50194
Adrian Sherwood, el dub y el racismo musical

Adrian Sherwood, el dub y el racismo musical

13/Jun/2014

Después de seis años, el afamado productor británico de música dub, reconocido por su pasión hacia los ritmos jamaiquinos, Adrian Sherwood, regresa a México para presentarse en El Plaza Condesa como parte del  International Dub Club.

Con más de 30 años de producir para grandes personalidades de la talla de Depeche ModePrimal Scream, and Sinéad O'Connor, y haberse lanzado en una carrera en solitario con el álbum Never Trust a Hippy, el músico ha sabido sobresalir en la escena musical gracias a su entrega, perfeccionismo y sonido único. En entrevista con Indie Rocks! el artista compartió algunas de sus anécdotas y de su entusiasmo de pisar nuevamente tierras aztecas.

“Empecé a producir cuando tenía 17 años y dirigía un pequeño sello discográfico en Inglaterra. Conocí músicos importantes y empecé a grabar música. Las cosas se dieron solas, no pensé que sería un negocio. Fui muy afortunado de trabajar con gente importante”, dijo Sherwood sobre el inicio de su carrera.

El vivir en un país multicultural como Inglaterra, permitió que Sherwood, quien a temprana edad se interesó por todas las variantes de jungle, lograra que no existieran divisiones entre lo géneros jamaiquinos y el new wave o el punk, ritmos de gran auge en dicho país.

De acuerdo al productor, la música reggae es la mejor,  debido a que es música creada para Dios. Sherwood considera que el dub es un ritmo muy especial, dice que tiene más sabor que cualquier otra música: “El dub permite desarrollar la imaginación de los oídos. Es un ritmo más picante y con mayor cuerpo sonoro que cualquier otra estructura o ritmo. El sonido especial de los bajos y luego de la batería lo convierten en una cálida y sexy terapia (risas)”.

Para Sherwood, lo más importante para triunfar como productor es generar un sonido propio: “Pasé cientos de horas en el estudio. Me daba cuenta qué efectos o qué técnicas me gustaban más, y fue así que la gente comenzó a reconocer mi propio sonido. Pronto comenzaron a pedirme que mezclara sus discos porque querían tener mi sonido. ¡Eso me sorprendió mucho!”.

El británico comentó que mientras está en el escenario solo piensa en pasarla bien, y de esta manera transmite lo mismo al público. “Cada vez que voy a dar un show, estoy un poco nervioso y soy aprensivo, quiero que todo este bien”, agregó. Sherwood dijo que es común que ocurran imprevistos durante las presentaciones, pero estos deben ser solucionados inmediatamente.

Desafortunadamente, lo que recordó como uno de los peores momentos de racismo, fue durante una presentación en la que apoyaba a Blur en el Centro de Convenciones Wolverhampton.

Sherwood tuvo que tocar durante dos horas escuchando el abucheo de la gente que odiaba el reggae y solo quería escuchar guitarras: “Eso fue como hace 10 años. Un amigo y yo terminamos peleando con el público, pateando personas… todos eran muy racistas y agresivos. Mi hija estaba cantando conmigo en el escenario, recuerdo que fue horrible”, lamentó Sherwood.

En espera de que no se repita un momento tan penoso como el que Sherwood pasó con los fanáticos de Blur, estaremos con los oídos más que abiertos y con el cuerpo listo para moverse al ritmo del candente dub de Adrian Sherwood en el International Dub Club junto a Mad Professor y Dub Dinasty este próximo  14 de junio.

No es una revista, es un movimiento.