172260
Va por el crew

Va por el crew

29/Ago/2020

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

#QuédateEnCasa

Ofrenda musical para superar el confinamiento.

Es viernes 28 de agosto, aunque no lo parezca y sí “más que nunca extrañamos disfrutar de nuestras bandas favoritas en vivo” con todo lo que conforma ese momento. Un poco para intentar cubrir ese vacío pero también y lo más importante, para apoyar a muchas de las personas que hacen posible los eventos musicales, es que se crea Va por el crew. Un concierto en línea que buscó y sigue buscando recaudar fondos que se destinarán a 300 personas que trabajan en iluminación, montaje, video y todo lo que hace posible que cada concierto se realice. 

Así, 15 minutos antes del evento, listo para que arranque, en la página de Va por el crew, el cronometro en cuenta regresiva marca 4 horas y 13 minutos para cumplir la meta de $3,850,000 con $1,743,759 recaudado hasta ese momento. 

Alexis de Anda abre la noche cuando presenta a Porter, que en un escenario casero toca “Pájaros” del álbum Las Batallas del Tiempo. Acertado título para los días actuales y para abrir esta noche. El espacio entre ésta y la siguiente canción, que en vivo se llenaría con aplausos, gritos y más gritos, aquí se llena con una edición que se ve un poco torpe: de pronto los músicos aparecen en distintas posiciones y arrancan con su segundo tema.

En seguida se nos muestra la estructura de ésta noche: Artista-transición con el logo del festival-presentador-artista… Entonces aparece Miguel Solís quien pide “voltear los reflectores y apuntar hacia ellos”, hacia los técnicos: “los primeros en llegar y los últimos en irse de cualquier show”. Así entra al escenario virtual Paco Huidobro con una reinterpretación no muy bien lograda de "Heroes" de Bowie, más unos visuales muy sencillos que quedaron a deber. 

Es extraño estar en un recital desde el confinamiento y cuando se pensaría que falta ese ambiente característico de cada evento, aparece el chat de la transmisión. El público, representado por seudónimos en su mayoría, comienza a ser partícipe de éste evento y también se llevará la noche. 

Esteman, desde su cuarentena, toca un solo tema: "Para siempre", que recibe los aplausos virtuales representados por los buenos comentarios en el chat. En cuanto termina la canción y aparece la transición Va por el crew salta una leyenda que dice “transmisión en vivo sin conexión” que al principio a más de uno nos hizo dudar si era el Internet de casa o el video. A través del chat, se sabe que es la transmisión la que falla, pues aparece el usuario Ambulante que aclara: “Les informamos que se iniciará nuevamente la transmisión, les pedimos de favor en unos momentos actualizar su página”. 

Así, pasados casi 8 minutos, se reactiva el video, con la sorpresa ¡que comienza de nuevo el festival! Algunos están felices porque se han perdido a Porter y otros agradecen que esto no sucedió a mitad del festival, porque verlo de nuevo hubiera sido frustrante. Y es que de entrada hubo algo extraño que no pasó desapercibido: al parecer el concierto sería en vivo, tal como indicó el anuncio luminoso durante toda la transmisión; sin embargo, por completo fue grabado, esto desconcertó a varios que aseguraban era como poner una playlist de YouTube. Claro, se entienden las razones logísticas para hacerlo pre grabado; pero lo que molestó fue la información ambigua. 

Otro mensaje de ambulante anuncia que la campaña de recaudación se extiende hasta el 16 de septiembre, ya que es evidente que al finalizar el concierto no se cumplirá la meta. 

Madame Récamier interpreta "Jamás pensé". Ella y su guitarra, solos, se ganan al público que en su mayoría expresa la buena sorpresa con su descubrimiento musical. Durante su participación se desfasa un poco el audio, ¿por qué pasa esto si es pre grabado? Esos errores la producción no se los puede permitir. Durante su canción, se desafinó la guitarra pero la artista mostró su talento también ahí, pues siguió cantando sin problema alguno.

Así se suceden, uno tras otro (no necesariamente en ese orden) los artistas invitados: Bird Fantasma, Leonel García, Carla Morrison, El Haragán y Compañía, Vampiro y Combo, Andrea Franz, Julieta Venegas, Chetes, Centavrvs, Kuro Deko, Salvador y el unicornio, e Irene Azuela.

Se presentan, como en cualquier evento de estas características, tiempos extraños para cada artista, por ejemplo, Siddhartha toca un solo tema y el público se queda con ganas de más. 

