Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

158262
Corona Capital 2019: Día 2

Corona Capital 2019: Día 2

DIEGO
FIGUEROA / MICHEL TREVILLA

19/Nov/2019

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Autódromo Hermanos Rodriguez

En su décima edición el Corona Capital no decepciona, pero tampoco se renueva.

Durante los 10 años que ha existido el Corona Capital, siempre ha causado entusiasmo en la gente. Desde que ingresas se puede ver y sentir el optimismo y la alegría de la gente, muchos corren para no perderse a ninguna de sus bandas favoritas, otros exploran las instalaciones desde muy temprano, también están los que no planean un horario, simplemente vienen a vivir la experiencia y descubrir nueva música, o los que permanecen sentados en pasto mientras toman una cerveza, también el festival es un punto de reunión con amigos o una oportunidad para hacer nuevos conocidos, pero la mayoría solo viene con una cosa en mente: pasarla bien. 

En el segundo día del Corona Capital, nuestra viaje comenzó con Kero Kero Bonito, y aunque la banda se distingue por su estilo electro pop con sintetizadores pegajosos, en vivo adoptan un sonido más rock donde resaltan más las guitarras. “Lipslap”, “Waking Up” y “Flamingo” fueron las primeras canciones, esta última la vocalista Sarah Bonito, traía un peluche de flamenco en la mano mientras cantaba con el público. “Es nuestra primera vez en México, hemos esperado mucho tiempo para esto, muchas gracias”, aprovechó para comentar. El baile continuó con “Break”, “My Party” y “Trampoline”.

En el escenario principal, una de las bandas revelación del año pasado ya se encontraba afinando sus instrumentos, Snail Mail vino a presentar su álbum debut Lush y logró cautivar a fans y no fans. La gente coreaba cada una de sus canciones, “Heat Wave”, “Speaking Terms”, “Let’s Find no Out”, “Pristine” e incluso “Thinning” de su EP Habit causaron gritos y aplausos. La vocalista Lindsey Jordan se mostró asombrada, no sabía qué esperar al venir aquí por primera vez, “es un honor” comentó, y también expresó sus ganas de regresar pronto. Al final del show, Jordan permaneció sola en el escenario con su guitarra para interpretar “Stick”, dando muestra de porqué son una de las bandas a seguir en la actualidad. 

Lucy Dacus dio un show corto, pero profundo, la melancolía y tranquilidad que transmite con su música nos hipnotizó con “Yours & Minee”, “I Don’t Wanna Be Funny Anymore” y la desgarradora “Night Shift”. “Gracias por cantar mis canciones nunca creí que las supieran”, comentó la cauntautora, despidiéndose con una gran sonrisa. 

El colectivo de Montreal, Broken Social Scene regresó a nuestro país con una gran energía. Al ser tantos músicos en escena, la cantidad de instrumentos y voces le da una riqueza musical única a sus shows; las armonías entre guitarras, instrumentos de viento, coros, batería, teclados son algo que distingue a esta banda que ya tiene más de 25 años de carrera. “Protest Song”, “Stay Happy”, “Halfway Home”, “KC Accidental”, “Can’t Find My Heart”, son algunas de las canciones que tocaron, pero la mayor sorpresa fue cuando Scott Kannberg de Pavement subió al escenario para interpretar con ellos “Ibi Dreams of Pavement (A Better Day)”.

Después de su presentación son The Strokes, Julian Casablancas regresó para ahora tocar con su banda The Voidz. Al inicio se bajó del escenario y comenzó a interactuar con el público que respondió con fervor, es un ídolo para muchos mexicanos. A pesar de que el sonido estaba algo saturado, Casablancas se rodea de músicos que muestran una gran experiencia musical, y en este caso el poder y adrenalina reventaron las bocinas. Con The Voidz, la presencia escénica que tiene Julian es mayor, se traslada más sobre el escenario, se divierte y simplemente hace lo que quiere, algo que distingue su personalidad. Abrieron con “The Eternal Tao”, pasando por “Dare I Care”, “M.utually A.ssured D.estruction”, “QYURRYUS”, “Pyramid Of Bones”, para finalizar con “Father Electricity”.

