Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

122162
Noel Gallagher's High Flying Birds — Who Built the Moon?

7

Noel Gallagher's High Flying Birds
Who Built the Moon?

Who Built the Moon? / 2017

Artista(s)

Noel Gallagher’s High Flying Birds

Who Built the Moon?: La interminable batalla por ser el mejor Oasis.

Pasó solo un breve tiempo después de que Liam Gallagher lanzará su disco debut, para que Noel Gallagher, el mayor de los dos hermanos, editará su tercer disco con sus High Flying Birds: Who Built the Moon?... ¿Es esto una batalla de egos?, ¿Sigue sonando a Oasis?, ¿De verdad vale la pena escucharlo?, ¿Es verdad que suena a Ricky Martin?, ¿Será este el mejor disco de su carrera?, ¡¿Será este el mejor disco de la historia?!, ahora que hemos escuchado una y otra vez el disco completo, editado por Sour Mash y producido por David Holmes, todas estas preguntas tienen una respuesta bastante sencilla y concreta.

Desde el primer minuto del disco las comparativas con su anterior trabajo como una mitad del extinto Oasis se hacen en automático. “Fort Knox”, la que inicia con todo el debate, no es más que un “Fucking in the Bushes”, es como escuchar el inicio del Standing on the Shoulder of Giants, pero con sonidos selváticos y un tanto más hipnóticos.

Luego comienza el gran adelanto del disco “Holy Mountain”, donde se nota todo el trabajo de David Holmes, un ambiente bien electrónico, un sample de “The Chewing Gum Kid” y el coro “¡She dance, she dance!” que según la policía de las redes sociales asemeja al famoso “¡She bang, she bang!” de Ricky Martin, donde tengo que ser bien sincero… no tiene nada que ver, pero si así fuera, la canción es muy pegajosa, bien producida y súper popera, una canción con todos los estándares Beatlenianos, y esas son las únicas reglas que Noel obedece.

A partir de aquí ninguna otra canción tiene parecido alguno a cualquier sonido, característica o lo que sea con Oasis, pero sí ocupa todos los recursos que funcionan y han funcionado en el britpop a lo largo del tiempo. Se pueden escuchar armonías muy The Smiths, riffs poderosos y secciones de vientos muy The Style Council, efectos y sonidos muy a lo Blur, ruidos etéreos y psicodélicos al estilo Spiritualized, Stone Roses o The Verve, incluso tuvo que recurrir a Johnny Marr y Paul Weller para que le ayudaran en un par de canciones.

Esto se trata de demostrar quien hace el trabajo musical, porque si bien Liam logra hacer algo más decente que Beady Eye, no deja de sonar a un Oasis muy genérico. También es cierto que Noel se arriesgó por algo más psicodélico, experimental y creativo, pero mientras que el hermano menor pasa de panzazo la prueba, el otro no obtiene realmente una calificación mucho mayor, aunque por méritos de esfuerzo el hermano mayor logra superarlo por muy poco… sobre todo por la sección instrumental del disco.

No es una revista, es un movimiento.