En verdad, por momentos el concierto sí pasa como una especie de playlist del confinamiento, porque hasta ahora las interpretaciones si bien han sido buenas, no han sobresalido. Ahí es cuando se agradece la interacción del público en la sala de chat. 

Imperdible leer los comentarios de quienes ahí están reunidos disfrutando de la música. En ese campo virtual, tirados en el césped de su locación favorita, desplazándose imaginariamente de un escenario a otro. Ya que, a falta de ambiente en vivo, los usuarios recrean los detalles característicos que se viven en un concierto, así aparece el que llega tarde “Voy llegando (pasando con cheve)” dijo el usuario del chat VV, el que “de una vez dame dos chelas porque de aquí a lo que pasas otra vez, ¿pero frías, eh?” o Emilia, que pasó en el mundo imaginario vendiendo “nieve, nieve la nieve, lleve la nieve”.

La propuesta musical fue variada y no hubo disrupción en ningún momento, de hecho hasta se presentaron pasajes para subir o bajar durante la noche, por ejemplo, cuando fue el turno de Enjambre, que con tres canciones sonó muy bien y abrió el escenario virtual hacia un tunel low, tranquilo, que para esa hora de la noche y en viernes, es arriesgado pero a la vez necesario para tomar un respiro. 

Maria Ruzzi brindó un popurrí de otros artistas y finalizó con un tema suyo “Me amo”, precisa participación que también hizo apología al uso de chanclas con calcetines, detalle que además de su interpretación, claro, también fue aplaudido por el público. 

Ileana rodrgiuez “reclu” recalcó que el crew cobra por evento y que ahora no hay eventos, entonces… dio entrada a Silver Rose con huracán, nos hace olvidar que esto es una especie de playlist. Subidos a un escenario de sala de conciertos y no de sala desde su casa, imprimen ahí toda su energía, necesaria para enfilar otra vez al pico de la montaña rusa que suelen ser los conciertos con muchos participantes.

Si alguien busca lo poético fue Fer Casillas, que con su tema seis hizo match con un set que antojaba en medio de un bosque; la silueta cantando y tocando la guitarra a contra luz y de fondo el verde y rosa de la vegetación.

Así, dio entrada a Marcela Viejo con su tema pequeñas profecías. En una sala de ensayo desde Barcelona apuntó hacia otro momento de levantón, un dato curioso, su bajista aparece con cubrebocas, lo cual fue como una pequeña ancla al mundo, que bien o mal, mientras duraba el festival se nos había olvidado que existía. 

Vanessa Zamora, Hello Seahorse!, Gustavo Santaolalla, Leiden, Ruido Rosa; Amandititita; Vivir Quintana con "En las luces de la tarde", desde el patio de su casa, al fondo una bicicleta colgada en la pared y un par de plantas. La sencillez resaltando la belleza y la pasión; Vanessa Zamora.

Palmera Beach tocó "Estrellas" en el mismo escenario que Silver Rose. Su participación hizo que volviera la sensación de un concierto en vivo, pero real. Suenan muy bien, con sus melodías para bailar, letras sencillas, entregas al goce total “bailar hasta que salga el sol” eso haremos, Mr. Loop, dio la recta final para que aparezca Zoé.

Así, llega casi el final de la noche: unas manos en cámara rápida dibujando el logo de la campaña (diseñado por Larregui) se construye el escenario, que es la sala/biblioteca de alguien, sin lugar a dudas, aunque sencilla, es la aparición más producida de toda la noche. Para el tercer tema dan una sorpresa pues unidos por la magia de la edición Zoé con Denise Gutiérrez, interpretan su clásico luna, a distancia, fundidos, entregando una de las mejores versiones de la noche, seamos honestos.

Apareció Café Tacvba “Amor y dulzura, fuerza y coraje/ Cuatro puntos cardinales, con los que navega” como un ungüento para los días de cuarentena. Despliegan mucho potencial al tocar, el mejor sonido de la noche, sin duda alguna, la fusión de sus instrumentos, perfecta. 

Y así finalizó este evento con una excelente causa, Nortec: Bostich + Fussible, encendieron los últimos minutos, preparándonos para un gran after que no existió por conocida razón. Porque sí, fue otro viernes de cuarentena pero por tres horas nos hicieron creer que esto había terminado. 

No es una revista, es un movimiento.