138262
Entrevista con Pixies

Entrevista con Pixies

09/Nov/2018

Alimentación musical y culinaria; drogas, Pixies y el futuro.

Entrevistar a Joey Santiago fue todo un shock, porque es una persona a quien admiro demasiado y en especial porque su estridente guitarra ha influenciado la forma en la que he apreciado la música durante gran parte de mi vida. Los nervios atacaron mi cuerpo en segundos, mi habla se hizo errante, pero logré saludarlo confesándole mi admiración.

“Bueno, está mañana fui a dejar a mis hijos a la escuela, les hice el desayuno y me acabo de almorzar un sushi”, es lo dice Joey para demostrarme que todo esta bien y que sigue siendo humano.

Pixie: 1. Noun. A cheerful mischievous sprite.

Hace 30 años el mundo vivió el estreno del álbum debut de Pixies, donde se reproducen grandes clásicos como “Gigantic”, “Bone Machine” y “Where Is My Mind”, la obligada para toda banda de covers. En su tiempo, este gran disco no se consideraba tan grande como lo es en nuestros días.

“Celebrar este disco después de 30 años es muy raro y me siento muy feliz porque el álbum sigue siendo relevante. Eso es genial porque al final le dieron la importancia que merecía, es como si hubiéramos logrado nuestra meta inicial, ¿sabes?”, comenta Santiago.

Estos compas dejaron de tocar en 1993 –dos años después de estrenar el Trompe le Monde y se reunieron hasta 2003 para seguir tocando los grandes clásicos. Pero fue en 2014 que por fin decidieron crear música nueva, sin Kim Deal y reagrupándose con Paz Lenchantin, quien ha tocado con Queens of the Stone Age, A Perfect Circle, Jenny Lewis y muchos más.

Los gritos desesperados del público pidiendo música nueva no fueron totalmente complacidos ya que el resultado –Indie Cindy– no fue nada parecido a lo que sus fans esperaban.

“Nuestro antiguo sonido era más salvaje y la gente se volvía loca, aunque los jóvenes fans siguen siendo igual de alocados hoy en día. Nuestro plan es hacer un álbum mejor que nuestra vieja discografía. Pero siempre ha sido así, lo hicimos desde Come On Pilgrim hasta Trompe le Monde”, es lo que responde Joey al preguntar si su sonido primigenio es difícil de vencer.

Hace poco Pixies y Weezer anunciaron una gira juntos, algo medio raro… pero al parecer es algo que el público de ambos se los exigía sin piedad.

“Bueno, en realidad esa gira fue algo que nuestros fans nos han estado pidiendo demasiado. Entonces, la decisión fue más de la gente que una cosa de managers”, nos cuenta Joey.

Joey Santiago: música de hoy y siempre.

Doolittle, su segundo disco, salió en 1989… de él se desprenden titánicas canciones como “Debaser”, “Here Comes Your Man”, “Monkeys Gone to Heaven” entre otras más perras. Este álbum es tan intenso que uno se pone a pensar en qué sonidos desquiciados se inspiraron para crearlo.

“En ese tiempo me la pasé escuchando mucho surf y… creo que es todo, hermano”, al menos ya sabemos que escuchaba Joey Santiago en esa época.

Pixies son conocidos por hacerle cover a un par de grandes bandas, cuando estos suenan en vivo su público los aprecia demasiado, los vive y los canta. Pero, ¿será que en algún momento se decidan por actualizar su repertorio de covers?

“Mientras giramos nos gusta tocar un poco de The Jesus and Mary Chain y también hacerle al Neil Young, pero definitivamente nada de bandas nuevas. Hay muchas canciones nuevas que me gustan, pero no hemos encontrado nada que tenga ese sonido Pixies como para tocarlo”, responde el buen Joey.

Cuando uno es morro y le gusta la música, a veces nos da por preguntarle a nuestros amiguis ¿Qué disco te llevarías a una isla desierta?, poniéndolos a pensar y esperando escuchar algo ultra profundo o algo muy tonto para burlarnos de ellos.

“¿Cuál sería mi banda de isla desierta? Mmm… The Beatles… o tal vez… sí The Beatles, no necesito más”.

All You Need Is Food

“La comida es una de mis cosas favoritas, en México me gusta mucho el mole... es algo que busco cuando voy. Mmm… la comida japonesa también me gusta mucho y es algo que nunca me canso de comer”, contesta Santiago que se había almorzado un sushi antes de la entrevista.

Así es, Joey ama la comida a la par de la música y durante los años vio crecer, más y más, la panza de Charles Thompson IV. Pero si hay algo que aborrece es la gente que no sabe apreciarla, que se queja por sentirse superiores y no le dan su verdadero valor.

“Los New Yorkers, amigo… Quejándose de la pizza de Los Ángeles, me parece ridículamente gracioso porque no es la única comida que tenemos. En L.A. tenemos comida mexicana, thai, excelente comida japonesa y si se quejan de la pizza, quizás deberían regresarse a New York y comer su pizza, ¿sabes?”.

Sexo, Drogas y Rock and Roll

Hace no mucho, Joey entró a rehabilitación y el año pasado al anunciar fechas por todos lados su muy buen amigo Black Francis le dijo que entrarían a una nueva modalidad de tour, un dry-tour –una gira sin absolutamente nada de alcohol o drogas– y uno podría pensar ¿dónde esta la diversión?

“Hacer un tour sin alcohol y drogas ahora es muy fácil para mí, todo eso ya esta fuera de mí, ¿sabes? Es mucho más barato, tocar es muchísimo sencillo. Amigo, honestamente no sé como la gente sigue teniendo tours destructivos… solo bromeo”, nos confiesa muy tranquilamente Joey Santiago.

Ese nuevo tipo de tour continua hasta la fecha.

El futuro…

Estos buenos valedores de Boston, Massachusetts, tienen en mente lanzar música nueva en un futuro no muy lejano, jugando con el mismo combo musical: guitarras, batería, bajo y voz. No esta en sus planes usar ningún otro recurso fuera de eso.

“Intentar un nuevo instrumento no está en mis planes por ahora. ¡Vamos, amigo!, aún sigo aprendiendo mucho en la guitarra, por el momento no tengo tiempo para otra cosa y en cuanto a colaboraciones… en realidad no hago eso muy seguido”, nos revela Santiago.

El Zócalo y el Teatro Metropólitan los esperan dentro de ya casi nada, acá los fans pueden ser igual o quizás hasta más intensos que en EU o cualquier otra parte del mundo.

“Yo sé que el Zócalo es un lugar muy especial, daré lo mejor de mi. Estoy muy emocionado por estar rodeado de tantísima gente”, se despide Joey Santiago.

No es una revista, es un movimiento.