Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

150251
Copenhell 2019

Rodrigo
#RivasRuiz (thephoto.se)

El metal es leal.

El pasado fin de semana se celebró la décima edición el festival Copenhell en la capital de Dinamarca, y con un sold out total se demuestra una vez más que el heavy metal es el género musical más leal de todos.

El lineup de este décimo aniversario fue liderado por bandas como Tool, Slipknot, Slash, Lamb of God, Rob Zombie, Refused, entre muchos sub géneros más del Metal.

A diferencia de muchas partes del mundo donde el heavy metal tiende a ser juzgado como una escena agresiva, en Copenhell los daneses rompen los paradigmas con mentalidad primer mundista.

Copenahell se ha convertido en uno de los refugios metaleros más anhelados en Europa. Es un evento seguro y socialmente responsable en temas ambientales e igualdad de género. El festival y las bandas alzan la voz para que las mujeres rockeras se sientan seguras y protegidas por la comunidad e industria.

Refused fue uno de los que en su discurso mostró molestia por la poca cantidad de bandas femeninas en el lineup. Por el otro lado, Lzzy Hale con Halestorm representó con unos vocales potentes y una guitarra majestuosa al sexo femenino.

Los días de verano en Escandinavia son muy largos con mucha luz solar, pero al caer la noche, la decoración y concepto del festival nos sumergen en un ultramundo infernal.

Es un lugar que une a la familia y amigos en armonía y permite rockear el estrés por cuatro largos días, donde la gente alcoholizada cuida del uno al otro, mientras la música puede parecer agresiva, la energía transmite hermandad.

Terminado el dia, después de la euforia y borrachera, los asistentes se forman y suben ordenadamente a los camiones que facilita el gobierno de la ciudad, demostrando que el gobierno también apoya la escena.

La industria musical esta drásticamente cambiando y muchos festivales grandes caen en banca rota, pero con este décimo aniversario, Copenhell muestra que el metal es leal y rentable.

No es una revista, es un movimiento.