134181
Entrevista con Ramona

Entrevista con Ramona

06/Sep/2018

Foto de Bryan Ruelas

Ramona y su fórmula para romper con el caos cotidiano: Párpados.

La Ciudad de México es la urbe más grande del planeta. Miles de automóviles diariamente arrojan gigantescas bocanadas de humo que llenan nuestros pulmones, millones de personas recorren trayectos exageradamente largos para llegar a su trabajo, existe todo tipo de mercancía pirata vendiéndose en cualquier esquina, el transporte público es deplorable y un interminable número de conflictos podrían ser enlistados, cada uno de ellos sin fecha de caducidad. Aún así, sus habitantes aman cada rincón del caótico sitio, un extinto valle donde lo verde fue remplazado por concreto y los grandes lagos enterrados por gigantescas construcciones.

No es ajeno que el mexicano sea considerado uno de los mejores públicos del mundo, y más el nacido en la capital. Tal vez porque en su existencia ha encontrado en los sonidos un escape de la realidad y su diaria tempestad. Una valiosa salida que nos hace entregarnos por completo en cada show. De gritarle a todos que en tierras aztecas se disfruta de la música más que en cualquier otra nación En ocasiones, incluso más que quién la compone y ejecuta. Un raro fenómeno que las agrupaciones aún no descifran cómo catalogar.

Y así como el público trata de buscar atajos y caminos que hagan los días más placenteros, proyectos como Ramona tratan de exponer por medio de letras y acordes su propia visión del caos, y con ello, su fórmula para salir de la burbuja en la que todos estamos inmersos. “Párpados habla mucho sobre la Ciudad de México y su eterno caos, ese podría ser el resumen del álbum. Todas las letras hablan de cómo poder salir de los problemas cotidianos como el tráfico, el bendito metro, de la ruptura social, y de todo lo que implica estar siempre metido en un sinfín de conflictos. También hay canciones en las que proponemos irnos de aquí y nunca más regresar… todo esto es un pequeño reflejo de nuestro sentir en estos tres años viviendo aquí. Es lo que hemos estado creando a través de esa inspiración, de cómo todo puede ser tratado por la música”.

Con dos discos bajo la manga y uno en puerta, Ramona ya no es una banda amateur. Desde su migración de la frontera al centro de México, los de Tijuana han creado una fuerte fan base y su sonido ha evolucionado de manera gradual, descubriendo una amplia gama colores, diversas texturas y extensas fuentes de inspiración entre cada producción. “Todo ha evolucionado de una manera muy natural, no han sido cambios forzados, se dio de forma genuina. Lo que tiene Párpados es que viene más experimental, más psicodélico. Ahora se hicieron cosas que nunca habíamos hecho, grabamos un par de canciones con dos baterías, integramos vocales y se añadieron más teclados. Tiene una producción mucho más sobresaliente que nuestros materiales pasados. Podría decirse que es un trabajo con más enfoque”.

Como si fuera una especie de evolución y un reto más en su carrera, Ramona se aventuró en producir su tercer trabajo de estudio por cuenta propia. Jesús (voz de la agrupación) cuenta que se tomó la decisión para que el LP tuviera un sonido más auténtico. “Ahora lo produjo Ramona. Se grabó en tres estudios, el primero ubicado en Guanajuato, el segundo en el estudio de Sierra León, y el tercero es el que nosotros estamos haciendo, aquí en nuestra casa… realmente lo produjimos nosotros porque sabíamos muy bien cómo queríamos sonar. Pensamos que si ya teníamos la idea muy clara, lo mejor era hacerlo por nuestra cuenta. Hicimos toda una preproducción y teniendo eso empezamos a grabar todo muy ecuánime. Las baterías las grabamos en cinta y partimos de varias cosas muy interesantes. Fue un gran salto para la banda”.

Ramona piensa que todo evoluciona y tiene un proceso de adaptación. Sus integrantes, como casi toda la escena musical alternativa en nuestro país, siguieron el camino de la vereda independiente. Luchando y en muchas ocasiones sufriendo a lo grande, aseguran que es el rumbo más honesto que cualquier proyecto puede tomar. “Existen 1000 movimientos en todos los estados de la república. Yo siento que aquel que se atreve a decir que no hay música nueva, podría ser tachado hasta de ignorante. Es aventurarte a nuevas cosas como todo. Además, creo ser independiente es el camino más correcto que hay en este tiempo. Es un ejemplo que tú puedes hacer lo que quieras y lograr tus metas”, asegura Jesús.

Corazón, entrega y pasión, esas podrían ser las palabras para describir a Ramona como proyecto. Su melancolía por el pasado, su conducción para describir el amor y desamor, sus suaves notas que te llevan desde el rock hasta el folk, los convierte en una de las propuestas más auténticas de la década. Muchas cosas grandes le espera a los fronterizos, no cabe duda.

La presentación de Párpados será el próximo 7 de octubre en el Foro Indie Rocks! junto a Daniel, me estás matando e Islas, evento para todas las edades que se convierte en uno de los shows infaltables para culminar el 2018.

No es una revista, es un movimiento.