Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

148677
Semana IR! 2019: Entrevista con Cuco

Semana IR! 2019: Entrevista con Cuco

28/May/2019

Una comunidad en donde cabemos todos.

La primera vez que vi a Cuco en vivo fue en su coronación en territorio mexicano. A tan solo unos meses de haberse hecho de una carrera en Internet que lo puso de inmediato en la mira de una generación, las playas de Rosarito enmarcaron uno de los momentos más importantes del Nrmal Baja: una presentación de Cuco que nadie imaginaba, con una potente banda detrás y un puñado de cosas que la hacían tan conmovedora como emocionante. Sus padres estaban presentes y el escenario podía ser muchas cosas, pero la que más resaltaba era la unidad.

A pesar de ser alguien que crea canciones en la intimidad de la soledad, el proyecto se ha convertido en algo más grande. Cuco representa comunidad, no solo en las piezas que lo conforman al momento de mostrar la música arriba de un escenario, sino también en todos los que abrazan su música. Es una voz chicana que se siente fresca y necesaria para la comunidad de inmigrantes en los Estados Unidos y, a la vez, es un ícono de la adolescencia digital de la post verdad, esa que necesita un respiro de romanticismo para sobrevivir.

“Me siento muy bien, ha pasado muchísimo”, dice Omar Banos y probablemente, entre otras cosas, se refiera a su recientemente anunciado contrato con la legendaria disquera Interscope hace apenas unos meses. La que fuera una de las casas discográficas más importantes de la década de los 90, y que cobijara proyectos tan revolucionarios como Nine Inch Nails o Tupac, firmó a Cuco con un trato que lo hace dueño de todos sus masters. Un acontecimiento que no es poca cosa.

A decir de él, todo el cabildeo duró más de lo que se pudiera pensar. “Después de dos años de negociar, todo resultó exactamente como me lo imaginé”, asegura Omar con un tono de voz que solo puede expresar alegría. “Agradezco estar en este nuevo hogar”. La primera muestra de aquel contrato, se presume, se podrá escuchar este verano y será oficialmente el disco debut de Cuco, un eslabón más que se antoja impecable. “Había algunos opciones (de disqueras), pero al paso del tiempo la elección (de Interscope) fue un poco obvia, sobretodo los últimos meses”.

La música de Cuco ha tratado de ser descrita a partir de géneros musicales, pero la realidad es que podría ser mejor representada por la abstracción de sus emociones. Lo que mejor conecta sus EPs wannabewithu y Songs4u de su primera época con Chiquito de la más reciente es un sentimiento de amor y buena onda, más que sus experimentos de sintetizadores, rap rebajado y pop hipnagógico. Como Paddington en el cine moderno, sus virtudes de forma interactúan a la perfección con un constante manifiesto a la positividad y un especial cariño a la memoria.

Esta música es, también, un conjunto de recuerdos y, al parecer, el disco está lleno de ellos. “Mucha nostalgia, experiencias, amor. Un poco de lo que había mostrado en el pasado”, dice sobre aquello que inspira a su debut. Se puede esperar una extensión de una carrera impecable, pero al mismo tiempo una reafirmación de un talento que no es mera sensación. “Creo que es un proyecto más maduro comparado con lo que he hecho, estoy emocionado por ver cómo reaccionan todos”.

Es fácil imaginar cómo será su recepción. Cuco está en una posición en la que difícilmente no triunfará: frente a un catálogo envidiable y envuelto por un contexto sociopolítico siempre creativo. “Todos nos apoyamos aquí”, asegura sobre la comunidad de artistas latinos revolucionando las entrañas de los Estados Unidos. “Es importante para nosotros. Somos una familia, me encanta ver a todos mis amigos músicos creciendo”.

Si se piensa bien, de alguna forma también aquellos que escuchamos su música con fervor pertenecemos a esa familia. Ya sea viéndolo triunfar frente al océano cerca de la frontera, dibujando sus memorias en la imaginación al reproducir cualquiera de sus canciones, sonriendo al terminar de escuchar alguno de sus discos o celebrando sus logros en las ligas mayores; la cercanía es real. Cuco es una comunidad en donde cabemos todos y eso, en estos tiempos, es algo que no muchos ahí afuera pueden lograr.

No es una revista, es un movimiento.