Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

138507
Empress Of — Us

7

Empress Of
Us

XL Recordings / Terrible Records / 2018

Artista(s)

Empress Of

Tendencias y fórmulas genéricas que terminan funcionando.

Tres años han transcurrido desde que Lorely Rodríguez, aka Empress Of, nos sorprendiera con su álbum debut Me y ya seis de que el mundo de la música volteara a verla tras sus 1-minute-demo’s titulados Colorminutes. El contexto es importante, lo prometo. Lo que esperábamos del proyecto Empress Of hoy queda un poco desdibujado: la fuerza que se encontraba en las atmósferas de nostalgia y el perfil lúgubre de la compositora y cantante es más bien una base sobre la que se apoya para construir este nuevo larga producción. Pero eso no es del todo negativo… es cierto que el aura general de Us es más positiva y genérica en cierto sentido, lo cual le resta protagonismo y genera una sensación de artificialidad, pero es también un área de oportunidad (tal cuál te lo dice tu jefe cuando no quiere utilizar la palabra ‘falla’) en la que crece el tono general del disco.

El álbum abre con “Everything To Me”, una pieza bastante bien lograda, de la mano del productor y cantante Dev Hynes en la que se retratan escenas neoyorquinas y juveniles que bien podrían formar parte de una película sobre la amistad y la efervescencia de la edad pre-preocupaciones adornada por un sintetizador y progresiones de un loop que no busca llegar a ningún lado. Le sigue “Just The Same” un tema que me hace recordar a la música de la británica Billie Black, aunque acompañada de una vibra más dancehall y trop-house; aquí sobre el coro se dibuja la idea completa de la canción: “Say you see me like I see you, if you believe me I'll believe you just the same”.

Uno de los temas más interesantes, y eso nos da una idea de lo débil que resulta el disco en general, es “Trust Me Baby” en la que comienza a cantar en español para después intercalar frases en inglés que no terminan de sentirse naturales; el tema en el que gira en torno la letra y la musicalización (que dota de una atmósfera tensa previa a la tormenta) es la desconfianza de una pareja y la falta de amor propio al tiempo que es una búsqueda por la igualdad y la honestidad.

“Love For Me” es especial a su manera, los vocales de Lorely son la clave en una base sencilla que lleva sus propios ad-libs y una caja rítmica complementada por un secuenciador que hace las veces de melodía. “I Don't Even Smoke Weed” es la pieza más bailable y ligera en todo el disco, pero la que más sufre de lo que comentaba en un inicio: suena genérica y propia de una generación encasillada en ritmos simplones y letras carentes de sentido.

Los dos temas con los que cierra son “When I’m With Him” y “Again”. La primera es una canción que suena a una confesión adolescente que le hace un guiño a los años 2000 y en la que vuelve a utilizar la fórmula de alternar el español y el inglés en la letra. El último es un track oscuro y lleno de atmósferas sofocantes que nos recuerdan su álbum debut y que se siente como un track añadido a la totalidad del resto del disco.

Pero, como decía anteriormente, la ligereza y el coqueteo con el pop mainstream y menos arriesgado no es necesariamente malo, lo hace más digerible y concreto. Es obvio que la decisión de hacer un disco menos alternativo y más encaminado a producciones comerciales puede parecer un retroceso, pero me atrevo a decir que es una apuesta inteligente por parte de Lorely… algo tendrán que ver las colaboraciones en los discos de Blood Orange y Dirty Projectors y que la producción y realización de este último álbum haya estado a cargo no solo de Empress Of sino de la mano de nombres como Dev Hynnes, DJDS o Pional.

No es una revista, es un movimiento.