Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

144190
Opening Party: Queen el origen de una leyenda by Mick Rock

Opening Party: Queen el origen de una leyenda by Mick Rock

Queen, Mick Rock y el culto a la personalidad.

El año pasado el estreno de una película biográfica colocó a Queen en el centro de la atención mediática por primera vez en muchos años. Es fácil pensar que eso provocó el interés desbordado por asistir a la inauguración de la exposición Queen el origen de una leyenda en el Foto Museo Cuatro Caminos, sin embargo, el hype de la película no fue razón de este interés acumulado sino la existencia de una base de fans de la banda que representan el amor colectivo por la banda británica, amor que se asemeja al que existen por bandas como The Beatles, The Rolling Stones o Pink Floyd.

La exposición consta de 100 piezas en las cuales podemos observar que el centro del universo de Queen es Freddie Mercury, ya que es él dentro de su personaje quien guía el sentido de las fotografías, las poses, las caras, el sentimiento detrás de la imagen. Con un recorrido a lo largo de los 70 y 80 es posible ver la evolución de la banda en su concepción propia de ver a la banda como obra de arte; la fotografía permite al espectador ser parte de un momento irrepetible y al conectar es posible sentir la complicidad entre el lente de Mick Rock y la sensualidad de Freddie Mercury.

El punto nodal de la muestra es el retrato monumental de la banda durante la época de “Bohemian Rhapsody”, fotografía en la cual el público puede interactuar con ella y tomarse una fotografía con la fotografía. A los lados se encuentran los retratos individuales en el cual podemos sentir, por primera vez dentro de la exposición, que cada uno de los miembros de la banda posee un personaje y personalidad únicas pero que debido a lo atrayente de Mercury se desdibujan en los retratos grupales.

La audiencia fue un punto interesante dentro de la muestra, porque si bien habían personas interesadas debido al momento mainstream de la banda y que se caracterizan por exagerar su presencia con símbolos que los acerquen al imaginario pop de Queen y, por otro lado, los fans que han estado ahí toda la vida, personas que vivieron la época de auge de Queen o que sus padres les mostraron su música y continuaron el fanatismo. La interacción entre ambos grupos no se da porque cada uno tiene sus códigos de comunicación que los ligan entre grupos y con las obras. Uno no elimina al otro, solo es una muestra de que Queen conecta a diferentes niveles sociales, económicos y musicales; lo cual es uno de los objetivos de la música pop.

La música no podía falta y por medio de una banda y un DJ, los clásicos de Mercury resonaron en el museo para cerrar el ciclo de la experiencia museal, pues con el sonido se genera un vínculo mayor con la fotografía al apelar al sentimentalismo que nos reunió en ese momento. Puede que el espacio para la música en vivo no haya sido el mejor debido al poco espacio, sin embargo la sinergia entre el público y la audiencia generó ese momento en el que todos estaban coreando las diferentes canciones que se han convertido en parte de la cultura popular

La inauguración fue un éxito porque nos llevó a un viaje en la cápsula del tiempo y nos hizo revivir nuestro primer acercamiento con Queen, sin importar la época en la cual haya pasado; la democratización de la música es lo que permite que una persona que ha sido dan toda su vida y una persona que se hizo fan después de la película lleguen a la misma experiencia por medio de la música y la fotografía.

Y como plus, vale la pena visitar la sección del museo donde se presenta la exposición de la estación de los clásicos en la cual los fans demuestran su amor por la banda a través de las expresiones artísticas. Un punto increíble que muestra que el fanatismo sigue vivo y la llama no se va a apagar entre los fans de Queen y Freddie Mercury.

No es una revista, es un movimiento.