134835
Entrevista con Pional

Entrevista con Pional

12/Sep/2018

Decisiones difíciles, tener suerte, y dejar todo a un lado solo para bailar: Pional.

Del descorazonamiento a la pista de baile, la música de Pional es tan versátil como sus cambios de humor. Hace dos años lanzó un EP llamado When Love Hurts, en el cual implementó por primera vez el uso de vocales predominantes para contar una historia de desamor. Dos años después, vuelve con cuatro sencillos nuevos que eventualmente serán parte de un mismo EP y, para promocionarlos, el español se encuentra a la mitad de una gira que lo traerá de regreso a la Ciudad de México este 13 de septiembre. Previo a su visita, en Indie Rocks! platicamos con Miguel Barros sobre los cambios constantes en su música y las decisiones cruciales que tuvo que tomar para que su carrera despegara.

En los pocos años que Pional ha estado activo, ha formado parte de al menos cinco sellos discográficos. Su constante colaboración con John Talabot, lo ha llevado a firmar con su disquera Hivern Discs. Ha lanzado también música a través de Young Turks, Counter Records y recientemente publicó sus nuevos sencillos en Permanent Vacation y Phonica Records. Respecto a esta oscilación constante de disqueras, Pional nos comentó que para él es un privilegio poder trabajar libremente.

“Mi música no tiene un sonido concreto o monótono, es bastante diverso y muy variado. Entonces de acuerdo a cómo escuche lo que hago, me pongo en contacto con la disquera que me gustaría trabajar, dependiendo de su sonido o de la vibra que tengan. Ser independiente me da la libertad de poder cambiar y probar diferentes casas discográficas. La razón por la que regresé ahora a Permanent Vacation, es porque, dentro de otras cosas, son muy amigos míos y veía que mis nuevos sencillos se acercaban mucho a lo que ellos buscaban. Hace algunos años tuve una oferta de firmar con una mayor, pero sinceramente no me beneficiaba en nada. Lo que a mí me gusta es trabajar como yo quiera y tomar mis propias decisiones. No quiero ser un número para una disquera y que me usen para ganar dinero nada más. Quiero trabajar con amigos o de una forma más familiar en donde se cuide mucho el proyecto. Al final yo puedo decidir todo sobre mi música y para mí eso es un privilegio”.

En la música electrónica rara vez se cuentan historias. Sin embargo, Pional decidió darle relevancia a las letras y al significado de éstas en su EP anterior When Love Hurts. En este caso, nos cuenta que decidió dejar a un lado el sentimentalismo para hacer música meramente bailable.

“Mi EP pasado, When Love Hurts era mucho más personal. Pero como comentaba, a mí me gusta ser versátil con mi música, así que en ese momento quise experimentar con una letra más pop que transmitiera las emociones que yo estaba viviendo en ese momento. Fue algo interesante ya que fue una manera muy diferente de trabajar a la que yo estaba acostumbrado. Lo que hice este año, son canciones pensadas específicamente para un club. Aunque los títulos como “One Night Stand” o “Miracle” puedan dar a entender muchas cosas, honestamente no hay nada detrás de las canciones. Solo me la he pasado muy bien en el estudio componiendo algo que me gustaría incluir en un setlist para bailar”.

Aunque Pional asegura que no todas sus canciones tienen un significado, en su naturaleza siempre ha estado contar historias a través del sonido. Previo a enfocarse en su proyecto musical, Miguel Barros trabajaba como ingeniero de audio para empresas como Disney. Sin embargo, llegó un momento en su vida en el que tuvo que decidir entre seguir componiendo para alguien más o iniciar su propia carrera musical.

“Desde pequeño, mientras estaba en la escuela y posteriormente en la universidad, yo ya hacía música, pero lo consideraba un pasatiempo. Nunca pensé que me podría dedicar a ello. Y empecé a trabajar en esta compañía en donde estaba muy cómodo, muy bien valorado, haciendo proyectos muy grandes y creativos. Sin embargo, llegó un momento en que la música empezó a coger mucha fuerza y me estaba quitando tiempo físico y mental. Eventualmente me vi entre la espada y la pared, con la necesidad de escoger entre la vida empresarial o aventurarme a la industria musical. Fue una transición muy complicada y recuerdo ese momento como algo muy amargo, porque no quería dejar el trabajo en el que estaba, pero por otro lado, la posibilidad de dedicarme únicamente a la música era algo que tenía que probar.

Así que me aseguré de que el trabajo que iba a hacer como músico no sería temporal, sino algo sólido de lo que pudiera vivir. Al final todo se dio gracias a The xx. En ese momento yo tocaba con John Talabot y como se volvió el telonero de The xx, eso me dio una tranquilidad de saber que iba a tener mínimo un año ocupado, viajando y con un salario asegurado. Fue así como en abril de 2012, renuncié a mi trabajo y salí de gira. Lo recordaré siempre porque lo llevo tatuado”.

Para Pional, tomar esta decisión fue sumamente difícil, pero asegura que todo se acomodó en su lugar para que las circunstancias se pudieran dar de forma orgánica.

“Al hacer este tipo de decisiones hay que tomar en cuenta el factor de la suerte. ¿Quién me iba a decir a mí que después de The xx podría continuar y mantener mi vida en la música? Yo tenía asegurado que durante la gira con John Talabot iba a poder estar bien. Pero nadie me podía prometer nada. El futuro era –y sigue siendo– muy incierto, estaba todo en el aire. Sin embargo, era una época muy bonita de la música. Las redes sociales apenas estaban cobrando fuerza, los followers, los likes… todas esas tonterías que hay ahora, no tenían tanta importancia en ese momento. Creo que todo era más orgánico. Además de que antes no había tantos productores potentes, así que creo que mi música salió en el momento en el que tenía que salir. Para mí la suerte fue un elemento clave en el surgimiento de mi proyecto”.

La combinación de suerte, trabajo duro y haber tomado el riesgo de renunciar a la comodidad de trabajo, fueron los factores que desprendieron la carrera de Pional. Seis años después de que Miguel Barros dejara su zona de confort para adentrarse al incierto mundo de la música, el madrileño está por sacar un nuevo EP, del cual ya hemos escuchado los sencillos “Miracle”, “Tempest”, “Xme” y “One Night Stand” y que estará presentando este jueves 13 de septiembre en Versalles #64.

No es una revista, es un movimiento.