Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

135651
Clubz — Destellos

8

Clubz
Destellos

Sony Music / 2018

Artista(s)

Clubz

Pam
Villafuerte

01/Oct/2018

Nostalgia vintage en pleno 2018.

Dos años distaron entre el lanzamiento del primer sencillo y el material final que los regiomontanos Coco Santos y Orlando Fernández finalmente presentan. Destellos llegó y el dúo no pudo elegir mejor nombre para su primogénito.

De entrada, echando una mirada rápida al tracklist, los singles resaltan por sí solos, y es como si mi subconsciente los aislara por un momento y me concentro casi un 100% en lo nuevo. Los primeros lanzamientos ya tienen toda mi atención y claramente múltiples likes por los escuchas –los números en Spotify lo dicen todo–. Como parte del escaneo rápido colaboraciones con Buscabulla, Girl Ultra y Ela Minus me hacen deducir que estos temas tendrán una fuerte carga erótica, gracias a las delicadas voces femeninas en contraste con los falsetes que Orlando y Coco manejan dentro de su estética musical.

El bajo funk de “Palmeras” abre el telón de esta primer placa de Clubz, dicha pieza es relativamente nueva pero ya había pasado por nuestros oídos desde hace unas semanas, poco después también nos presentó el visual con una narrativa policiaca y aires vintage. Para el segundo tema, ya teníamos por demás conocida la tonadita y el “a, a, áfrika , a, a” –las “a” que suenan más como “ja” pero ese es el toque especial de Coco–.

“Réplica” es un deliciosa pieza disco, la melodía transcurre como brisa fresca, que de pronto se encuentra con toques de sintetizadores y se mezclan con toda la armonía. Sin necesidad de agudizar el oído, los saxofones de fondo aportan un toque de sensualidad, y así, la composición explota en la cabeza y en todo el cuerpo como una bomba groovie que nos hace mover los hombros y chasquear los dedos a lo largo de sus 3 minutos con 54.

El ritmo disminuye su tempo cuando llega “Nagano”, la música escurre como una suave mezcla de colores pastel gracias a la voz de Ella Minus que se enreda entre bajos, teclados y una vez más, finos saxofones para regalarnos una balada soul totalmente romántica.

A lo largo de sus años en la escena, Texturas, Épocas y ahora Destellos, son la prueba del cuidado y perfecto manejo que Clubz tiene sobre el estilo que eligieron para representar sus ideas y plasmar el conocimiento e inspiraciones que guían su música. Prince, Madonna y Ariel Pink son algunas de sus mayores influencias, según comentaron es la última entrevista que tuvieron con Indie Rocks!.

“Cáile” es otra de las colaboraciones que aparecen como un foco rojo dentro de los once tracks, Raquel Barrios desprende una energía tropical y melosa. El duo boricua Buscabulla embona con facilidad en este material discográfico. Colaboraciones como esta podrían ser recurrentes, y seguramente jamás habría algo malo en ellas.

“JAMZ” es el track ocho, que bien podría escalar hasta el primer lugar y funcionar como un intro al álbum. Los golpeteos en el modulo de percusión y efectos desvanecidos abren paso a explosiones en forma de ondas distorsionadas, y sin tener en cuenta la duración de esta composición, la carga synth resulta bastante agradable.

Para el tema nueve, las primeras notas nos resultan familiares, no se trata de una pieza meramente nueva, “Popscuro” en uno de los sencillos que abrió al dúo regio las puertas de venues y nuevos escuchas, sus casi dos millones y medio de plays son la mejor prueba del éxito que les resultó esta combinación de pop y picardia millenial. El tema descarado de la lírica y la delicadeza con que la música lleva todo el issue amoroso (para mi gusto, perfectamente bien plasmado en el visual) atrapó al público y es ahora uno de las canciones más pedidas y escuchadas por sus admiradores.

“Nota de voz” resulta una composición meramente instrumental completamente lo-fi. El primogénito de Clubz no pudo tener un mejor nombre, cada pieza cuenta con destellos de sintetizadores, saxofones, arreglos delicados y efectos que sin importar su duración, logran aportar una variedad al ritmo y así, cada canción alcanza esa calidad de sonido que sin esos destellos sería completamente distinta.

Destellos es un álbum que entra por los oídos, en donde tan solo inicia su recorrido a lo largo de todo el cuerpo, se expande fácilmente hasta los brazos y piernas, entonces aparece eso que se llama ritmo. En este primer material de larga duración que el duo muestra al mundo lo que sabe de música, y cómo aplicar los sonidos de antaño a un presente abierto a todas las posibilidades.

En general, es muy claro (y hasta cierto punto grato) notar la calidad musical que el primer largo de Clubz ofrece, el trabajo de producción y postproducción que llevó largo tiempo para este dueto resulta en un material de once tracks que siguen una misma base y se nos presenta como un material homogéneo. La estética es diferente en todas las canciones, cada una cuenta con arreglos delicados y bien planeados, y sin mayor duda, todo eso justifica la larga espera. Es fácil vaticinar un incremento de escuchas, presentaciones y un boost en la carrera de esta dupla regia, ¡en hora buena!

No es una revista, es un movimiento.