Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

151589
A 35 años del 'Ride The Lightning' de Metallica

A 35 años del 'Ride The Lightning' de Metallica

Ride The Lightning: el llamado de Metallica.

En 1984 los Raiders ganaban su tercer Súper Tazón, Irán acusaba a Iraq de usar armas químicas, Marvin Gaye era asesinado por su padre, Tetris nacía en la Unión Soviética, se estrenaba Gremlins y Los Cazafantasmas en cines, el Vaticano le otorgaba el perdón a Galileo Galilei por sus teorías sobre la tierra redonda, y Metallica estrenaba su segundo álbum: Ride The Lightning, el 27 de julio.

Ocho canciones; 47:25 minutos de duración. Empezaba una nueva etapa sin Mustaine y ya con una alineación definida: Hetfield, Burton, Ulrich y Hammett formarían un grupo legendario. Entre ellos compusieron la música (Mustaine comparte también algunos créditos). Hetfield continuaba siendo la principal fuerza creativa en las letras. Fue grabado en Copenhague, Dinamarca. En esos momentos, no tenían dinero. Vivían en la casa de un amigo de Lars mientras grababan. Jamás se imaginaron lo que vendría después.

Hay ocasiones en las que quisiéramos volver a escuchar un álbum como si fuera la primera vez; volver a sentir ese madrazo que voltea nuestro mundo de cabeza, sentir la piel chinita, la emoción y la cara de “¿qué chingados acabo de escuchar?”. ¿Recuerdas qué estabas haciendo cuando escuchaste por primera vez "For Whom The Bell Tolls"? ¿Qué sentiste la primera vez que cantaste "Creeping Death" en uno de sus conciertos?

En los primeros años de la década de los 80, el metal seguía mutando. Metallica venía de un debut sólido; su reputación iba creciendo. "Ride The Lightning" (junto a Master of Puppets, pero ya tocará hablar de él) sería el despertar de una leyenda que consolidó el sonido de la banda y los posicionó como un fenómeno musical y de masas que iba a cambiar la historia de la música moderna.

Si con Kill ‘em All irrumpieron con furia y agresividad (además de sentar las bases del thrash), con su segundo disco cambiaron las reglas del juego y se volvieron los amos. Disminuyeron la velocidad e incorporaron melodías, armonías y guitarras acústicas para demostrar que eran capaces de crear canciones complejas, lírica y musicalmente. Por otra parte, Hetfield, escribió letras más maduras, que después serían coreadas por millones alrededor del mundo. Burton trajo la teoría musical y esto llevaría a Metallica a expandir sus horizontes creativos. Sin tenerlo en cuenta en ese momento, trajeron nuevas posibilidades dentro del metal con la consagración de un sonido que irían perfeccionando para crear himnos. Y eso hace la diferencia: crearon un disco que se volvió una referencia, un parteaguas y eso es un logro que pocos pueden presumir.

Igual no todo era perfecto, pero casi. Si vas a alabar lo bueno, también tienes que señalar lo malo y es difícil con Ride The Lightning. Por más que le busques es difícil encontrar imperfecciones. Ya si eres muy exigente puedes decir que canciones como "Escape" y "Trapped Under Ice" son los puntos menos brillantes, pero ¿para qué caer en eso? ¡Es un discazo! El viaje es placentero de principio a fin.

El tiempo pasa y el prestigio e influencia de Ride The Lightning crece: sigue en lo más alto de las listas de los álbumes más influyentes del metal. Reseñas contemporáneas siguen apreciando su calidad. Continúa (y continuará) influenciando a cientos de músicos alrededor del mundo. ¿Lo mejor de todo? Que una legión de personas sigue descubriendo este álbum día con día.

No es una revista, es un movimiento.