91139
Coachella 2016 – Primer fin de semana: Día 1

Coachella 2016 – Primer fin de semana: Día 1

El monstruo de Coachella nos abre las puertas otra vez.

El desierto de Indio, California entró en llamas. Por fin había llegado la primera semana del festival con 6 escenarios, 59 bandas y una misión: ser comidos por un monstruo musical llamado Coachella.

Por ser el primer día del festival, la espera y las ansias carcomían los minutos en las filas hasta que se abrieron sus kilométricas puertas de acceso. El viernes arrancó con bastantes opciones, entre ellas Carla Morrison, que pese a tener un horario inicial fue aclamada por sus seguidores. Por otro lado, HEALTH con su digerible rock de Los Ángeles suavizó el humor de la gente con sus ritmos en el escenario Mojave.

Carla Morrison

Sin duda, ir a Coachella es más que niñas con flores en la cabeza y “pousers” hipsters. Aunque los había, el hambre musical se olía a kilómetros. La diversidad brotó desde el principio: desde Mavis Staples, quien con su impactante voz nos tomó presos de un blues pegajoso hasta el indie rock de Front Bottoms, quienes tocaron en el Outdoor Theatre, uno de los principales escenarios.

La tarde avanzaba y con ella las pieles se tostaban, pero el calor no fue obstáculo para que Goldroom abarrotara el escenario Gobi, mientras que Miami Horror, ofrecía sus letras con movimientos sin medida al grado que, entre saltos y ejecuciones ondulatorias, la euforia los llevó a colgarse de los tubos del escenario, hasta que seguridad se los prohibió.

Miami Horror

Bob Moses, al igual que en su presentación de la semana pasada en Ceremonia, hipnotizaron con su electro hasta a las palmeras que envolvían el recinto, y DJ Mustard se apropió del escenario Sahara, sacudiéndolo con mezclas que hacían que te olvidaras del calor. 

Si se agradece algo de un festival es la cercanía entre escenarios, y Coachella los ubicó este año estratégicamente para no tardar más de 5 minutos en ir de uno a otro. Fue por ello que, aunque sacamos el lado folk con Lord Huron agitamos después nuestro día con Years & Years, a una distancia de dos minutos caminando. La multitud explotó con temas como “Desire y  “King”.

Estadounidenses, chinos, mexicanos y hasta europeos tapizaban los suelos de Coachella. Pero si existe un grupo que puede unificar voces sin importar su procedencia es Foals, quienes se encargaron de subir las revoluciones en el escenario principal. Ciento de bocas, pies y manos se pusieron en movimiento al escuchar temas como “Mountain at My Gates, “What When Down y por supuesto su clásico “Spanish Sahara”. Mientras que casi a la par, The Kills azotó su llegada y “Doing It to Death se convirtió en un himno entre el público.

Foals Coachella

Uno de los show más esperados fue sin duda el de BØRNS, saturando el escenario Mojave con “The Emotion” y “Electric Love”, mientras que Underworld electrificó el escenario Sahara con un juego de luces futurista  

Otro de los atractivos de este año fue su amplia variedad en Food Trucks y su eficacia, pues aunque a las 8 de la noche las filas eran enormes, lo cierto es que se movían como ciempiés en busca de pollo frito, comida thailandesa, pizza y hasta tamales con guacamole -¿neta?-  

De nuevo, llegamos al escenario principal y M83 no tardó en estrellar su sonido en el cielo a través de un creativo diseño visual, bañándonos con temas como “Reunion”, “Do It, Try It y por supuesto, “Midnight City”.  Pero a quien no pudimos quitarle la vista de encima fue a The Last Shadow Puppets, la agrupación nos compartió su excentricidad y misticismo, muy al estilo Turner.

The Last Shadow Puppets

La noche llegó y con ella la emoción volaba con el viento desértico. Ellie Goulding pisó el escenario principal y desató coros con ecos entre el público. “Outside”, “On My Mind” y “Lights” enamoraron a Coachella. Tras terminar, Jack Ü nos transportó a un viaje surreal y emocionante. Sorpresivamente, Diplo y Skrillex, lograron la mayor audiencia en este primer día, rebasando los límites entre escenarios, bailes y gustos, logrando así casi una audiencia total.

Finalmente el regreso de LCD Soundsystem llegó. La voz de James Murphy erizó la piel de sus más fieles seguidores y el grupo obsequió una extensa compilación de sus temas por más de hora y media. Y aunque muchas de las nuevas generaciones escucharon dos canciones y se fueron, brotaron los fieles seguidores y  gritaban cada una de sus letras hasta el final del show. Así  fue como cerró con broche de oro el primer día del monstruo musical llamado Coachella.
¿Qué nos esperaba al día siguiente?  

Primer fin de semana: Día 2

No es una revista, es un movimiento.