Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

127743
Canciones inolvidables en Los Simpsons

Canciones inolvidables en Los Simpsons

En este Día Mundial de Los Simpsons, te compartimos un top de las canciones que han musicalizado nuestros episodios favoritos.

Más que mencionar las apariciones de diferentes bandas y cantantes en los diferentes episodios de Los Simpsons, desde Aerosmith hasta Robert Goulet, desde Red Hot Chili Peppers hasta Dolly Parton, quisimos compilar canciones que nos remiten a grandes momentos de la historia de los habitantes de San Luis…ah no, se llama Springfield, Steven.

1. Iron Butterfly, "In-A-Gadda-Da-Vida":

De la mano de dios a su boca, una larga visita al jardín del edén nos dejó dos grandes cuestionamientos la primera vez que vimos este episodio cuando éramos más jóvenes: 1. ¿De quién demonios es esa canción tan gloriosa que parece durar una eternidad?, 2. ¿Qué era lo que Marge y Homero hacían con esa canción?

2. Andy Williams, "Moon River":

Sean honestos ¿cuántos de ustedes conocían a Andy Williams antes de ver este gran episodio?, ¿cuántos de ustedes han usado esta frase en cualquier concierto para describir un gran momento?: “Hermoso, sublime, ¡Te amo Radiohead!, no pensé que fuera a cantar 'Creep' y de pronto POW, ¡Por tercera vez!".

3. María Callas, “Un bel dì vedremo":

Esta aria de la ópera "Madama Butterfly" de Giacomo Puccini impregna el dramatismo perfecto al cortometraje de Barney Gumble (o Gomez para los que crecimos con el doblaje al español). La frase “No lloren por mí, ya estoy muerto” y la estética de este clip encantaron a la crítica de Springfield y opacaron al Sr. Burns y al Señor Spilbergo, aunque en nuestros corazones, la campeona sin corona siempre será La Bola en la Ingle.

4. Richard Wagner, "Ritt der Walküren":

La poderosa "Cabalgata de las Valquirias", misma melodía utilizada por Francis Ford Coppola para musicalizar una escena bélica en Apocalypse Now, es la ambientación perfecta de la venganza del Sr. Burns que se ve opacada por los melosos tonos de Abba y su canción “Waterloo”. Un consejo para Smithers: nunca grabes nueva música en una cinta que crees que ya no sirve.

5. The Carpenters, "Close to You":

La misma melodía que Marge elige para el timbre de la casa Simpson es también utilizada en la película basada en la serie para describir a modo de réquiem un rompimiento entre la pareja que a la larga se reconcilia. Al final sale avante lo único que mantiene atados a esta entrañable pareja: total y absoluta dependencia.

6. Jimi Hendrix, "All Along the Watchtower":

Si son muy jóvenes para recordar los 60, esta canción escrita por Bob Dylan e imágenes con referencias a la época son el ejemplo perfecto para revivir la era de acuario. Kent Brockman no podrá pronunciar Kuala Lumpur, pero sí que sabe cómo presentar montajes de archivo. Denle su pan danés.

7. Simon & Garfunkel, "The Sound of Silence"

Una parodia de esta famosa canción que data de 1964 es el cierre ideal para el capítulo que relata el idilio entre Abe Simpson y Jacqueline Bouvier. Otro gran momento acontece en este mismo episodio cuando el abuelo toca un fragmento de "Moonlight Serenade" de Glenn Miller en el órgano de la iglesia mientras se realiza la boda de Jacqueline con el Sr. Burns.

8. Aram Khachaturian, "La Danza del Sable":

El movimiento final del ballet Gayaneh musicaliza una de las primeras y entrañables travesuras de Bart Simpson a costa de la dentadura del abuelo y una suprema frase de Homero: “Jovencito, como rompiste los dientes del abuelo, él te va a romper los tuyos”.

9. The Turtles, "Happy Together"

El primer beso entre Marge y Homero sucede al compás de esta maravillosa melodía, el comienzo del viaje astral que los llevaría tan lejos, el sol y la luna en zenit, rosetas de maíz, el universo es una rosquilla y dios es un waffle.

10. The Archies, "Sugar Sugar":

Homero, aquel que come sombreros de nacho, sándwiches gigantes podridos, el mismo que golpea su cabeza en la cocina culpando a un pastel de entrometerse en su camino, imagina un mundo de caramelo al compás de esta melosa melodía de la banda cuyo nombre fue tomado de aquellos chiquillos tontos de Riverdale que se creen mucho para él.