178611
Still Corners — The Last Exit

9

Still Corners
The Last Exit

Wrecking Light Records / 2021

Artista(s)

Still Corners

Conociendo los secretos ocultos del desierto en lo nuevo de Still Corners.

Los británicos Greg Hughes y Tessa Murray se suman a la lista de músicos que aprovecharon el aislamiento de la pandemia actual por COVID-19, para dar a luz a un nuevo LP de estudio: The Last Exit, el cual es una maravillosa obra sonora y lírica de principio a fin, inspirada por el misticismo del desierto del suroeste de Estados Unidos.

El dueto británico nos dio un poco de oxígeno desde la salida de su primer sencillo homónimo. “The Last Exit”, fue un gran preludio de lo que nos esperaba con el material completo: “Home, I’m almost home”; es la frase con la que cierra la canción que nos habla de un viaje nocturno en carretera rumbo a casa, lamentando tener que desaparecer de la vida conocida per se. La atmósfera sonora comienza por ser acústica y armónica en los primeros extractos dados a conocer como sencillos.

En “Crying”, Still Corners le canta en forma de balada a una ruptura en tiempos difíciles; Tessa Murray afirma en su sitio que la única constante en la vida es el cambio; mientras que “White Sands” mantiene un ritmo más veloz, la guitarra se mantiene detrás de la voz que, por momentos suena más grave y oscura. En definitiva, una de las perlas de este álbum tanto por sus pasajes sonoros como la historia que cuentan del fantasma que atormenta a los viajeros.

Si The Last Exit es un viaje a través de las dunas del desierto, “Till We Meet Again” es como el viento que levanta remolinos a su paso. Comienza por ser instrumental, pero sorprende al final con un requinto de guitarra de Greg Hughes.

La magia del estilo country pop resplandece y hace lo suyo en “A Kiss Before Dying”, “Bad Town” y “Static”. Desde el oído hacia la imaginación de la mente, sentimos la calidez de un atardecer con tonos dulces y claros, pero después se va haciendo de noche y las estrellas son fieles acompañantes del viaje con “Mystery Road”, donde los efectos de aullidos y matices de guitarra hacen más placentero el recorrido.

Como sucede cuando estamos por llegar a nuestro destino, la emoción e impaciencia crecen dentro de nosotros. Suena “It's Voodoo”, que con su rima en la lírica y su tono pegadizo nos pone a bailar dentro del auto.

El misticismo es clave en el trabajo de Still Corners. Percibimos que sus anteriores fórmulas sonoras como en Slow Air permanecen. Quizá lo suyo no sea dar giros de 360 grados, sino mantener su esencia dual; la cual no les impide experimentar ritmos, coros y efectos de sonido como en “Shifting Dunes”, otra joya de la segunda parte del álbum.

Son tiempos de incertidumbre, pero la naturaleza está reclamando sus secretos ocultos. Quizá Still Corners hayan descubierto alguno  y nos los están susurrando con The Last Exit. Para sacar la llave del auto y salir al mundo real, “Old Arcade” es la pieza con la que concluye el viaje, cuando abres la puerta de casa y te sientes seguro de nuevo.

No es una revista, es un movimiento.