134528
Still Corners — Slow Air

7

Still Corners
Slow Air

Wrecking Light Records / 2018

Artista(s)

Still Corners

Slow Air: un viaje melancólico en carretera en busca del edén.

En medio de la noche, Still Corners, montados en un auto convertible que avanza sobre una carretera recta, nos entrega su más reciente álbum: Slow Air; que atrapa al instante con sus atmósferas que evocan a la soledad y al viaje en la ruta.

El primer tema “In the Middle of the Night” muestra guitarras electroacústicas enlazándose al sintetizador de Greg Hughes y la voz de Tessa Murray que viene como desde un sueño. Así, logran la potencia armónica de este dúo londinense. “The Message”, nos recibe con un sonido de lluvia acompañado de una guitarra (otra vez) que nos sitúa por un instante en una road movie musicalizada por Ennio Morricone “…drive the highways / The sky ways just to get lost”. Y es que es evidente una de las intenciones de Hughes y Murray: llevar a su público por varias historias de desencuentros en el sur de Estados Unidos. Logran ya en su segundo tema evocar el calor sofocante de Texas, que hace que todos anden más lento, sudando, quizá cansados pero nunca enfermos. No es gratuito, pues el dúo se mudó de Inglaterra a Austin, Texas, para grabar Slow Air, ya que ahí es donde se encuentra el nuevo estudio diseñado por Greg Hughes.

La tercera canción “Sad Movies”, termina con un teclado al que ya nos acostumbramos y que deja la historia en suspenso. En “Welcome to Slow Air” nos sitúan en el sueño más profundo gracias a la voz de Murray a quien en esta canción la acompañan cantos de un ave. El álbum pierde fuerza pues ya se sienten reiteradas algunas atmósferas y caen en el lugar común de los sonidos de las aves combinadas con el teclado y el tarareo de Tessa.

Así, llegamos a la mitad del álbum con la canción “Black Laggon”, que además es el primer single del disco. Aquí brillan los elementos característicos de Still Corners y su synth pop. La canción cuenta con el que quizá es el mejor verso de las nueve letras que componen este proyecto: “Everything we are is on the line / Let's pretend it's not us tonight / Can’t get away” y hace énfasis en esa búsqueda de un edén perdido al que de manera indirecta se hace alusión en todo el disco.

“Dreamlands” intenta recuperar la carga explosiva con la que comienza el álbum y en parte lo logra, más en la segunda mitad de la canción; sin embargo, en “Whisper” vuelve a agotarse los recursos de la voz a manera de coros y el sintetizador en primer plano. “Fade Out” es el tema más débil de Slow Air, ahí todo es más de lo mismo y desemboca en “The Photograph”, el segundo sencillo, una canción romántica que surge gracias a una guitarra cocinándose bajo el sol de Texas, en medio de ese aire que corre lento y caliente.

Slow Air, un álbum etéreo impregnado en su totalidad de atmósferas oníricas, cierra con el instrumental “Long Goodbyes”, que nos deja inquietos; pues queda la sensación de que el disco sigue buscando algo desconocido e inesperado, quizá un punto brillante en medio del desierto bajo la noche solitaria.

No es una revista, es un movimiento.