116518
Queens of the Stone Age — Villains

7

Queens of the Stone Age
Villains

Matador Records / 2017

Artista(s)

Queens of the Stone Age

De héroes del stoner a villanos del pop, Queens of the Stone Age.

Cuando salió a la luz que el productor del nuevo disco de Queens of the Stone Age sería Mark Ronson más de uno escupió el agua y se cayó de la silla: ¿El mismo papanatas de “Uptown Funk”? El primer sencillo tomó nuestros audífonos y la escasa o prácticamente nula presencia de guitarras nos hizo cuestionarnos seriamente el futuro no solo del disco, sino de la banda.

Llegó la hora de la verdad de manera anticipada. ¿Quería pisotearlo y aventarlo por la ventana? Sí, pero decidí darle una oportunidad a Villains y abrir mis oídos a esta nueva aventura. Si fui a ver a Ariana Grande ¿por qué no me aventaría 10 canciones producidas por el mismo personaje detrás de Joanne de Lady Gaga?

Para comenzar hay que aclarar que este no es un disco de stoner, mucho menos del llamado desert rock cuya bandera en algún momento enarboló con orgullo QOTSA. ¿Rock pop? Más pop que rock, bien hecho y estudiado, pero sin mucha historia detrás; sobre todo si partimos del hecho que ...Like Clockwork fue concebido después de que a Josh Homme se le declarara muerte clínica por unos segundos justo a mitad de una cirugía de rutina.

Además de “The Way You Used To Do” y “The Evil Has Landed”, canciones como “Head Like a Haunted House” tienen riffs pegajosos y gran potencial como sencillos, pero de esos que escuchas de lejos en un festival mientras te tomas una cerveza en el pasto o en el camión de regreso a casa. Son relajadas, con más sintetizadores y menos ganas de reventarte los oídos.

Una de las grandes diferencias respecto a los anteriores discos, y también una de las más grandes desilusiones, es la falta de músicos invitados en Villains. No Trent Reznor, Elton John o Rob Halford; ni siquiera el ya de cajón Mark Lanegan o Alain Johannes. Nada.

En palabras del mismo Homme, es un disco despreocupado y para bailar; incluso citó “Uptown Funk” como una de sus principales referencias. Frente a tal sinceridad, ¿qué más se puede decir? Aquí ya no hay canciones para tatuarse en el pecho ni mucho material para practicar air guitar, pero sí sencillos para Radio Disney y giras mundiales al lado de Green Day y Foo Fighters.

Villains no es un disco malo, es diferente y completamente alejado de lo que conocimos y de eso que a muchos nos hizo enamorarnos de Queens of the Stone Age hace más de 14 años. Seguro esta vez sí ganan un Grammy.

No es una revista, es un movimiento.