Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

177225
Entrevista con Róisín Murphy

Entrevista con Róisín Murphy

La voz que reclama la pista de baile.

Si existe una palabra para definir una artista como Róisín Murphy es: compromiso.  Ella ha hecho de su pasión por la música una carrera llena de experimentación y libertad desde el día uno. Ya sea desde hedonismo en Moloko, las experimentaciones jazz de su debut Ruby Blue, su versión de diva pop en “Overpowered”, sus recientes incursiones en el artpop, o ahora en su regreso a la pista de baile, la irlandesa se mantiene fiel a sí misma, siempre con la música por delante.

Me gustaría que la gente sepa que nunca he comprometido quien soy; todo lo que he hecho en mi carrera ha sido mi idea, lo he ejecutado y si sale bien o sale mal, este hecho por mí. Al final todo esto va a significar algo, porque está hecho con honestidad y por qué he tenido el tiempo y el espacio para desarrollarlo”, comentó la cantante para Indie Rocks!.

La también compositora platicó con nosotros con motivo de su participación en el Festival Marvin, donde realizó un set acústico inspirado en su nuevo disco Róisín Machine. Para ella hacer este tipo de conciertos se convierte en una herramienta para conocerse y conocer sus temas de otra manera, así cuando regresa al formato original en vivo, se convierten en otra cosa.

“La gente me pregunta si es difícil actuar de esta manera (en streaming) sin audiencia en vivo, pero la verdad es que no, realmente encuentro que puedo sentir a mi audiencia, siento que están ahí, que puedo tocarlos y que puedo traspasar la cámara y llegar a mis fans, al final un artista debe actuar. Puede convertirse en algo muy revelador para las mismas canciones y a mí me ayuda a entender cómo deben ser cantadas; cuando les quito las percusiones, los sintetizadores, toda la coraza que llevan las versiones originales y llegas a los tonos más puros de una canción, es una sensación diferente”.

Para este disco Róisín aprovechó el encierro por la pandemia, juntó el trabajo de 10 años con algunos temas guardados en el tintero y se reunió con Richard Barratt (DJ Parrot) con el objetivo de entregar un disco que regresara a las raíces de la música dance.

El objetivo era enfocarse en los clásicos de baile, y es algo a lo que no estoy acostumbrada, por lo general soy una persona que gusta estar experimentando constantemente y las cosas se convierten en una especie de rompecabezas que voy uniendo poco a poco. Aquí todo era mucho más claro, lo cual también fue un reto, porque tenía que esperar a encontrar la canción perfecta que uniera todo de una manera cohesiva”.

Al final, este disco es una recopilación de muchos años de trabajo en el que la única constante ha sido voz. Al cuestionarle qué ha aprendido de sí misma a través de esta herramienta ella contesta con una sonrisa.

“Debo ser una persona muy buena, que tiene una gran voz (risas)… Mi voz ha cambiado, ahora tengo un rango más grande del que solía tener, y antes era un poco tímida al cantar. Estudiar el repertorio italiano (NDE. Reflejadas en el EP Mi Senti) me hizo darme cuenta que me gustan las canciones con un tono de conversación, donde alguien te habla de manera muy directa e íntima. Es algo que ahora intento poner en cada una de mis canciones y en mi forma de cantarlas".

Actualmente Róisín trabaja en un nuevo disco junto a DJ KOZE y espera que el próximo año tenga la oportunidad de pisar tierras mexicanas con un show en vivo, el cual sabe que será un éxito pues constantemente está recibiendo mensajes de sus fans pidiéndole tocar en México. Al preguntarle sobre si la fama representa algo para ella después de todo este tiempo, lo tiene muy claro.

“Ha sido una bendición no ser realmente famosa, no podría enfrentarlo, eso sería una maldita pesadilla. Sé que la gente viene hacia mí por la música, si la gente piensa que soy famosa es porque saben lo que hago. Si fuera más famosa o lo fuera por otras cosas, dejarían de prestar atención a la música y me hablarían, pero, solo les importaría la fama y me pedirían una foto porque soy “famosa”, me volvería loca. Solo quiero concentrarme en vivir en este mundo, hacer lo que me dé la gana, trabajar con quien me dé la gana y desarrollar una carrera interesante”.

No es una revista, es un movimiento.