Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

152994
Chk Chk Chk — Wallop

08

Chk Chk Chk
Wallop

Warp Records / 2019

Artista(s)

chk chk chk

Wallop: Fiesta sin parar en un apartamento de Nueva York.

¿Cómo pronunciar el nombre de una banda a la cual solo lo representan signos de exclamación?

Dejémoslo como Chk Chk Chk (chic chic chic).

Lo cierto es que, más allá del nombre, el nuevo material que sacará el 30 de este mes sabe explotar y poner a su favor las referencias dance punk y disco más representativas de los 80, 90 y 2000. Este Wallop (golpe en español) nos ubica en una fiesta hecha desde Brooklyn, Nueva York en el apartamento del vocalista, Nic Offer, lugar en el que se hizo todas las canciones del álbum.

Armados de sintetizadores y de la destacable voz de Mia Pace, Wallop ha sido editado por el mismo sello de Flying Lotus y Stereolab,  Warp Records, además de ser Cole M. Greif-Neill, quien trabajó con The Vaccines, Snoop Dogg y Beck, uno de sus productores. No entendemos bien el porqué el gato desenfocado de la portada que ayuda a dividir la imagen entre dos colores, pero no nos podemos quejar. Tenemos todo listo para empezar con la fiesta.

La primera canción, "Let It Change U", comienza con la potencia de los sintetizadores marcando el ritmo que seguirá durante casi toda la canción. Hay estilo. Empecemos a calentar los pies para iniciar con el baile. Un sonido acuoso nos da la impresión de que se acerca el coro. Es obligatorio aunque sea dar unos pasos ante este inicio de álbum contagiante. Y cuando estas empezando a sentir más el ritmo, termina la canción. El paso a la siguiente, "Couldn't Have Known", se da de manera brusca. Aquí prima el sonido de guitarras. Viene a la mente el éxito de Duck Sauce, "Barbra Streisand" ante su similitud. Los sonidos de los 2000 se asoman, se juega con las voces. Hay ciertas distorsiones. Se nota lo divertido que puede sonar Offer.

De modo más misterioso y con voces que repiten "Off The Grid", empieza la canción del mismo nombre, pero que a medida que avanza, la voz de Mia Pace aparece y le da un aspecto fresco y bailable a la composición, que nos hace recordar, por momentos, a la gran Grace Jones. Los asistentes a la fiesta levantan las manos. El baile está en cualquier rincón del apartamento. Sin duda, "Off The Grid" es una de las canciones más resaltantes de Wallop. Poco a poco y como segunda parte, nos envolvemos en un ambiente más futurista con "In the Grid", que calma los ánimos que se logró con la primera, con voces que, tipo falsete, nos recogen de ese momento de clímax para depositarnos de manera gradual en "Serbia Drums".

Con referencias a More Songs About Buildings And Food de Talking Heads, esta canción es punto clave para esta producción. Trae a colación los sonidos de fines de los setenta para que se puedan apreciar. La percusión se pone en primer plano y empezamos a percibir que los coros con ayuda de Mia son los puntos fuertes de cada composición. Si bien "Serbia Drums", por el sonido diferente a las canciones anteriores descuadra de forma ligera lo trabajado en Wallop, es un buen paréntesis que merece un espacio en este álbum, aunque marque una gran diferencia al dar pase a "My Fault".

Es la canción más electro indie de las 14 que se encuentran en lista. No suena mal, pero tampoco es destacable. El final recuerda al coro de "Get Lucky" de Daft Punk.

Llega el momento de la fiesta en el que inviten a bailar más despacio pero sin dejar el estilo que los caracteriza. Con "Slow Motion" lo pueden lograr. Suena como si The xx se juntasen con el DJ francés Kungs. Nos convencemos, una vez más, que la voz femenina le da un toque diferente y logra resaltar más las producciones de !!! (con el perdón de Offer). Pero, a su vez, se nota la química entre ellos a medida que las composiciones avanzan. Se vuelve mágico.

Para dar pase de un ritmo más lento a uno más acelerado, está "Slo Mo", que como "In the Grid", utiliza voces que nos transportan a un momento de trance para pasar a "$50 Million", que si bien no es una de las canciones más destacables del álbum, los sonidos nos recuerdan al Why Make Sense de Hot Chip, con la presencia primordial de sintetizadores, bajos y guitarras que permiten que la gente siga bailando. "Domino" continúa con sonidos más ligados a "Serbia Drums". Ante la versatilidad de la voz de Pace, cada vez que repite "Domino" mediante sílabas, da la impresión de ver piezas de dominó que están a punto (o no) de caer. Es una propuesta válida e interesante. ¿Los invitados a esta fiesta todavía tendrán energías para seguir la música o caerán cual dominó de tanto mover el cuerpo?

"Rhythm Of The Gravity" se acerca más al hip hop, house pero sin despegarse del dance punk. Contiene mezclas que rememoran a lo elaborado por el estadounidense Green Velvet. Los invitados a esta fiesta sacan sus mejores pasos, estamos llegando casi al final. Con "UR Paranoid" nos vuelven a llevar al trance en el que están conectados Nic y Mia. Sus voces se comienzan a alterar, lo que permite subir y bajar el ritmo de la canción. El trance es contagioso. En la penúltima canción, "This Is The Door", ese efecto va disminuyendo. Es un canción más light, pero no deja de ser atractiva. Maybe you think that i don't notice but i do (Tal vez piensas que no me doy cuenta pero realmente lo hago) nos advierten en lo que es una de las mejores canciones de la producción. Es un buen cierre. El instrumental para terminar es "This Is The Dub", que sería la parte dos (y corta) de "This Is The Door". I can go on (puedo seguir) nos canta Mia, pero en el apartamento de Brooklyn las luces del sol en la mañana se divisan en la ventana. La fiesta terminó, pero podemos irnos tranquilos. Se bailó lo justo y necesario.

Wallop demuestra el esmero y solidez en sus composiciones que la banda ha logrado en esta octava producción. No se han oído así desde Thr!!!er (2013). El estar nutrido de referencias destacables en el mundo musical de la electrónica (entre sus referentes y variantes) les da el adicional que toda banda que quiere destacar en la actualidad necesita. Vale la pena darle una escuchada.

 

No es una revista, es un movimiento.