185432
Andrés Calamaro — Dios Los Cría

9

Andrés Calamaro
Dios Los Cría

Universal Music España / 2021

Artista(s)

Andrés Calamaro

La sutileza de galopar por caminos desconocidos. En Dios Los Cría, Andrés Calamaro cambia las vestiduras de sus clásicos y nos embarca en una nueva aventura llena de elegancia y melancolía.

"Siempre seguí la misma dirección, la difícil, la que usa el Salmón" pronunciaba Andrés Calamaro hace 21 años en la canción que sería una de sus obras que lo definirían, al grado de dejarle como apodo el título. Si, "El Salmón" era una especie de visión de lo que siempre ha sido el autor de Buenos Aires, un hombre que suele tomar decisiones complicadas, ir por los caminos complejos y enfrentarse, con su voz de cantante, a cada uno de los ruedos que ha visitado musicalmente hablando. Dios Los Cría es un rumbo distinto, donde se reinterpreta a sí mismo.

Fue grabado y producido en 2017, así que estuvo enlatado cuatro años. El encargado de la producción fue Carlos Narea, quien ha colaborado en obras memorables dentro de la música hispana como El Amor Después del Amor de Fito Páez, En Esta Ciudad de Cecilia Toussaint, así como algunos trabajos discográficos de Hombres G, Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina, solo por mencionar algunos ejemplos. Liderando los arreglos de piano y del trío estuvo a cargo Germán Wiedemer, quien ha sido un brazo derecho para Andrés desde hace ya tiempo.

Andrés Calamaro_dios los cría_arte

"Aferrarse a las espinas de las rosas..."

Dios Los Cría es una obra que lleva los clásicos de Andrés Calamaro hechos entre 1989 y 2013 al ritmo del bolero, aunque también se mezcla con el flamenco y el tango. Se podría decir que estos géneros ya han sido utilizados por el cantante, de inmediato viene a la memoria aquel cover a "Mareo" de Babasónicos para Volumen 11, las interacciones con la música tradicional española en Los Rodríguez y el tango de "Jugar Con Fuego" de Honestidad Brutal. Lo importante para este nuevo álbum es, que todas las diecisiete obras están completamente cercanas al ya mencionado bolero.

La selección de temas para este disco se retoman de sus obras en solitario mayoritariamente, pertenecen a registros como Nadie Sale Vivo de Aquí del 89, Alta Suciedad y Honestidad Brutal de los noventas, El Salmón, El Cantante y El Palacio de Las Flores, lanzados entre 2000 y 2006, así como Bohemio de 2013. Además incluye tres piezas que Calamaro compuso para Los Rodríguez, específicamente tomados de Buena Suerte y Palabras Más, Palabras Menos, además de la canción "En Algún Lugar Encontraré", que fue hecha para la película Caballos Salvajes de 1995.

Diecinueve invitados ayudan a mostrar esta nueva perspectiva de las grandes canciones en Dios Los Cría. Tenemos desde leyendas de la música como el ex portero del Real Madrid, Julio Iglesias, Raphael y León Gieco hasta cantantes que protagonizan la escena musical en España y Latinoamérica como puede ser Leiva, Mon Laferte y Sebastián Yatra. No se puede dejar del lado a otros grandes de la historia musical en nuestro idioma como puede ser Vicentico, Julieta Venegas, Lila Downs, Saúl Hernández y Alejandro Sanz.

La evolución sonora, además del cambió en la instrumentación, es protagonizada por lo que es el aspecto más importante del álbum, la interpretación. Este disco de duetos respeta las líneas melódicas originales, aunque aprovecha para darle giros radicales en algunos momentos, si ya conocías las canciones entonces el factor sorpresa es un detalle lindo.

Tracks como "Flaca", "Tuyo Siempre", "Algún Lugar Encontraré", "Jugar Con Fuego" y "En Un Hotel de Mil Estrellas" se muestran respetuosas en el aspecto melódico de voces al ya conocido. El mérito de estas obras son los espacios instrumentales, donde el protagonismo de música sublime es el encargado de colorear los oídos con arreglos de piano, vientos y percusiones bajo estilos tan elegantes que te hacen sentir en medio de una bohemia, llena de bebidas oscuras, trajes negros y melancolía nocturna.

Andrés Calamaro

Resignificación.

Andrés me comentaba hace unos días en una entrevista que temas como "Paloma" se hacen en vivo "como siempre y como nunca, nunca dos veces iguales". Lo anterior lo señala porque con el tiempo ha evolucionado él como interprete, y está claro que no es el mismo que en el 98 grabó Honestidad Brutal. Curiosamente "Paloma", que es uno de los himnos más grandes del "Salmón", tuvo antes otra reversión, la de Romaphonic Sessions que estuvo hecha a puro piano y en un tono y medio más grave.

