113530
Él Mató a un Policía Motorizado — La Síntesis O’Konor

10

Él Mató a un Policía Motorizado
La Síntesis O’Konor

Laptra Discos / 2017

Artista(s)

Él Mató A Un Policía Motorizado

Bailando la tristeza después de 5 largos años.

Él Mató a un Policía Motorizado -o simplemente “Él Mató” para los verdaderos "compas"- grupo argentino de noise, rock espacial, krautrock y pop depresivo, de súper culto, acaba de sacar nuevo disco después de 5 largos años donde los fans se desintegraban por la interminable espera de cosecha nueva. Sin más, acá les contamos toda la experiencia de La Síntesis O'Konor.

De primer instante, escuchamos una guerra de notas deslizándose armoniosamente, dedos suavemente haciendo slide sobre cuerdas de guitarras con bien poquitos efectos, sonidos muy limpios, fáciles de descifrar, fáciles de gozar; combinados con arpeggios relajados, bonitos, calmos, unas voces suaves casi murmurando e inmediatamente pensamos, ¡Él Mato, lo has hecho de nuevo!

Sobre la marcha nos encontramos con sonidos campiranos poco a poco transformándose en unos más tropicales y latinosos, fusionados con sintetizadores haciendo mágicos adornos esporádicos de notas largas, hipnóticas y bailables, como si hiciéramos terapia espiritual en medio de una fiesta de luces neón, así se siente la "Destrucción".

Aún cuando las letras que se escupen hablan de cosas horrendas que hostigan nuestros pensamientos diariamente -ideas negativas que han formado una mala costumbre cotidiana- encontramos una contradicción de sonidos que no nos arruina para nada el mensaje, ya que hay una celebración con sonidos suaves, voces almidonadas y letras como las de "La noche eterna", hacen más fácil de superar nuestras preocupaciones y nos hacen más fácil vivir.

Más sumergidos en las capas y capas de sonido, nos encontramos con una economía musical muy bien aplicada, con unas distorsiones nada saturadas, niveladas al punto exacto para entender a la perfección los poderosos e ingeniosos riffs sin mayor dificultad, pero eso sí, con enorme satisfacción. Las voces para esta parte hablan de tristeza y nada más que errores humanos que por fuera no parecen la gran cosa pero por dentro se convierten en una guerra nuclear, todo esto en "El mundo extraño".

Pero la verdadera tristeza se detona momentos después, cuando escuchamos un minuto y medio de puros gritos desconsolados: "Ahora soy mejor, te juro soy mejor". Unas guitarras acústicas con acordes tormentosos acompañan esta oscura y desesperada visión sonora, "Excalibur" es el punto más hondo de la infelicidad que contiene este nuevo y perfecto disco.

Para este disco, Él Mató sincroniza sonidos de marimba y guitarra que se hacen mantras, se vuelven zen. El playlist está muy bien programado, uno con el que nos sentimos cómodos mientras transcurren las rolas, muy amigable, quizás demasiado bien pensado. Normalmente Él Mató hace magia con las canciones instrumentales, pero esta vez se siente una energía poderosa cuando escuchamos los menos de 3 minutos de la única rola sin letra en el disco. Sin más que pensarlo, está nueva entrega es una gran evolución de sonido y un puntapié en nuestra materia gris de pura satisfacción.

No es una revista, es un movimiento.