28241
La Chica francesa de Carmen Costa

La Chica francesa de Carmen Costa

22/Jul/2013

Si crear una banda y mantenerla en el gusto del público es un reto, ahora imagínense hacer esto sin dos miembros originales de la agrupación, específicamente de un trío.

Esto le sucedió a Manú Charritton, líder de la agrupación Carmen Costa, quienes presentan su nueva producción La Chica Francesa editada por Discos Intolerancia.

“Este disco fue muy complicado; trabajoso diría yo. Fue muy cuidado en todo el proceso, con sus altas y sus bajas, ya que las dos personas con las que grabé el disco ya no están en la banda. Ahorita venimos con una alineación nueva que es Cheo y Aaron (Turbina) y Decko (Los Stoners), que fue presentada apenas hace unos meses”, dijo Manú.

Debido a estos cambios internos, el disco fue grabado y mezclado en dos ocasiones con la firme intención de alcanzar el sonido deseado. El proceso de creación duró alrededor de tres años, motivo que tiene sin cuidado a Manú, ya que el resultado sonoro es el que siempre había buscado: “Al final lo importante es siempre llegar al objetivo. Mi filosofía fue la de continuar en el camino y no darme por vencido”, comentó.

Con siete años de trayectoria, esta agrupación se ha presentado en algunos de los mejores foros locales y de la República Mexicana; proyección que lograron gracias a la salida de su álbum debut producido por Martin Thulin. En cambio, para su segundo material, el encargado en la producción fue Eduardo Pacheco (Los Dynamite, Beso Negro), mientras que la mezcla corrió a cargo de Jerry Rosado además de contar con de nueva cuenta con Pablo Espinoza en el arte.

La Chica Francesa es un disco conceptual en cuanto a su historia, trata desde la primera vez que ves a una persona hasta después del rompimiento de la pareja, cuando ya estás viviendo otras cosas con buena actitud. Es de las veces que todo termina mal, pero tú no terminas mal”, expresó.

Por el momento se encuentran promocionando su sencillo “Estéreo”, el cual, como nos comentó Manú: “Es una versión psicodélica del presente y tiene una intensidad que no se detiene nunca. Es de esos momentos que vives, en donde la adrenalina no te permite pensar en lo que viene o en lo que pasó”, finalizó.

No es una revista, es un movimiento.