180788
El Santuario: un espacio para encontrar medicina sonora

El Santuario: un espacio para encontrar medicina sonora

Cortesía
El Santuario

15/Feb/2021

Tuvimos la oportunidad de ser recibidos en las cómodas y relajantes instalaciones de El Santuario en Valle de Bravo y conocer más sobre la terapia del sonido.

Este resort creado a la orilla del lago de Valle de Bravo, en una montaña de cuarzo, lleva varias décadas operando bajo la conexión que el empresario Michel Domit nos cuenta en voz propia, ha tenido con esta tierra y la pacha mama.

Ha habido un periodo de “despertar” en más gente que busca diferentes alternativas y terapias para encontrar su bienestar. Este espacio creado en una historia bastante especial, que nos platica Michel Domit, busca exactamente ofrecer meditaciones guiadas, yoga, temazcal, espacios de relajación y ahora promover la músico-terapia, a la que en los últimos años más gente se ha acercado, no sólo por el lado de artistas experimentales que han surgido desde hace varias décadas sino también por el acercamiento a nuevos públicos que buscan esto como realmente un proceso medicinal, un apapacho espiritual.

Yo creo que el mundo, en el último medio siglo, ha cambiado radicalmente, yo me acuerdo cuando iba a la universidad y me sentaba a meditar en los campos, la gente me veía como si estuviera verdaderamente loco. Hoy en día, el mundo está descubriendo que lo único importante es el ser”, relata Domit.

Para conocer más esta actividad, conversamos con el artista mexicano Osiris Heyerdahl que lleva 25 años realizando este estudio y práctica por todo el mundo. El inició su trayectoria como músico y explorando se cuestionó la limitaciones de la “música occidental”. “Es bella también, pero es limitante, deliberadamente la hicieron con ciertas estructuras armónicas melódicas que impidieron el uso de las frecuencias”, platica Osiris.

Conocemos la genialidad de la música en muchos aspectos, en general por que conectas profundamente de manera emocional de mil formas, sin embargo Osiris nos platica es manipulada para ciertas frecuencias que te inducen o te llevan a ciertos espacios energéticos limitantes. “El campo de la música vibracional rompe con esa estructura, y reconecta con la ancestralidad que en todas las culturas del mundo siempre se ha utilizado la música como la fuente de conexión a lo divino, porque, no es que inventaran esa música, esto se trata de reconectar con los sonidos de la naturaleza, del propio cuerpo, del propio sistema de la luz, o sea, la velocidad de la luz tiene sonido, la creación, la existencia, el agua, todo tiene un sonido”.

El Santuario_04491

Es importante destacar que esta terapia realizada en un espectacular espacio de naturaleza busca enfocar la música análoga a un tipo de frecuencias, alineando, afinado la resonancia cósmica –le llama él– que te dan ciertos materiales de la tierra, en otro campo vibracional. “Es muy interesante explorar la música académica también porque sabes por qué y dónde hicieron los bleeps para que ahí se quedara, digamos como un pájaro enorme, gigante, pero enjaulado, con límites, volando aquí para allá. La música ancestral rompe esa jaula y es un ave libre, que reconecta con la herencia mágica divina”. Lo que es el sonido per sé, y en todas las tribus, en todas las culturas, siempre existen cantos de cuna, mantras, cantos celestiales, cantos de alabanza que desde los siglos han estado conectados a estas frecuencias vibracionales que nos menciona.

La música vibracional antigua tiene otro lenguaje, otra estructura, otra forma que con la terapia del sonido estudia qué frecuencias tiene tu cuerpo, cómo se crea la disonancia, y el sonido, cómo afecta tus redes neuronales y ayuda a personas a través de ciertos instrumentos que se han utilizado por milenios.

Pensando que el sonido es una herramienta que surge a nivel celular, molecular, neuronal y que todo se teje entre sí, Osiris no habla sobre este positivo poder. “Es un fenómeno que sucede en el cuerpo humano, tú puedes expandir tu sonido y llevarlo a diferentes formas sonoras con instrumentos y meditación, como el sonido que crean los pájaros, las ballenas, los primeros rayos del sol que conectan con la frescura de la tierra –crean sonidos en quintas–, el espermatozoide cuando toca el óvulo, todo crea un armónico”.

El Santuario_04475

La historia nos ha llevado por muchas etapas para utilizar el sonido para iniciar guerras, ceremonias, ha sido usado por marcas, partidos políticos para conectar superficialmente y crear emociones efímeras. Sin embargo, conociendo efectos y con años de estudio, se le da un uso más pensando para ver qué efectos produce –por ejemplo– una flauta nativa de 10.000 mil años que crea la frecuencia indicada para estimular la glándula pineal.

Hay muchos músicos desde los 60 que empezaron a romper el paradigma de la música, la estructura de la música occidental. Entonces empezaron a oscilar todo este boom psicodélico, fue increíble porque empezó a destapar, justo con la guerra de Vietnam, esta rebeldía de ir a la guerra y justo despertó este llamado con María Sabina, muchos grandes artistas como John Lennon, The Rolling Stones, y empezaron a crear este interés porque empezamos a volver a conectar con la fuente divina, a través de la vibración del sonido. Aunque no era tal cual pura, como los tibetanos, los chippewa, los momos, los indios que todavía cantan estos mantras, pero se acercaban, era una emoción excitante de volver a conectar a la divinidad con el sonido, y te liberaba, te vuela”.

Para Osiris es relevante fomentar el uso de instrumentos terapéuticos, de una manera bien usada, con años de preparación para compartir los beneficios de la manera correcta. Es importante ya que en estas actividades hay más gente que requiere estas técnicas pero a su vez, surge cada vez más gente estafadora. Es fundamental incentivar esto con el buen uso de los instrumentos vibracionales pero sobre todo con respeto, el respeto que se merecen al ser milenarios, un respeto divino al ser emisores de los sonidos de dioses, literalmente.

La experiencia que vives con esta musicoterapia es sumamente especial, apapachadora si le permites a tu mente y cuerpo de vivirla plenamente, convertirte por unos minutos en un “conducto” simple. Un ser más que forma parte de este inmenso universo. Checa las opciones terapéuticas que El Satuario tiene para ti en este link.

El Santuario_04204

Gracias a todo el staff de El Santuario por la invitación a esta experiencia.

REDACCIÓN:

Cynthia
Flores

FOTO:

Cortesía
El Santuario

No es una revista, es un movimiento.