Por su parte, Jack White, quien fue headliner en la edición 2014, volvió, pero ahora con los recién reunidos The Raconteurs. White y compañía revieron la más pura esencia del rock & roll interpretando éxitos como “Level”, “Consolers of the lonely”, “Blue Veins”, “Help Me Stranger”, “Somedays (I Don't Feel Like Trying)”, “Old Enough” y “Steady As She Goes”. La perfección que busca la banda al tratar de tocar con exactitud cada una de las canciones puede hacer que su show sea un poco plano, sin embargo White también improvisaba con solos de guitarra y piano. A pesar de su seriedad, mostraron agradecimiento y “hermoso país, hermosa gente, hermosa comida”, fueron las palabras del guitarrista Brendan Benson

Bloc Party presentó uno de los discos más importantes de lo que fue la primera década de este siglo Silent Alarm. Poca a poco la gente se fue acumulando y al ánimo siempre estuvo en lo alto, comenzó con “Compliments”, “Plans”, “Luno”, “So Here We Are” y casi tocaron todo el disco en el orden contrario, pero “Helicopter”, “Banquet” y “She’s Hearing Voices” fueron las que causaron mayor éxtasis. Debido a la sobresaturación del audio, muchos detalles se perdían, fue un show que comenzó con una atmósfera enigmática y terminó con mucho dinamismo, celebrado principalmente por los asistentes más grandes. 

Muchos recordamos aquella íntima presentación de Sharon Van Etten en El Plaza Condesa, donde observamos a esa Sharon temerosa de “Afraid Of Nothing”, pero ahora que regresó para presentarse en el festival, vimos una artista totalmente diferente, fuerte, apasionada, notable. Desde que empezó con temas de su última producción Remind Me Tomorrow como “Jupiter 4”, “No One’s Easy to Love”, “Comeback Kid” la compositora nos llevó por una intensa presentación donde la vulnerabilidad de sus letras fueron clave esencial. “Han pasado muchos años” recordó, y continuó con “esta es una canción vieja” y “Tarifa” sonó con delicadeza. “You Shadow”, “Malibu”, “Hands” y la desgarradora “Seventeen” donde Van Etten entregó su alma, mientras en algunas partes gritaba. La compositora siempre improvisó su español y dijo “a mi mamá no le gustaría esta canción” antes de interpretar “Every Time the Sun Comes Up” y por último “Serpents”

No cabe duda que Billie Eilish es todo un fenómeno mundial que atrae a chicos y grandes. Desde temprano se podía ver a los niños tratando de reinterpretar su estilo con sudaderas olgadas y cabello color verde. Cuando llegó el momento de su espectáculo, la mayoría de los asistentes se congregaron en el escenario Corona Light para recibir a la cantante que decidió abrir con su mayor éxito “bad guy”. Eilish intentó hacer dinámicas con el público, como que abrieran un espacio para que pudiera pasar o que se agacharan y saltaran al mismo tiempo que ella, pero solo se quedaron en intentos, sin embargo, siempre se mostró feliz y con energía saltando por todo el escenario acompañada de su banda y visuales bizarros y escalofriantes. “my strange addiction”, “bury a friend”, “you should see me in a crown”, “xanny”, “idontwannabeyouanymore” y “everything i wanted” fueron otras canciones que interpretó la artista de tan solo 17 años.

Después de su presentación en solitario, Years & Years se apropió de la carpa Levi’s para crear una fiesta pop llena de baile. El cariño hacia la banda fue evidente con el interminable eco de gritos, o cuando el vocalista Olly Alexander recibió un ramo de flores, igualmente alguien le lanzó una bandera de la comunidad LGBT+ que vistió con orgullo. “Sanctify”, “Shine”, “Take Shelter”, “Desire”, “All For You” y “King”, fueron de las que trajeron más energía en medio de coreografías y el encanto de todos los músicos y coristas. 

Sobre Interpol no hay mucho que decir, la banda siempre se ha distinguido por salir al escenario a tocar y entregarlo todo con bastante elegancia y dominio. Sin embargo, al ahora cerrar el escenario principal trajeron un maravilloso juego de luces que por momentos disipaba ese ambiente oscuro que los caracteriza. “C’mere”, “If You Really Love Nothing”, “NYC”, “PDA”, “Evil”, “The New”, “Narc”, “Slow Hands” y “Obstacle 1” fueron algunas canciones que tocaron antes de que el vocalista Paul Banks rectificara su amor por nuestro país, “ya saben que México es nuestra segunda casa”. El encore estuvo formado por “Untitled”, “Not Even Jail”, en el intermedio Banks tomó un momento para decir “queremos agradecer a Corona Capital y a todos ustedes por haber venido, ha sido un placer” y así tocar “Stella Was a Diver and She Was Always Down” y dar fin a una edición más del Corona Capital.

Lee lo que sucedió en el Día 1.

REDACCIÓN:

Sergio
Olivares

FOTO:

DIEGO
FIGUEROA / MICHEL TREVILLA

No es una revista, es un movimiento.