174572
A 20 años del 'Black Market Music' de Placebo

A 20 años del 'Black Market Music' de Placebo

09/Oct/2020

Discrepancias políticas al ritmo de electrónica cruda: la desavenencia atemporal de Placebo vs ...

Gracias a los (des) afortunados sucesos que marcan al mundo día con día, es que el pensamiento y la ideología de la población va cambiando. De manera informal, se podría decir que cada vez hay más personas de “mente abierta”, aunque no se descarta que en pleno siglo XXI sigan existiendo los prejuicios, y estos marquen determinados y lamentables acontecimientos. Retrocedamos un poco en el tiempo . . .

Durante el otoño de 1999, Placebo decidió emprender un nuevo viaje musical. Esta vez bajo el interesante sonido de Black Market Music, su tercer álbum de estudio publicado un 9 de octubre, pero del 2000. La agrupación británica recién acababa de terminar la gira promocional de Without You I'm Nothing (1998), su segundo LP, y con el que se había consagrado como “una de las grandes promesas del rock británico”.

El productor discográfico Paul Corkett (The Cure, Nick Cave), con quien anteriormente Brian Molko había previsto la posibilidad de trabajar gracias a su colaboración con David Bowie, les buscó un espacio en la modesta instalación de Matrix Studios; lugar donde la banda se encerró durante tres meses para hacer la primera maqueta del material, que más tarde se culminó en Olympic Studios de Londres. El material de 12 pistas (más una oculta), significó un antes y un después para ellos.

Placebo (2000)

¿Qué fue lo que pasó?, si volvemos a la recepción del álbum hace 20 años, podemos encontrar dos bandos. El primero a favor de la producción, compuesto por los adolescentes incomprendidos que se identificaban con las letras ambiguas que interpretaba aquel personaje andrógino. Mientras que el segundo, el disconforme, incluía miembros de los MMC y las grandes industrias musicales. Después de compartir líricas oscuras y sin un significado especial, esta es la primera vez que Placebo se atreve hablar con sinceridad de temas relacionados con el clasismo, el racismo, la diversidad sexual, drogas y de forma sutil, el amor; todos y cada uno de ellos en sonidos más crudos, e inclinados hacia el rock pop, y la electrónica alternativa.

Black Market Music es una respuesta a todo lo que Brian, Stefan Olsdal y Steve Hewitt estaban viviendo en ese momento; la grandeza de los éxitos, y el tortuoso cansancio mental. En palabras del propio frontman “Tenía el deseo de escribir sobre el mundo que veía a mi alrededor.” Sin embargo, la crítica se aglomeró al ver el resultado, pues consideraron que la banda había sido demasiado ambiciosa por entregar un material que intentaba ser mejor que el anterior. La respuesta del público se vio plasmada en el ranking, en el que el disco alcanzó el lugar seis en las listas de Reino Unido, mientras que en lugares como Francia, arrasaba con la posición número 1.

***

“Taste in Men” da inicio a esta nueva aventura en la que son evidentes los cambios de Placebo. Una melodía que toma como influencia el sonido enrevesado de Nine Inch Nails y lo transforma en una apertura inquietante. Durante toda la reproducción, se escuchan referencias a proyectos como Depeche Mode, Roger Waters, Bob Dylan y Sonic Youth.

“Days Before You Came” es probablemente lo que todo la audiencia esperaba. Una vuelta a sus inicios con un poco de rock sombrío. Más adelante se encuentra “Special K”, uno de los temas más emblemáticos del material, que habla del vinculo entre el amor y las drogas (ketamina). Inmediatamente surge una colaboración con Justin Warfield en “Spite and Malice”; la razón recae en que Molko quería hacer su propia versión de Limp Bizkit, una de las bandas que más detesta, ¿polélimico?, ya lo creo.

placebo-2

Por su parte “Passive Aggressive” y “Narcoleptic” fungen como momento de reflexión que si bien, hacen una clara relación a su segundo material. Otro de los singles que se desprenden del LP son “Slave to the Wage”, en el que en compañía del sonido chirriante de la guitarra se habla de la monotonía de un trabajo y “Black-Eyed”, uno de los temas más interesantes y complejos, que puso a la banda en una balanza, pues al hablar de un personaje con una infancia problemática se cuestionó mucho si este álbum no sería más que un reflejo del trastorno de personalidad del vocalista.

El material está lleno de dramatismo, desde su realización, hasta los sonidos profundos que utilizan para darle más vida a las pistas. Implementar sintetizadores, violines y el piano interpretado por primera vez por el líder de la banda, son detalles que enriquecen el valor de los temas que lo componen.

Este disco tardó nueve meses en culminarse y hasta la fecha, es el periodo de tiempo más largo que la agrupación británica ha pasado dentro de un estudio. Es es el material menos favorito de Brian Molko, probablemente por la dificultad social a la que se enfrentó posterior a su publicación. No obstante, dentro de su complejidad lírica y sonora, te incita a ir por más, y dejar de lado los prejuicios. Tomando en cuenta los temas sociales que abarca, el disco puede ser considerado como atemporal; y hoy a 20 años de su publicación, Black Market Music suena con más fuerza.

A propósito, la banda celebrará el vigésimo aniversario de este material con una serie de cuatro capítulos titulada Black Market Music Stories; un compilación de entrevistas y material de archivo nunca antes visto. Todos los episodios se encuentran disponibles a través de su canal de YouTube.

Si Placebo no hubiera “experimentado” con su proyecto, probablemente nunca hubiéramos conocido sus trabajos posteriores y su música nunca hubiera amparado movimientos tan fuertes. 

No es una revista, es un movimiento.