Para esta ocasión adquiere un valor nuevo, ya que aquellas guitarras crujientes salen del campo y entran unos pianos dulces que con las percusiones crean una pista envolvente, que levanta las ganas de llorar. Enorme mérito el de Ivan Ferreiro, Leiva y Sebastián Yatra, que cada uno es fiel a su estilo y hacen de la textura de "Paloma" algo muy satisfactorio, creo que para nada se queda corta.

"Estadio Azteca" tiene una interpretación completamente distinta al resto y mucho tiene que ver el trabajo de Lila Downs. De entrada puedes desorientarte un poco, pero vale la pena conocerle este giro a una obra que nació grande. Entre las teclas que quizás dejan de ser tan dramáticas como las tradicionales, Lila y Andrés enuncian al final algunos versos, donde el de Buenos Aires repite aquella frase que evocó durante el famoso cover de "Crimen" en homenaje a Gustavo Cerati junto a Enrique Bunbury en 2014: "Gracias le doy a la vida, gracias le doy al señor, porque entre tanto rigor y habiendo perdido tanto, no perdí mi amor al canto ni mi voz como cantor".

Por supuesto que tampoco se puede dejar de pensar en el fallecido Diego Armando Maradona y el vivo Marcelo Scornik, quienes dejan su alma y esencia para siempre en este tema.

Para dos de las reversiones de Los Rodríguez, Andrés optó por el flamenco, es así que "Engánchate Conmigo" del treintañero Buena Suerte tiene un ritmo fluido y poderoso junto a las voces de juanes y los arreglos de Niño Josele. Por otra parte, "Para No Olvidar", que en su versión de Palabras Más, Palabras Menos era un poco más tropical, enfrenta un cambio de ritmo que te obliga a bailar, acompañado de un poderoso solo de guitarra acústica. Tal vez es el tema más rabioso del álbum.

Sorprende mucho escuchar nuevamente algunas piezas que parecían olvidadas como podría ser "Horizontes" y "Gaviotas" de El Salmón. También se rescata "Mi Bandera" de El Palacio de Las Flores, "En Un Hotel de Mil Estrellas" de Los Rodríguez y "Pasemos a Otro Tema", que recuerda su errante primer etapa solista, de donde Nadie Sale Vivo de Aquí logró hacer mucho con pocos reflectores.

Dios Los Cría me hace pensar siempre en Bohemio. Se podría decir que fue su último gran álbum (por ahora), una estocada brillante que le hizo ser todavía más legendario de lo que ya era en una década donde estaba destinado a las tierras del olvido. Tal vez desde ese lanzamiento muchos pensábamos en Andrés como esa figura de torero elegante, no solo era un roquero histórico, era un hombre de la noche, era el cine, los tragos y los lentes oscuros. El nuevo disco tal vez era algo que imaginábamos algunos desde aquel entonces.

Justo la canción homónima a ese registro le hizo ponerse mano a mano con Julio Iglesias, un hombre que si que sabe lo que es ser bohemio y que relata con su interpretación un umbral más suave, pero igual de impactante. El otro tema es "Tantas Veces" donde las voces de Mon Laferte y Calamaro se funden en un pasional cántico que conmueve desde los primeros alientos, es tal vez el punto más alto en todo el disco.

Andrés Calamaro_

"Dentro de la propia sombra de una canción... está la vida"

Dios Los Cría concluye en ser un acercamiento muy humano a la obra de Andrés. Detrás de todo ese personaje tan histórico y provocativo existe una visión muy humana de lo que puede ser la pasión, los dolores y las múltiples faenas a las que nos enfrentamos día a día. No puedo dejar del lado esa frase de "Dentro de Una Canción" (que no fue reversionada) como una síntesis de las cosas que uno se encuentra al recurrir a su discografía.

No son los grandes himnos lo que son por sus ventas, tampoco lo son por el personaje que está detrás de ellos. Es la conexión que existe con el escucha y la bandera que pueden representar para ellos en momentos de gloria o adversidad dentro de su vida lo que los vuelve himnos, canciones que incluso la gente quiere oír el día de su boda, o que quieren que sea la música de fondo en sus velorios. Andrés Calamaro es el claro ejemplo de la importancia de hacer letras inteligentes, y con Dios Los Cría les da un nuevo aire, para que conecten con el mundo desde una nueva óptica. Disfrútalo a continuación.

Andrés_Calamaro

No es una revista, es un movimiento.