173708
Cults — Host

8

Cults
Host

Sinderlyn / 2020

Artista(s)

Cults

22/Sep/2020

Experimenta una catarsis con un poco de indie rock onírico.

Desde hace una década, el dúo neoyorquino conformado por Madeline Follin y Brian O’Blivion, ha logrado conmover a la audiencia con su interesante propuesta musical, misma que ha atravesado constantes cambios a partir del debut con su álbum homónimo, Cults (2011). Tras un merecido descanso de tres años, la agrupación comparte vía Sinderlyn su cuarta producción discográfica, Host (2020); un material dramático con el que experimentarás una catarsis.

Producido por John Congleton, conocido por su trabajo con Angel Olsen, Lana Del Rey, Marilyn Manson, etc; este LP por primera vez cuenta con una instrumentación más amplia. Según explicó la banda, fue durante un viaje a Arizona, donde se dieron cuenta de que su nuevo proyecto necesitaba sentirse más vivo que nunca, por ello es que convocaron a Tess Scott-Suhrstedt, una violinista norteamericana que a su vez invitó a más personas a unirse a la producción como a la chelista Mia Barcia-Colombo y al baterista Loren Shane Humphrey (Miles Kane).

cults_2020

Los nuevos integrantes son piezas fundamentales para que este disco sea totalmente distinto a lo que anteriormente había ofrecido Cults. Trials” abre la puerta a este nuevo mundo de fantasía en el que Madeline habla sobre un ser que únicamente se puede ver en los sueños. Sin dejar de lado los elementos electrónicos, el sonido del violín te hace soñar y pensar en volar hacia nuevos horizontes. Esta pieza, sin necesidad de estar conectada te aterriza a “8th Avenue”, una seductora canción que bien podría formar parte del soundtrack de una secuela de American Hustle. Las trompetas y la batería forman poco a poco esta melodía que habla sobre la manipulación y la constante malinterpretación de los hechos; una buena referencia a su segundo material Static (2013).

Aunque Cults intenta innovar el sonido en cada material, su sello prevalece en cada producción. Para este cuarto álbum, el dúo regreso inconscientemente a sus orígenes desde la planeación del disco; pues hablan de que surgió mientras estaban en el departamento de Brian, en la 8th Avenue de Manhattan, donde empezó a surgir su álbum debut. El apego y la intimidad que la dupla sintió por el edificio hizo que la producción fluyera de una mejor manera. Follin, quien anteriormente se había descrito como “tímida” por primera vez toma la batuta y funge como compositora principal del disco.

Dodder is a host

“Spit You Out”, fue el primer single de Host y esta es una perfecta definición del concepto del disco. Desde el inicio la pista se escucha mucho más oscura que las anteriores e incluso segundos más tarde se complementa con un sentimiento de molestia. Los intérpretes comentaron que para este sencillo experimentaron tantos sonidos que terminaron en la pesadez de Nine Inch Nails. La premisa del álbum es una ironía a la palabra “anfitrión”, y una referencia a la planta dodder (la cual se aprecia en el artwork del LP).

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de CULTS (@cultscultscults) el

Su objetivo es que a través de las 12 canciones, te des cuenta de que hay algo tóxico en tu vida, lo enfrentes y lo alejes de ti. La dupla lo maneja como si fuera una “sanguijuela que se apodera de tu organismo”, e incluso decidió plasmar la idea en su video oficial en el que se observa a Madeline comer durante cuatro minutos.

La voz de la cantante estadounidense comienza a reproducirse en notas bajas y dulces en “A Low” donde la batería le regala la energía y la inquietud a esta rola que en un principio se construía a piano. Los violines generan una emotividad inigualable para esta pista que bien podría ser de las más sólidas del material, aún cuando te expresa un sentimiento de inferioridad y la espera por algo que probablemente no sucederá.

Aunque dentro del disco no encontrarás temas como “Never Saw The Point”, parte de la esencia de Cults (2011) recae en “No Risk”, una melodía a piano que da la impresión de que será algo dulce, pero en realidad toma fuerza conforme avanza y ampara su mensaje que habla del empoderamiento femenino.

El dueto explica que su primer álbum fue muy brillante, mientras que Static (2013) fue más oscuro y Offering (2017) lo define como un color, incluso en la portada del álbum se ve como un aire de esperanza; eso mismo se ve reflejado en su track “Working It Over”, la pista más larga del álbum, la cual es lenta pero no aburrida, incluso es muy conmovedora al ver como las guitarras chirriantes y la batería se complementan entre sí para pedirle a alguien que se quede junto a ti. Manteniendo el estilo de su tercera producción continúa “A Purgatory”, un single parecido a “With My Eyes Closed”.

El magnetismo del amor.

A partir de la pista ocho, Host empieza a tener momentos de inestabilidad: rompe el estilo sonoro y cambia el mood. La compositora explicó que su disco estaría marcado por distintos sentimientos, comenzando con la ira y la desesperación, hasta sentir alegría y un poco de amor, aunque especificó que no necesariamente iba a predominar el amor en sus letras.

“Like I Do” es una pista misteriosa, incluso da la sensación de estar inspirada en una historia de terror para la cual la guitarra y la batería son de suma importancia. Dentro de la canción hay pausas para que entren los sintetizadores y se le da la oportunidad de expresar la debilidad de una persona. En la misma situación se encuentra “Masquerading”, que entra con un piano aunque luego la pista toma más rapidez. Los elementos electrónicos dominan el inicio de “Honest Love”, aunque después se vuelve más instrumental cuando Follin empieza a suplicar un amor honesto.

Después de un viaje tan inesperado, Cults aterriza al oyente en un final feliz y mucho más real. En “Shoulders To My Feet” la guitarra acústica da apertura aunque después los elementos electrónicos entran para dar paso a las guitarras distorsionadas. Host culmina su travesía con “Monolithic”; una poesía liberadora que comienza a piano, aunque posteriormente se suman los violines, instrumentos que generan una atmósfera fría y llena de pesadumbre; “un final feliz desde el punto de vista en el que tu lo veas”.

No es una revista, es un movimiento.