175427
Ela Minus — acts of rebellion

10

Ela Minus
acts of rebellion

Domino Records / 2020

Artista(s)

Ela Minus

22/Oct/2020

La cantante debuta entre olas electrizantes, beats profundos y una sinfonía de sintetizadores que brota de lo más profundo del ser.

Una vez que los sintetizadores aparecieron, fue difícil dejarlos pues no solo nos ponen a bailar, sino que nos tienen a la expectativa de algún futuro. Ela Minus siempre tuvo interés por estas pequeñas máquinas, lo que la llevó a explotar su potencial y revolucionar sus ideales. En acts of rebellion, álbum debut de la colombiana, podemos disfrutar de una sinfonía de sintetizadores que ella misma se dedica a diseñar, construir y programar.

Su pequeño, pero intimidante set no son solo botones y cajas; cables y conectores, Ela llega a conocerlos tan bien que logra fusionarse con estos y plasmar lo que su corazón dicta para los temas presentes. Las vibraciones que se perciben no son más que partículas de la artista desintegrándose y fluyendo por las entrañas de los sintetizadores que desatan versátiles sonidos electrónicos con una intensa carga política.

Al comenzar con “N19 5NF” una máquina toma posesión del humano que, entre presurosas revoluciones en el sonido, crea una atmósfera brumosa con brillosos tintineos que nos transportan a un nuevo mundo. En “they told us it was hard, but they were wrong”, las ondas eléctricas están acompañadas de una voz susurrante dispuesta a rondar nuestra cabeza. Un tema dinámico en el que las altas y bajas son necesarias para dar paso al primer discurso sobre lo lejos que pueden llegar las cosas, cuando resultan ser más simples de lo que parecen. “El cielo no es de nadie” se caracteriza por beats voluminosos que se contienen para cuestionarnos y reflexionar sobre nuestra identidad al entregarnos por amor y, posteriormente, seguir.

“Megapunk” es liberador, en donde el grito de protesta es evidente, ya que los días de silencio han terminado y la continua lucha no nos impide seguir para defender nuestra tranquilidad y la de todas aquellas que nos rodean. La solemnidad de “Pocket piano” nos remonta a una llamada telefónica al distinguir ligeros tecleos y una llamada que está por concretarse en un ambiente cristalino. ¿Cómo nos han sentado los días de soledad? Los días se vuelven eternos y el insomnio es nuestro único acompañante como se narra en “dominique” es una constante lucha en la que la voz y los sintetizadores buscan sobresalir. haciendo un perfecto contraste entre beats penetrantes y una voz etérea.

Los cambios de dimensiones pueden resultar agobiantes, como sucede en “let them have the internet” olvidando qué pasa en nuestra realidad. “tony”, en cambio, es un tema que nos coloca en un estado de confusión alimentado de estridencias fugaces poniendo sobre la mesa las cosas la opción de realizar cosas simples como una caminata o un baile. “do whatever you want all the time”, una experiencia casi extrasensorial en el que gotas cristalinas parecieran estar cayendo constantemente, provocando ligeros ecos y notas que van ascendiendo, dando paso al final.

Por último, "Close" logra liberar de toda tensión colocándonos en ambiente ligero y fluido después de una lección bien aprendida. Ela no se encuentra sola ya que es un tema en colaboración con Helado Negro. Al regresar a un estado sereno, hay algo que se va a quedar dentro de nuestra mente y es la voz que resuena una vez al terminar. La fuerza y energía que Ela impregna a su trabajo es un halo de luz en medio de la oscuridad que no se presta para dar un paso en falso, sino para seguir danzando con movimientos firmes en un suelo inestable.

No es una revista, es un movimiento.