Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

178447
Entrevista con The Coathangers

Entrevista con The Coathangers

Más que una reedición, un vistazo al pasado.

The Coathangers es una de las bandas de chicas más potente que puedes ver en vivo. Parece que fue ayer cuando estaban sobre el escenario del primer Festival Hipnosis. Aquella energía no es prefabricada, sino muy innata y natural. Su disco debut del 2007 acaba de ser reeditado y tiene algunas sorpresas que no esperábamos para este 2020.

Fue todo un viaje remasterizar el disco. Comenzó a principios de este año, y muy refrescante recordar quienes éramos hace 14 años. Éramos tan libres, sin consecuencias. No sabíamos que el disco iba a ser tan grande. Hemos cambiado tanto. Ahora estamos mucho mas cómodas con los instrumentos y en una industria que nos intimidaba. Pero nunca hemos perdido la diversión. Especialmente en el escenario, algunas versiones han cambiado en vivo, por ejemplo 'Don’t Touch My Shit' ya no puedo gritar tanto”, explicó Julia Kugel-Montoya.

Sí, la energía de The Coathangers en vivo, es la clave. Pero a través de sus discos se palpa la esencia de sus composiciones que después se traducen sobre el escenario. La parte visual dice mucho, a través de los videos comprendemos la crudeza de su sonido. La banda acaba de liberar un video para la canción “Nestle in my Boobies” del disco original.

“No hacíamos muchos videos en esos momentos, pero recordé que hicimos un show en un sótano de St Louis en esos años, así que recuperé el material y es la primera vez que edito video. Fue increíble porque esos eran el tipo de shows que tocábamos al principio y lo amábamos. Sótanos, cuevas, fue hermosos recordar. Extrañamos tocar ahí. Cuando tocas al nivel del suelo, no estás en un pedestal literal. En todo el video alguien estaba gritando '¡Púdranse, esta banda apesta!', y hay un sentimiento de igualdad que me encantaba. Amaba rebotar contra la gente, darles golpes con la cabeza, brincar sobre el público porque te da el sentimiento de ser parte de ellos. Claro que me encanta tocar en festivales, pero esos shows en los sótanos son incomparables. Así es como empezamos pero la realidad es que siempre soñamos con tocar en un escenario. Estábamos hambrientas y desesperadas, vida o muerte. A veces lloro en el escenario porque me da orgullo que lo logramos.”

La música de The Coathangers también refleja este cambio desde aquel primer disco. Y aunque muchos sentimos una cierta nostalgia de lo que fue, también apreciamos esa evolución inevitable que también es muy natural. Los procesos de The Coathangers se reflejan en su música, de regreso al 2007 o en este mismo momento.

Ampliamos nuestro abanico sonoro, porque es un sentimiento completamente distinto tocar en un gran escenario y eso cambió también nuestro sonido. Nunca quisimos hacer el mismo disco dos veces. Hace sentido crecer el sonido también".

Parte de revivir este disco tiene un encanto especial. Rescatar algunas canciones que no formaban parte de él en un inicio, es también una forma de rendir tributo a toda esa primera etapa. Se siente y se escucha de otra forma. En esta reedición se incluyeron un par de canciones que son una muestra de este todo.

“Incluimos una canción que pusimos en nuestro primer vinil de 7 pulgadas 'Never Wanted You', y 'Wife Eyes' también es de otro vinilo que sacamos. Nos recuerda de dónde venimos y cuánto trabajo y empeño hemos puesto en lograr nuestras metas. Uno recuerda sólo lo bueno y escuchar de nuevo lo primero que hicimos. Por un largo tiempo, no creo que  ninguna de nosotras escuchamos ese disco porque queríamos mejorar mucho. Pero viéndolo de nuevo, es tan real. Nos preocupábamos porque no éramos tan buenos músicos en aquel entonces, lo que no nos dejaba apreciar la energía de todo. Así que es genial finamente apreciar quiénes éramos. Lo que hacíamos y a donde nos llevó.”

Pero, por qué esperar 14 años. Es una eternidad musical, que al mismo tiempo, se explica con la naturalidad misma con la que The Coathangers hace todo. Llega cuando tiene que llegar.

“Nos perdimos la marca de los 10 años con este disco. Esperar hasta los 15 no era una opción. En realidad no pensábamos ir de tour este año y aprovechar para enfocarnos en este reedición. Rehacer el arte y todo nos ayudó mucho este año. No lo pensamos mucho. Terminamos en la lista de las mejores re-ediciones de este año de Bandcamp, lo cual nos hace sentirnos muy agradecidas. The Coathangers viene del Internet, del MySpace y en todas las plataformas digitales así que es perfecto. Estamos con Fela Kuti en esa lista que amamos".

Queremos más de este vistazo al pasado. Es una de esas cosas a las que se le puede aprovechar cada parte. Cuando una banda te engancha, es un pozo al que nunca quieres encontrarle fondo. Que las sorpresas no se hagan esperar pues entre ellas puede haber una joya inédita por descubrir. Aunque The Coathangers tiene una integrante menos de cómo empezó, su huella esta bien clara, y su presencia en este disco es parte de la historia y cimientos de la banda.

Estoy tratando de pensar si podemos hacer otro video de esta reedición. Todo está disponible pero limitado, también buscando algunos unreleased pero es difícil porque yo vivo en California, Stephanie vive en Atlanta y Meredith en Massachusets, así que para que nos reunamos es difícil. Estoy empezando a editar otros videos viejos, pero es sorpresa. El hecho de que Candice ya no está en la banda y fue parte del disco también fue un viaje. Ahora somos un trío, pero también nos permitió evolucionar porque ya no teníamos un instrumento. Ella se fue porque quiso, para estudiar. Pero fue interesante revisitar eso".

Viajar al pasado nos abre recuerdos. Para The Coathangers, son recuerdos de cómo comenzaron, para nosotros, recuerdos de lo primero que escuchamos de una banda que nos recordó la potencia con la que debe sonar el punk-rock. Larga vida a sus rudas y crudas creaciones.

No es una revista, es un movimiento.