172181
Los estudios y las historias: Sonic Ranch Recording Studios

Los estudios y las historias: Sonic Ranch Recording Studios

28/Ago/2020

Sonic Ranch, el sueño americano que se volvió canción y la residencia de las transiciones artísticas.

Con cada nueva producción, los artistas comúnmente dan a conocer una nueva faceta, un cambio que no es solo en su propuesta artística, sino en su vida. Los estudios de grabación son testigos directos de esta metamorfosis, las bandas llegan a cambiar su estilo de vida, así como su residencia con tal de poder plasmar su evolución en un nuevo disco, y los Sonic Ranch Studios son especialistas en este proceso.

Ubicado en Texas, a pocos kilómetros de la frontera entre Estados Unidos y México, este recinto es el complejo de grabación residencial más grande del mundo. Cerca de 15 dormitorios y un predio de casi 30,000 metros cuadrados permiten un ambiente productivo para que los artistas puedan dedicar su estancia a crear, así como a alimentarse espiritualmente con actividades deportivas y recreativas.

Sonic Ranch_landscape

Este concepto es bastante particular, ya que el sitio fundado en 1989 por Tony Rancich propone un ambiente único, donde no hay más que crear y producir música. Esto acompañado de la alta calidad que hay en las seis salas de grabación, de las cuales tres fueron hechas por el afamado diseñador Vincent Van Haaff, quien trabajó en los estudios más importantes de grabación en Estados Unidos y Japón.

A lo largo de 31 años, Sonic Ranch Studios se ha dedicado ser participe de grandes producciones y sobre todo de transiciones artísticas. Esto no solo gracias a las residencias, sino al alcance que tiene el backline que hay a disposición. Este contiene una amplia colección de micrófonos, baterías, guitarras y demás instrumentos, los cuales tienen modelos antiguos y modernos, lo que permite una gama sonora llena de recursos elegantes, sofisticados y vanguardísticos.

Sonic Ranch_backline

Las salas de Sonic Ranch.

Seis estudios son la base de creación musical que proponen los Sonic Ranch Recording Studios. Cada una de ellas tiene distintos materiales, así como elementos para que los artistas trabajen. Primero está el Studio Neve, que tiene un control room con una mezcladora Neve 8078 única en el mundo y que cuenta con más de 80 canales. Es una sala inspiradora gracias a su madera y distintos tapices con telas de distintos materiales y de diversas partes del mundo.

Sonic Ranch studios

El Studio Adobe es un lugar para hacer trabajos referentes a la post-producción, así como ensayar. Vincent Van Haaff diseñó este espacio con madera de adobe de 100 años de antigüedad. El material otorga un carácter serio a la sala que también está llena de elementos de producción antiguos para crear producciones análogas. Otra sala que le acompaña en diseño es la Adobe Bungalow, el cual es un lugar pequeño para grabar teclados y voces, mientras se replica el material de las paredes para crear una textura contundente.

Sonic Ranch_adobe

El estudio A es el más grande del lugar. Cuenta con habitaciones de piedra e inclinaciones de madera especiales para grabar instrumentos análogos. Además contiene un espacio para hacer mezcla y experimentación con elementos como el eco, siendo uno de los lugares más recurrentes en todo Sonic Ranch. Suite Mastering y el mix room complementan el tour por el lugar, cada uno con labores especificas a realizar referentes a la post-producción del material grabado, pero con un ambiente cómodo y acorde a las salas.

Snic Ranch_studio a_

El sueño americano y las grandes producciones latinas.

La idea de viajar de cualquier país latino a los Estados Unidos con el afán de volver con un mejor futuro también es trasladada a la música. A lo largo de los años, decenas de bandas han ido y venido trabajando discos que de verdad han sido un antes y un después en sus carreras musicales.

Uno de los ejemplos más prácticos es el de Enjambre con su tercer producción discográfica Daltónico. Este disco sin duda renovó la cara de la banda y ayudó a posicionarla como el emblema que es ahora. Por su parte, Zoé volvió renovado de Sonic Ranch gracias a la producción de uno de sus álbumes más exitosos que fue Memo Rex Commander y el Corazón Atómico de la Vía Lactea, el cual se consolidó por su gran cantidad de canciones memorables.

Tal vez el caso mexicano más importante es el de Natalia Lafourcade, quien se encargó de hacer trabajos para Hasta La Raíz ahí. Este álbum le dio una enorme cantidad de premios a la artista mexicana y sin duda ayudó a que se estableciera como uno de los grandes referentes artísticos de la actualidad.

Otros casos relevantes son el de Little Jesus con Río Salvaje, uno de sus discos más característicos. Por su parte, Hello Seahorse! se encargó de grabar y producir Arunima, mientras que Molotov refrescó su sonido con la creación de Agua Maldita y Ximena Sariñana con No Todo Lo Puedes Dar.

Esta emoción se traslada a la música en Latinoamérica cuando ponemos como ejemplo el caso de La Síntesis O'Konor de Él Mató a Un Policía Motorizado, que fue uno de los discos hispanos más importantes en 2017. Bandalos Chinos, por su parte, se encargó de crear en Sonic Ranch lo que hasta el momento es su material más exitoso, BACH.

Alex Ferreira también pudo trabajar en este recinto una de sus ultimas producciones, mientras que la banda argentina, Utopians, creó en Sonic Ranch su disco Vándalo, el cual ayudó a volverles referentes del rock en su país gracias a la enorme calidad de producción. Cada uno de los discos mencionados marcaron un antes y un después en la carrera de los artistas, dejando el sello exitoso de los estudio de Texas en sus producciones. Otro ejemplo de hace poco tiempo es el Cuarteto de Nos con su más reciente registro Jueves.

Transiciones de revuelo internacional

Los álbumes grabados en Sonic Ranch suelen tener un buen impacto en cada uno de sus contextos, pero hay discos que trascienden por lo innovadores que pueden llegar a ser. En este recinto se han gestado obras de alto calibre que también han sido referentes en la música a nivel global.

El caso más reciente sería el regreso de Fiona Apple con Fetch The Bolt Cutters. La artista regresó a la industria luego de ocho años de ausencia con un material único, el cual es hasta el momento de las mejores obras de este 2020. Por su parte, Bon Iver se encargó de gestar en los estudios su álbum i,i en 2019.

Destacan otras presencias en Sonic Ranch, como la de Beachouse para Bloom, Big Thief con su disco Two Hands o Waxahatche para su más reciente producción Saint Cloud. Esto da como resultado unos estudios de grabación únicos que son capaces de llevar a los artistas a creaciones profundas y de alto nivel.

Sonic Ranch Recording Studios es uno de los estudios de grabación más importantes del mundo. Su responsabilidad, la gran calidad de productores y concepto musical que aborda es, sin duda, una experiencia única para sus visitantes. Te invitamos a conocer más de su historia dando clic aquí.

Sonic Ranch_adobe_bungalow

No es una revista, es un movimiento.