133463
Miles Kane — Coup de Grace

7

Miles Kane
Coup de Grace

Virgin EMI Records / 2018

Artista(s)

Miles Kane

21/Ago/2018

Los cinco años de Miles Kane: Entre la composición, la ruptura y el golpe de gracia.

La atmósfera de los centros nocturnos de Los Ángeles, los constantes vuelos a Nueva York y los tabloides semanales que siguieron de cerca el proceso de ruptura de una relación amorosa de año y medio fungieron como los elementos principales de Coup de Grace. Con un título que no se refiere precisamente al encanto de la poesía francesa, sino más bien al efecto ganador del reconocido luchador de la WWE, Finn Bálor, el tercer material discográfico de Miles Kane como solista lo retrata como un músico que busca separarse del punk que logró con Alex Turner en Everything You've Come To Expect (2016).

Pese a que los cinco años que pasaron entre Don't Forget Who You Are y Coup de Grace se repartieron en los backstages de Queens of The Stone Age, Iggy Pop, Matt Bellamy y Graham Coxon, Miles Kane reconoció a este periodo como una crisis; el bloqueo compositivo después de temas como "Bad Habits" y "The Dream Synopsis", así como los reclamos que recibió después de incomodar a la periodista Rachel Brodsky permiten imaginarse al integrante de The Last Shadow Puppets encerrado en una habitación de hotel sumergido en álbumes clásicos de punk y glam.

La composición de los 10 temas de Coup de Grace se desarrolló en el seno de una etapa caracterizada por el deseo de recuperar el sonido del glam, el psych y el pop. El terreno compartido entre las ciudades de Nueva York y Los Ángeles y el intercambio de tragos con Jamie T y Lana Del Rey dieron como resultado que los estados de nostalgia pudieran convertirse en un conjunto de melodías sólidas y pegadizas que remiten al glam rock de los 70.

Con el objetivo de escapar de las comparaciones con el trabajo de Turner –pues, los álbumes de Miles Kane siempre han tenido la mala o buena fortuna de coincidir con los lanzamientos de Arctic Monkeys– y de marcar diferencias sustanciales con The Last Shadow Puppets, Coup de Grace propone representar un esfuerzo creativo y, a la vez, una revocación de expectativas.

El empeño de Kane por hacer que las y los escuchas se queden hasta el minuto 32 del álbum puede ser entendido desde los primeros versos de “Too Little Too Late”, track de bienvenida que destaca por su energía y capacidad de hacer que bajar de una limusina para ir en busca de reinas y dragones resulte una experiencia realmente atractiva.

El recorrido auditivo de Coup de Grace continúa con el rescate de elementos del rock de Johnny Hallyday y Sylvie Vartan en “Cry On My Guitar” y éste es seguido por el retrato auditivo de un Miles Kane adolescente que a través de versos como "Antisocial en las redes, siento una desconexión total" y "Tengo una vida solitaria" expresa su añoranza por una novia que cuya partida causó que dejara prendida la televisión, la putrefacción de la leche y la acumulación de recibos.

Posterior al episodio de ruptura y abandono de “Cold Light of The Day” y “Killing the Joke” –canciones que por su explotación vocal colocan a Miles Kane en su zona de confort como músico–, la repetición y el sonido pegajoso de los coros y puente de “Coup de Grace” refuerzan los trabajados riffs de “Silverscreen” y el mensaje de “Something to Rely On”: [A pesar de todo] no permite que la tristeza controle al corazón.

Si bien el sonido y eje de Coup de Grace no pueden catalogarse bajo el adjetivo de sombrío, la lírica de “Wrong Side of Life” y “Shavambacu” (la segunda como cierre del álbum) permiten simpatizar con el rango emocional de Miles Kane los días en los que se reunía con Jamie T para componer canciones de ruptura que narran la compra del espíritu para velar por ella pues sus lágrimas de fantasma algunos las llamaban lluvia pero él solo lloraba por un nombre.

De esta forma y como parte de su urgencia de alejarse de las comparaciones con The Last Shadow Puppets y The Little Flames, con Coup de Grace, Miles Kane adapta el viejo sonido de The Rascals a las influencias de The Fall y The Damned y a la colaboración rítmica de Jamie T y Lana Del Rey y sobre todo, enfrenta cuestiones personales de ruptura, pues para el británico componer sin caer en las trampas del uso de pocas palabras y presentar su rostro en la portada forman parte de un esfuerzo que se basa en "mantenerlo simple y real".

No es una revista, es un movimiento.