Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

171756
¡Feliz Cumpleaños, Andrés Calamaro!

¡Feliz Cumpleaños, Andrés Calamaro!

El Salmón, o Andrés Calamaro, cumple 59 años de brutalidad honesta y más de cuatro décadas de explosiones creativas y emocionantes obras.

Son contados los artistas latinoamericanos que dejan una huella en la música, que la transforman a tal grado de crear una escuela o una influencia que perdura en artistas de nuevas generaciones, aunque es fácil ubicar a Andrés Calamaro entre uno de ellos. Nacido el 22 de agosto de 1961, El Salmón es un icono de la música en América gracias a su enorme trayectoria como solista y en bandas como Los Abuelos de la Nada y Los Rodríguez.

Desde los ocho años, Andrés se acerco a la música tocando el bandoneón. Dentro de una familia con un gran gusto por la música, a los 17 años comienza a adentrarse como guitarrista y tecladista en proyectos que no tienen mucho éxito, incluyendo Proyeco Erekto, banda conformada por Zeta Bosio y Gustavo Cerati, que años después pasaría a llamarse Soda Stereo.

Es hasta 1982 que el artista obtiene una oportunidad en la nueva alineación de Los Abuelos de la Nada. El proyecto era liderado por Miguel Abuelo y Cachorro López, aunque con el tiempo Calamaro tomaría gran protagonismo gracias a sus composiciones, además el cantautor se integra a la banda soporte de Charly García como solista. Es así que llega su primer hit, llamado "Mil Horas", el cual ha sido versionado en infinitas ocasiones en géneros como la cumbia y la salsa.

En paralelo, Calamaro comienza a desarrollar su material solista previo a su salida de Los Abuelos de la Nada, donde es reemplazado por Fito Páez. Su estilo va tomando reconocimiento de a poco en sus discos Hotel Calamaro, Vida Cruel, Por Mirarte y Nadie Sale Vivo de Aquí. Esto gracias a un estilo new wave que se desprende de las ideas del rock setentero, y busca mezclar el rock and roll con influencias modernas, así como baladas oscuras que contaban con colaboraciones de Spinetta, Luca Prodan y Charly García.

El éxito de esos años es capitalizado por canciones como "No Me Pidas Que No Sea Un Inconsciente", "Cartas Sin Marcar" y "Pero Sin Sangre". Andrés establecía un discurso romántico y al mismo tiempo irreverente, dejando una narrativa muy particular, aunque se desprendió de ella cuando se fue a España en 1990 para formar Los Rodríguez.

Junto a Ariel Rot, el artista comienza una etapa outsider en su vida y Los Rodríguez muestran una faceta experimental para Andrés. El rock colisionaba con el flamenco, el reggae y el tango en una banda revolucionaria para España, donde las historias de Calamaro eran protagonistas por retratar el amor, la humanidad y la propia lejanía del hogar en compañía de contundentes músicos.

"Sin Documentos", "Todavía Una Canción de Amor" y "Mi Enfermedad" ayudaron a consolidar al artista en Europa, aunque en la segunda mitad de los noventa se separó la banda y el artista regreso con más credenciales a Argentina.

Es entonces que el cantautor comienza una explosión creativa donde se estableció su esencia y se volvió un referente histórico. Con la voz más ronca, el discurso de Calamaro se tornó agresivo, crudo y al mismo tiempo fantástico con la llegada de Alta Suciedad, donde destacaban canciones como "Flaca", "Crímenes Perfectos", su polémica y premiada canción que hacía referencia a las drogas, "Loco" y su cercanía a la tauromaquia con "Media Verónica" fueron la base de un disco de carácter fuerte que fue bien recibido.

Sin perder mucho tiempo, Andrés grabó Honestidad Brutal, que para muchos fue su obra maestra. Otro disco lleno de crítica y romanticismo que impactó por canciones como "No Tan Buenos Aires", "Paloma", "Los Aviones" y "Te Quiero Igual". Para ese entonces, Calamaro ya era un referente, era una escuela distinta a la de Spinetta, a la de García, Cerati, El Indio Solari, Luca Prodan y demás artistas. Él ya tenía su sello y fue un estilo bastante contundente que abrió debates y entró en el gusto del público.

Luego de una catarsis artística donde estuvo involucrada la salud, las adicciones y más de 300 canciones, Calamaro presenta en el 2000 El Salmón y se retira un tiempo de la música. Fue una etapa complicada para él y su familia, ya que estuvo cerca de perder la vida en esos pasajes.

Andrés Calamaro_año 2000

Luego de salir de la polémica, el compositor reaparece de a poco con El Cantante, donde destaca su canción "Estadio Azteca", y en 2005 regresa a los escenarios de la mano de Bersuit para El Regreso, disco que marcó su vuelta exitosa a la música. Fue así que el artista volvió a los grandes hits en discos como Tinta Roja, El Palacio de Las Flores, La Lengua Popular y On The Rock. En ellos el discurso fue menos explosivo, pero muy humano. Canciones como "Los Chicos", "Corazón en Venta" y "Carnaval de Brasil" fueron el ejemplo.

Siendo un artista que ya no tenía nada más que demostrar, Calamaro se dedica a experimentar en distintos géneros y formatos en vivo de forma exitosa. Y es en 2013 que aparece con un disco sublime llamado Bohemio, donde las canciones crudas y melancólicas marcaron una nueva etapa de triunfos, estos se vieron reflejados en una gira de casi tres años. "Nacimos Para Correr", "Cuando No Estás" y "Rehenes" son una síntesis de la nueva manera de ver la música del artista.

Calamaro es un hombre multifacetico, un torero que anda y que sus pasos se escuchan gracias a su forma de decir las cosas. Ya sea tranquilo o en su estado más extremo, Andrés ha retratado el amor de forma intensa y sensible, así como las sensaciones que te da la vida en ciudades de América y España, desde las frustraciones hasta los encantos.

Luego de cinco Grammys, premios Konex y premios Gardel el artista aún no descansa. Los últimos años han traído discos como Volumen 11, Romaphonic Seassions y Cargar La Suerte,  los cuales son la prueba de que Andrés Calamaro no se devalúa, y El Salmón sigue acrecentando su leyenda.

No es una revista, es un movimiento.