Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

126975
Entrevista con Tash Sultana

Entrevista con Tash Sultana

Grecia
Hernández

03/Abr/2018

Foto @hellomikeamico

La música como camino de vida.

Hija de una madre oficinista y un padre constructor, Tash Sultana creció escuchando a Queen, George Michael, Pink Floyd, AC/DC, Kiss y mucho reggae. Comenzó a adentrarse en el mundo de la música gracias a su abuelo, quien le regaló una guitarra cuando tenía tres años de edad, porque desde muy pequeña disfrutaba de hacer ruido con las ollas y sartenes.

Bob Marley solía decir que, cuando la música te golpea, no sientes dolor. Ahora entiendo eso. Para mí, eso es lo mejor que he aprendido en esta carrera”, explicó la multiinstrumentista australiana de 22 años para Indie Rocks!.

La música para ella lo es todo, pues expresó. “La manera en la que los seres humanos funcionamos está basada en preocuparnos por qué hora es y lo que tenemos qué hacer. En la música, no existen el tiempo ni el espacio, solo el momento en el que creas sonidos y frecuencias”.

“No eres una persona, ni un instrumento. Yo me convierto en la música que estoy tocando. He visto muchas personas que se suben al escenario y tocan, pero no aman lo que están haciendo. Por otro lado, hay personas que aman su profesión, y te lo transmiten. Ese es, para mí, el punto de la música”, añadió.

Sultana visitó la Ciudad de México por primera vez el 14 de marzo. Inicialmente, se presentaría en un recinto pequeño, pero los boletos se agotaron rápido y terminó en el Auditorio Blackberry, donde también tuvo muy buena respuesta y no quedaron entradas para el show.

Posteriormente, dio conciertos en Argentina, Chile y Brasil, lugares donde tampoco había estado antes. “Uno de cada dos comentarios en mis redes sociales estaba en español, pidiéndome que viajara a México y otros países de Latinoamérica”.

Da clic a la foto para leer la reseña de Tash Sultana en el Auditorio Blackberry.

Ella explica que nunca decidió que se dedicaría a la música, sino que simplemente sucedió. “Es algo que se me da naturalmente. He intentado aprender teoría, pero no puedo, no lo entiendo. Yo siento la música porque es mi camino. Me ha dado una llave para abrir la puerta al mundo, a conocer nuevas personas, aprender cosas y viajar a varios lugares”.

La australiana comenta que uno de los sacrificios a los que los músicos se enfrentan para cumplir sus sueños, y que desafortunadamente mucha gente no lo nota, es separarse de sus seres queridos para salir de gira, y la pérdida de la privacidad, pues en su país natal le es difícil salir a comer con su familia porque le piden fotos cuando se toma un tiempo personal.

“Me estoy perdiendo de muchos eventos familiares, como los cumpleaños. Extraño a mi familia, también a mis dos perros y a mis amigos, pero ellos me apoyan y yo soy feliz. Puedes ser famoso y adinerado, pero si no eres feliz, no tienes ninguna riqueza y no eres exitoso en la vida”, comentó la artista.

Con solo un EP a la fecha, que se titula Notion, ha logrado viajar con su música por todo el mundo y agotar las entradas de muchas fechas. No tiene álbumes aún, pero en agosto lanzará su primer material titulado Flow State. “Es el término para referirse a cuando accedes a una parte de tu mente conocida como estar en la zona, cuando encuentras algo que te apasiona y solo existe ese concepto”. Grabó cada instrumento de manera individual, y como inspiración siempre toma una parte de cada artista o género que le gusta.

“Lo único que quiero es hacer música, y tener toda la experiencia posible. Me gustaría aprender a tocar todos los instrumentos, quiero saberlo todo, y eso me va a tomar mucho tiempo”, concluyó.

El tour mundial de Tash Sultana durará siete meses. Empezó en marzo en México y terminará en Italia, en septiembre.

No es una revista, es un movimiento.