174100
Entrevista con Sabino

Entrevista con Sabino

30/Sep/2020

Si hay que hacer reggae, hacemos reggae y si hay que hacer neo soul, hacemos neo soul.

Septiembre fue el mes internacional del Sab Hop y con ello llegaron una serie de eventos para celebrarlo; un autoconcierto en el Parque Bicentenario, la salida de un nuevo sencillo, y hasta la creación playlist oficial. Sabino, como todos los artistas ha sido tocado por la pandemia y busca acoplarse y no dejar sin música a su séquito que cada vez crece más.

La fiesta y los conciertos han sido casi nulos, los lugares para la música tomaron una pausa y la única opción son los ahora conocidos y polémicos autoconciertos, así que el rapero decidió intentarlo y se trepó a la tarima frente a gente y automóviles.

Fue un formato que no conocíamos, salió bien, fue diferente, hasta vi comentarios de una chava que dijo 'mi concierto perfecto, sin tener que estar pegada con la gente', y recordé que a mí también me molestaba como el tumulto, no lo había visto desde ahí, dije, ‘mira esta nueva normalidad no solo complica las cosas’".

Sabino está estrenando sencillo que lleva por nombre “Este momento”, una ranchera donde el representante del Sab Hop hace una colaboración con Flor de Toloache que abre el abanico hacia el mariachi.

“Es una canción que había hecho con pura guitarra, y cuando se las enseño a Camilo Lara que coprodujo esta canción, dijo ‘tengo una amigas mariachis, esta rola es mariachi hay que invitarlas’, fue idea de él, la canción iba para otro rumbo”.

¿Y cómo grabar en medio de una pandemia? “Planeamos para interceptarnos en Los Cabos, en un Airbnb montamos un estudio, porque ellas iban a tocar ahí, y este es el resultado, que me encantó es otro rumbo, pero me gustó muchísimo”.

A Sabino le llegó la cuarentena justo antes de iniciar una gira, y además una muy deseada, que tuvo que entrar en stand by.  “Recién empezó la pandemia fuimos grabar el videoclip de 'Guapa!' con Charles Ans y eran unas sesiones de fotos para un tour que íbamos a tener, ya teníamos fechas Gera, Charles y yo”, explicó.

Para el artista la cuarentena ha sido un subir y bajar de ánimo, aprovechar el parón para visitar a mamá, ponerse creativo y escribir, grabar videos con todas las medidas de seguridad y después extrañar el trajín del trabajo de todos los días.

Respecto a su sonido en general, al cuestionarle sobre la dificultad que implica relacionarse con diferentes estilos, mezclarlos y no perder el sello, explicó.

“Es importante tener tus márgenes para donde no te puedes salir, que yo los abro un poco más para poder explorar en diferentes géneros, al principio no lo conseguía tanto ya que yo era mi productor o estaba con puro productor de hip hop exclusivamente, y aunque quisieran ellos no podían traducir lo que yo estaba buscando y fui encontrando personajes como Ferraz o Dan Solo que son muy buenos amigos míos y productores, y pude explicar lo que no se explica con palabras. Si hay que hacer reggae, hacemos reggae y si hay que hace neo soul, hacemos neo soul”.

Después de estos años creando Sabino ha aprendido muchas cosas, no solo de música sino de la vida. “El éxito no dura para siempre, siempre hay que trabajar y no cantar victoria nunca. El otro día me dijeron, ‘güey no te ha harta que estás comiendo y te piden fotos’ y yo les digo, ‘el día de mañana si no me la piden va a ser un fregadazo porque ya no le importo a la gente’, ese un ejemplo, o nunca te niegues a un paro que te piden, tú no sabes quién te puede ayudar después”.

Como ven, una de las cualidades más grandes de Sabino es la adaptación, y esto no solo aplica en su forma de hacer música sino ahora en promocionarla, lo que viene es ajustar el proyecto a la nueva normalidad y no parar, además pagar la deuda y sacar a la luz el Yang, un disco muy esperado.

No es una revista, es un movimiento.