Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

157595
Entrevista con Café Tacvba

Entrevista con Café Tacvba

11/Nov/2019

Para Café Tacvba el reto de narrar su historia en 17 canciones, para nosotros entender el mundo desde la sed y sanación.

Café Tacvba es la combinación perfecta del humor y la elegancia, del desmadre y las numerosas referencias musicales y culturales (…) Se consideran herederos naturales de una vasta tradición musical y popular recreada con una visión inteligente y contemporánea”, Rogelio Villarreal en el prólogo de Café Tacvba: Bailando por nuestra cuenta (2016).

Al igual que las voces que resplandecen en la explosión de “El Espacio”, la riqueza cultural de Café Tacvba se despliega en millones de pedazos. La fotografía en blanco y negro de Rubén y Joselo en el LUCC como ilustración de las promesas de La Pus Moderna; la declaración colectiva de “El fin de la infancia” en la primera edición del Vive Latino y las palabras de Ernesto Lechner en Rolling Stone resultan momentos significativos (pero cortos) para describir (y sobre todo sentir) el cariño y agradecimiento del público hispano hacia los tacvbos.

¿Qué tanto y cómo han marcado nuestra vida los 30 años de Café Tacvba?

¿Aprendimos a volar como la pluma que el ave soltó?

(***)

A Meme, Quique, Joselo y Rubén les gusta poner bajo llave sus oportunidades. Posterior a la publicación y circulación de De mis pasos. Conversaciones con Julieta Venegas (2007), Enrique Blanc se acercó al cuarteto para proponerles un proyecto con Zona de Obras. “No estaban interesados”, declara.

Si bien en ese entonces (circa 2006) la popularidad de Café Tacvba ya era indiscutible, sus integrantes optaron por reservar la oferta para otro momento. La epístola de Gustavo Santaolalla -“Los admiro y me llena de orgullo hablar de ustedes en cualquier lugar del mundo” y el recuento biográfico en Café Tacvba. Bailando por nuestra cuenta (2016) formaría parte de la celebración por 20 años de trayectoria.

Para 2019, la decisión de Rubén Albarrán, Emmanuel del Real, José y Enrique Rangel Arroyo siguió el mismo destino y -al cumplirse la tercera década de su presentación en El Hijo del Cuervo- aceptaron la propuesta por parte de National Geographic (BIOS. Vidas que marcaron la tuya) y Music Televisión (Un segundo MTV Unppluged).

“Con MTV, lo más difícil fue hacer la selección [de las canciones]. Cada uno de nosotros trajo propuestas y de allí hicimos una lista gigantesca y escuchamos opiniones externas. Decidimos conforme a los arreglos y a las ideas más atractivas. Sí hubieron algunas que se quedaron fuera; se nos rompió el corazoncito por no poderlas meter. Pero en algún momento fue como soltar y decir es solamente una fotografía”.

Y la gente se arrejunta y junta los cuerpos pa’ subir el calor

Aunque Rubén declara que “se sienten muy orgullosos y agradecidos” por las y los periodistas que equiparan su legado musical con el de U2 y Radiohead, los integrantes de Café Tacvba están convencidos de que su contribución a la cultura popular puede ser descrita desde las particularidades de la banda: el rechazo a aceptar requisitos de la industria occidental, la (re) construcción de un sentido de pertenencia, la oferta de nuevas posibilidades de espiritualidad y la declaración orquestada de “¡Todos hemos sufrido, pero no vamos a seguir llorando!”.

“Siento que [lanzar temas en inglés] es un requerimiento global para entrar a un mercado. La verdad es que nosotros no nos hemos guiado así. Contemplamos nuestras necesidades creativas. Estamos bien con lo que somos. Sin embargo, me da gusto que ahora la música latina se escucha a nivel global; muchos  jóvenes han tenido que observar estos requerimientos tal vez de una forma natural o artificial. Eso cada quien lo sabe”.

Como lo retrata la memoria audiovisual en YouTube y demás portales de música, la presencia de los tacvbos en los escenarios causa que la realidad -esa que a momentos la describen como una lucha eterna para ordenar el caos- se convierta en un vínculo de pertenencia con sus raíces, un agradecimiento a las personas que los inspiraron (por ejemplo José Emilio Pacheco y Jaime López) y la materialización de versos y melodías que refuerzan la declaración central de “Futuro”: "Al final, ¿Qué importa, si muerto en vida sobreviví?".

“Cuando vamos a tocar fuera, nos han llegado comentarios y halagos de lo más hermosos. Nos dicen: 'Es que tengo 20 años viviendo fuera de México y venir a verlos es como volver un rato y vivir ese ambiente porque también son eventos en los que se cita la comunidad'. La gente disfruta y piensa en sus seres queridos y situaciones que tal vez vivieron alrededor de nuestra música”.

Lo que quedó en puntos suspensivos del SINO de Café Tacvba

Desde el punto de vista de Joselo, Rubén, Quique y Meme la máxima que ha regido las tres décadas del cuarteto es la creación de “espacios de desahogo y descarga de energías acumuladas” a través de la cercanía con los públicos desde una perspectiva social, política y espiritual.

Para ellos, la exclamación bajo un pop ecléctico de “reírse en la jeta de quien nos tiene encerrados” implica también el apoyo a generaciones de músicos denostados por una cuestión de “superioridad intelectual y musical”, la deconstrucción dentro (y a partir) de la propia industria y la responsabilidad con la sociedad civil.

“En estos momentos nos estamos reconciliando con la forma y el proceso de composición. Nunca buscamos lo más sencillo. Buscamos lo que está en relación con nuestra necesidad creativa o de expresión (…) Todo está basado en la conciencia y en la apertura al diálogo porque al final de cuentas eso es lo que nos enriquece y lo que nos parece más valioso”.

(***)

A un mes de cerrar su gira por Latinoamérica, Estados Unidos y Europa, Rubén Albarrán describe un mundo que es similar al de “Volver A Comenzar”: El agua derramada está (“Somos los mismos que forman parte de una sociedad inconsciente, enfermiza, hipersexualizada, materialista y patriarcal que nos está asesinando”). La sed que siento no saciará (“Nos estamos poniendo en peligro de supervivencia”).

Pero entre sus versos también resalta que la última mudanza debe ser más ligera y que el mar (nos) brindará la paciencia para reparar heridas, fracasos, errores y mentiras. Por más evidente que sea “nuestra contribución como combustible para que el tejido social funcione en la manera en la que lo hace”, los integrantes de Café Tacvba recuerdan que “somos los únicos que podemos medir el tiempo, aprender a mantener el equilibrio y empeñarnos en que surja una nueva conciencia”.

Posiblemente, aprender a volar como la pluma que el ave soltó consista en darle otras respuestas a “La Locomotora”:

¿Quién comanda y jala este vagón?

-“Aún cuando tengamos presente que la parte oscura de nosotros siempre va a existir, nuestro trabajo es darnos cuenta de que no somos más que nosotros mismos los que debemos amarnos, aceptarnos y mantenernos en armonía”.

¿Quién escribe de la evolución?

-“¡Qué terrible sería perdernos la oportunidad de este paraíso, de tener vida y existencia!”.

No es una revista, es un movimiento.