Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

118465
The Horrors — V

8

The Horrors
V

Caroline International / 2017

Artista(s)

The Horrors

06/Oct/2017

V: o cómo salir de la luz más fortalecidos.

Luminous estaba llamado a ser ese disco donde la gran banda en la que se había convertido The Horrors, daría el gran salto comercial tras el lanzamiento de Primary Colours y Skying, y no de una manera banal e insulsa, sino logrando adecuar su estilo y cualidades, a canciones accesibles y sumamente llamativas. Por desgracia no funcionó allí, ni para lograr el reconocimiento ante la crítica que tuvieron sus dos antecesores. Desintoxicar su sonido, descontaminarlo de la estridencia y depurarlo de las atmósferas sofocantes no fue la mejor de las decisiones, terminando por hacer un tributo al Once Upon A Time y Sparkle In The Rain de Simple Minds y cayendo en referencias muy marcadas con Gary Numan o The Psychedelic Furs. Pero gracias a ese "fracaso", es que tenemos ahora a The Horrors de V, unos que vuelven a golpear la mesa fortaleciendo sus polos para lograr un siguiente nivel de su mejor sonido conocido en 2009 y 2011 y que además marca los primeros 10 años de vida de la banda a partir de su álbum debut Strange House.

Ya de entrada, las portadas para álbum y singles indicaban que The Horrors darían un golpe de timón, el arte de Erik Ferguson es fuerte y deja huella a la vista, tanto, como la primera impresión que es capaz de testar el contenido musical de V, que quizás no sigue un linea general, pero la tónica es un denominador común; de track a track se conecta a un par de elementos y parte de ahí hacia el siguiente, haciendo un relevo de instrumentos y matices que le dan variedad al álbum pero lo afianza a una idea central. Por eso no es drástico iniciar con esa pesadez sintética cuasi industrial de "Hologram", pasar por los teclados mecanizados y voz procesada de "Machine", para cambiar el enfoque con ese groove sombrío de "Point of no Reply" y la sobriedad acústica de "Gathering", donde el relato de Faris Badwan y su cadencia en el estribillo es conquistadora, quizá el momento más blanco que se le ha escuchado a la banda. Hablando de Badwan, es en V donde se da testimonio del momento definitorio de su papel como vocalista, no ha perdido su estilo, de hecho hay un momento muy Skying en la agobiada "Weighed Down", pero en su evolución, ha acendrado la aspereza de su garganta y acrisolado ese sombreado nasal, de modo que es la primera vez que se aprecian sus tonos, grados y escalas en estado más puro; así su voz resplandece entre los acordes de "Press Enter To Exit", o su espectro concentrado en medio de la oda new wave dance de "Something To Remember Me By" es protagonista, corte donde Faris prevalece como mirrorball al centro de esa profusión de elementos electrónicos, digitales y la propulsión rítmica.

"Ghost" es uno de los puntos que más demuestra el gran punto creativo en el que se encuentra The Horrors, y es que es un downtempo que nunca se ahoga o se estanca, tampoco inicia en la calma y termina en caos, es un pasaje que deambula intuición de Portishead, parece cantada por el David Bowie de Low y se adentra en pasajes lóbregos como el Depeche Mode de Black Celebration, hay que mencionar de "Ghost" la explosión de arreglos que tiene en su segunda mitad; loops tridimensionales y un acético riff de guitarra que lleva la canción a su punto más alto. Quizá cuando anunciaron que trabajarían con Paul Epworth como productor se habría pensado que The Horrors apuntaría a los hits de Billboard, pero no, Epwoth también ha ayudado a bandas indie a encontrar su arista más lustre, y The Horrors lo logra, incluso en algún momento se exceden ("World Below"), pero es parte de esta vuelta a la senda que no debieron dejar, una donde siguen afianzando y acrecentando ese sonido distintivo que habían encontrado en 2009 y revaluado en 2011.

No es una revista, es un movimiento.