83500
Placebo MTV Unplugged

Placebo MTV Unplugged

16/Nov/2015

El tiempo pasa y Placebo decidió compartir su MTV Unplugged para la posteridad.

Con versiones reinventadas de 17 de sus canciones, Placebo se une a la ya larga lista de artistas que han grabado un concierto Unplugged para la cadena MTV, y es justo decir que el resultado de aquella sesión, que tuvo lugar durante el pasado mes de agosto en The London Studios, es sobresaliente y dejará satisfechos a la mayoría de los fans de la banda que se encuentra en plena celebración por sus 20 años de existencia.

El grupo hace una interesante selección de temas, dejando fuera varios de sus éxitos más conocidos, para armar un setlist más introspectivo con el que se captura a la perfección la esencia de dos décadas durante las cuales ha estado presente en la escena musical. En esta ocasión se experimenta con diversos instrumentos y se cuenta con una maravillosa orquesta de cuerdas para conseguir un sonido diferente con el que se le da una nueva vida a las canciones elegidas. Además, se aprovecha muy bien la oportunidad para presentar al nuevo baterista, Matt Lunn.

El Placebo MTV Unplugged (disponible a partir del 27 de noviembre) comienza con “Jackie” y “For What It’s Worth”. Antes de que inicie “36 Degrees”, Brian Molko saluda a los asistentes y les agradece por estar ahí, además de que introduce el tema mencionando, que no se tocaba en vivo desde hace mucho tiempo. Más tarde, el cantante tiene un duelo de voces de grandes alcances con Majke Voss Romme, la primera invitada especial de la noche, en “Every You Every Me”.

La mayor parte del show es melancólico y también llega a ser dramático. Las luces tenues otorgan matices claroscuros y luego son más fuertes. La presentación se vuelve más intensa por momentos y en general se trata de una experiencia sumamente nostálgica tanto para los músicos como para los fans, que se convierten en cómplices de un logro más en la notable carrera del recientemente renovado trío. A lo largo de la velada, Molko aprovecha las pausas para interactuar con el público, mostrándose nervioso y feliz; por su parte, Stefan Olsdal se luce en el bajo y también muestra su talento en diversos instrumentos como el piano, entre otros.

En medio de un escenario sencillo con una buena iluminación, la banda es rodeada por delgadas cortinas transparentes que funcionan como pantallas para proyectar diferentes animaciones que, dependiendo de la canción que se interprete, van desde lo que parece ser nieve cayendo y líneas que se delinean como si se tratara de una frágil capa de hielo que poco a poco se va agrietando, hasta humo, el nombre de la agrupación, y otras secuencias al ritmo de la música.

Con Joan As Police Woman como segunda invitada, suena “Protect Me From What I Want”. El líder de Placebo se pone a tocar la armónica hacia el final. Las emociones van creciendo conforme sigue avanzando la velada y después de escuchar “Loud Like Love”, “Slave to the Wage”, “Without You I’m Nothing” y más. Llega un momento muy especial en el que el grupo toca por primera vez en vivo “Bosco”, algo que nunca había pasado en 20 años.

El cierre llega con la ya conocida y popular versión que Placebo hace de “Where Is My Mind?”, original de Pixies, ahora con piano, un acompañamiento de cuerdas y una voz casi angelical de fondo. Le sigue “The Bitter End", marcando el gran final en medio de la ovación de todo el público.

No es una revista, es un movimiento.