Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

149879
Pride 2019: Lesley Gore, LGBT vs el mainstream

Pride 2019: Lesley Gore, LGBT vs el mainstream

Conoce la historia de Lesley Gore, la cantante que dejó el cliché del pop por amar a otra mujer.

Cada persona es un mundo pero muchas veces nos vemos obligados, o incluso tratamos por nuestra cuenta, cumplir con las expectativas y normas de una sociedad para lograr la anhelada aceptación. Sin embargo, tratar de apegarse a lo que todos esperan puede ser un camino peligroso, un sendero que cambia tus conductas o tus reacciones, al igual que te hace reprimir gustos y preferencias. Conseguir esa aceptación te puede robar tu esencia y te lleva a un lugar del que es difícil salir, sobre todo si eres una estrella pop de 16 años con el mundo encima.

Lesley Sue Goldstein nació en 1946 en Brooklyn, pero creció en los suburbios de Nueva Jersey. Sin saberlo, fue convirtiéndose en el ideal heteronormativo de la joven estadounidense, algo que fue aprovechado por el sello Mercury Records cuando la descubrió el productor y compositor Quincy Jones. En ese momento la industria musical buscaba con desesperación a la siguiente ídolo adolescente y depositaron toda su fe en Lesley.

La cantante, como mencionó en repetidas ocasiones, tuvo varios novios y cumplía con lo que se esperaba de una joven como ella. No podía explorar sus preferencias sexuales y estaba confundida por su inevitable atracción a las mujeres. Claro que muchas mujeres de su época sintieron la misma opresión, pero estar en el ojo público tras varias canciones en el top 10, hacían de su situación aún más complicada.

Ser una cantante pop en ascenso, con temas que se apegaban a estereotipos adolescentes como "It's My Party" y "Judy's Turn To Cry" vendían bastante bien, pero eso no era suficiente para su disquera, la artista tenía que vender estándar a través de su imagen. Tenía que ser la chica que solo podía pensar en hombres, que suspiraba y lloraba por ellos. Pero la realidad de Lesley Gore era muy diferente.

Después de pasar años moldeando al prototipo perfecto, el plan de la disquera se vino abajo cuando Lesley entró a la universidad y conoció a otras mujeres, como Bella Abzug, que comprendían su situación y que la alentaron a aceptar su verdad, a no sentirse apenada por sus preferencias. Como en la mayoría de las historias reales, no fue una cuestión epifánica, la ayuda y el apoyo fue necesario.

Lesley Gore se hartó de canciones como "Sunshine, Lollipops and Rainbows" y se alejó de los reflectores para poder vivir su vida como ella quería, a lado de una mujer, alguien a quien pudiera amar de verdad. Esa decisión fue difícil y muy valiente, pues cambió la fama para dejar de interpretar a un personaje, para terminar con una farsa a la que llamaba su realidad.

A través de los años, Lesley dio el mensaje de que cumplir con expectativas ajenas no es una cuestión de comodidad o adaptación, es permitir que te arrebaten lo que eres. Y que por eso siempre es importante recordar, o que nos hagan saber, que nadie puede decidir nuestro destino y mucho menos definir a dónde pertenecemos.

No es una revista, es un movimiento.