

En 1968, Schneider conoció a Ralf Hütter en la Academia de Artes de Remscheid. Formaron parte de Organisation, un ensamble de música improvisada en donde Florian tocaba violín, guitarra eléctrica y sintetizadores, aunque su instrumento principal era la flauta. A ella le agregó efectos electrónicos como wah-wah, tape echo y fuzz para aumentar la variedad de sonidos.

Con este primer proyecto lanzaron un único álbum, Tone Float, antes de que se disolviera. Posteriormente, Hütter Schneider se mantendrían juntos para continuar su deseo de hacer música, creando en 1970 a Kraftwerk. El grupo debutó el 11 de julio en el festival Tivoli con la ayuda de Charlie Weiss y posteriormente comenzaron a trabajar en su primer disco dentro de su propio estudio, Kling Klang.

David Bowie

El Duque Blanco era un gran admirador del trabajo de Florian SchneiderKraftwerk lo inspiró durante la era en que hizo su trilogía de Berlín (Low, Heroes y Lodger), donde utilizó elementos del krautrock y electrónica. En 1976, la agrupación salió de gira promocionando Radio-Activity, disco que maravilló a Bowie a tal nivel que incluso los invitó a abrir el tour de Station to Station, pero rechazaron la oferta.

El año siguiente, durante las sesiones de Trans-Europe Express, David se reunió con Hütter y Schneider en Kling Klang, donde surgió la posibilidad de una colaboración, sin embargo, esta nunca se materializó. A pesar de todo, el inglés rindió un pequeño homenaje a Florian en la canción instrumental "V-2 Schneider" incluida en Heroes (1977).

El Hombre-Máquina

Tras el éxito de Autobahn (1974) Trans Eruope Express (1977), la agrupación buscó horizontes nuevos dentro del pop electrónico. Durante el proceso creativo de su álbum, The Man-Machine, Florian optó por una nueva forma de composición en la que la improvisación fue parte fundamental. Los integrantes se sentaban frente a la consola de mezcla al mismo tiempo que los secuenciadores de melodías sonaban. Él proponía nuevas secuencias y los demás se encargaban de mezclarlas hasta que las canciones fueron tomando forma.

A pesar de ser grabado en su habitual Kling Klang, el material era tan complejo que tuvo que ser mezclado en Düsseldorf y Los Ángeles. De este LP se desprenden dos de sus más grandes éxitos, "The Model" "The Robots", gracias a la nueva técnica ideada por Schneider. Fue también en esta era  que Kraftwerk comenzó a usar su distintivo look rojo y negro, inspirado por los diseños de El Lissitzky.

Robovox

El sonido innovador de Kraftwerk se adelantó a su tiempo. Actualmente es común la utilización de MIDIs en géneros como techno y el synth pop, sin embargo, los alemanes tuvieron que ingeniar su propia forma de explorar nuevos sonidos. A lo largo de su carrera modificaron y crearon distintos instrumentos, desde drum pads hasta el clásico mini Moog, pero algo que nadie más ha podido replicar es la característica voz robótica.

En 1990, Florian Schneider patentó un "sistema y método de sintetización del canto en tiempo real", al cual apodó Robovox. Se cree que su primer uso fue en la versión de "The Robots" incluida en el álbum de 1991, The Mix. Una de las teorías más probables acerca del funcionamiento de esta herramienta es que se trata de un chip controlado por un MIDI y un teclado fonético que controlan la longitud y el tono de las notas mientras se generan fonemas.

No más tours

El último LP de Kraftwerk donde aún colabora Schneider es Tour De France Soundtracks (2003). Se hizo con la intención de celebrar el 100 aniversario de la popular carrera ciclista y fue el primer álbum que lanzaron en 17 años. La presentación de la banda en el M2 Festival en Zaragoza, España el 11 de noviembre de 2006 fue la última vez que Florian tocó con ellos. Para la siguiente gira en 2008 fue reemplazado por Stefan Pfaffe y fue hasta el 21 de noviembre del mismo año que, mediante un comunicado, se anunció la salida oficial del fundador. A pesar de que se declaró que Schneider se encontraba trabajando en otros proyectos, la verdadera razón era su hastío con la dinámica grupal y su decisión de no volver a salir de gira.

No es una revista, es un movimiento.