169280
A 50 años del ‘Fun House’ de The Stooges

A 50 años del ‘Fun House’ de The Stooges

07/Jul/2020

The Stooges, rock crudo como un bistec sin cocinar pero necesario como el aire.

El mundo suele estar marcado por la búsqueda constante de la perfección y en la música ocurre lo mismo. La mayoría de las agrupaciones aspiran a conseguir sonidos elegantes y refinados; sin embargo, no todas piensan así. Una que siempre se distinguió por hacer las cosas a su manera y no como los demás fue The Stooges. El cuarteto es hoy considerado como uno de los padrinos del punk y garage callejero, aunque en su momento fue nulo el éxito comercial obtenido. Tuvieron que transcurrir décadas para que llegara el reconocimiento de los demás.

La formación clásica del combo está definida por Iggy Pop (voz), Ron Asheton (guitarra), Dave Alexander (bajo) y Scott Asheton (batería). Los cuatro publicaron en 1969 su álbum homónimo con el que dieron una muestra de su feroz sonido. En su momento fueron denostados por sonar feo e inclusive se les consideró que eran un insulto para la música. El mundo todavía vivía los estragos del flower power y no estaba listo para los gritos desaforados y los instrumentos que sonaban a una licuadora descompuesta.

Pero si el primer trabajo fue un grito de furia, el segundo se convirtió en un relámpago de poder. El conjunto originario de Michigan se trasladó hasta California para grabar en dos semanas las siete canciones que conforman Fun House, trabajo publicado el 7 de julio de 1970. 

Los cómplices en los discos de The Stooges

En cuestiones técnicas, si algo distinguió a The Stooges fue la fina y versátil selección al momento de elegir a los productores de sus discos. El primero estuvo a cargo de John Cale, reconocido por ser fundador de The Velvet Underground y pieza clave en la historia de la música experimental. Mientras que el tercero, Raw Power, tiene en los créditos al mismísimo David Bowie.

En el caso del segundo material, el trabajo detrás de la consola corrió a cargo de Don Gallucci. Su nombre es fundamental en la historia del punk porque fue pianista de The Kingsmen, conjunto fundado en 1958 y para algunos el primero en hacer música sudorosa y acelerada que rompía las estructuras del rock & roll de la época. Son los creadores de “Louie Louie", composición que un par de años después sería interpretada por The Sonics.

Música peligrosa que desafía lo establecido

En cuanto al sonido, el grupo logró condensar su pasión por el blues y los sonidos crudos como un bistec sin cocinar. Jamás pasó por su mente el virtuosismo porque ninguno de los integrantes tenía grandes habilidades, aunque sí algo le sobraba a cada uno era pasión y rebeldía. Cuando se juntaban daban como resultado una explosión que provocaba fuego en el escenario.

Precisamente de este material se desprende “T.V. Eye”, una de las piezas más agresivas que se han creado en la historia del rock. En ella cada uno de los instrumentos contribuye a crear un bólido sonoro. Desde los gritos del piel-de-liga de Iggy hasta la distorsionada guitarra de Ron. Su legado ha logrado trascender generaciones que inclusive el riff de guitarra de "Sleep Now In the Fire" de Rage Against the Machine está inspirado en esta pieza.

A su vez, en “Dirt” queda de manifiesto el gusto de The Stooges por el blues. El ritmo lento e hipnótico se alimenta por completo de Howlin' Wolf y Muddy Waters. Son siete minutos de locura demencial y una robótica batería que taladra hasta la parte más profunda del cerebro. Mientras que “Fun House” y “L.A. Blues” se distinguen por incluir el saxofón de Steve Mackay y así adentrarse en el avant garde y free jazz.

Por otra parte, al escuchar “Loose” resulta imposible no imaginar a un Iggy sin playera revolcándose sobre vidrios rotos. Con su actitud de prófugo de un manicomio también fue uno de los impulsores del pogo, baile que evolucionaría hasta convertirse en el slam que hoy está presente en la mayoría de conciertos.

Mientras más pasan los años más se valora la verdadera relevancia e importancia de The Stooges. La lista de bandas a las que influyeron incluye desde Ramones y Black Flag hasta The Cramps y Las Ultrasónicas. Es música que ha logrado superar la barrera del tiempo porque no fue creada para encajar en las modas pasajeras sino como un medio en el que cuatro jóvenes expulsaron sus sentimientos a ritmo de furia y sudor.

No es una revista, es un movimiento.