187635
A 15 años del 'Alright, Still' de Lily Allen

A 15 años del 'Alright, Still' de Lily Allen

¿Quién no extraña entrar a MySpace y encontrarse con el próximo nuevo éxito de la música indie?

Aviso: este no solo va a ser un texto sobre el aniversario de este disco. Esta es una ventana abierta a la yo del 2006, cuando a mis 16 empecé a conseguir permiso para ir a las cabinas de Internet frente a mi casa, donde pasaba todo el tiempo que mi limitado presupuesto me permitía. Fueron horas enteras buceando en la world wide web, en búsqueda de música nueva que me dé un sentido de autoformación musical, porque la que escuchaba siempre fue la que mi tío ponía en casa (la mejor del mundo, honestamente). Me volví experta encontrando álbumes completos en Mediafire, y me fijaba primero en la lista de lanzamientos del año para tener dónde arrancar. Así fue que encontré el Alright, Still de Lily Allen. Un álbum que tenía el pop rock mainstream como base, pero que iba mucho más allá de la simple fusión de géneros afincándose entre el reggae, el calypso y el ska sin problemas y con excelentes resultados. Líricamente, retrata lo que significa aprender a ser mujer de 20 años encarando relaciones decepcionantes y las apariencias. Claro, este álbum es mucho más que un álbum de pop, pero eso fue lo que me atrajo porque era una chibola punk que disfrutaba bailar con Madonna de vez en cuando. 

Aquí se encuentran las ya clásicas "Smile" y "LDN", pero además está una joya de la discografía de Lily Allen: "Friend Of Mine", un calypso que retrata ese tipo de amistad que se terminó por algún tipo de rivalidad superficial. La cantaba todos los días pensando en las diferentes personas que me habían traicionado, ahora no recuerdo ni qué hicieron para ganarse mi desidia. Obviamente es lindo imaginar a Alfie fumando en su cuarto mientras su hermana hace un disco con una fuerte influencia del reggae inspirándose en él para una canción que luego lo perseguirla cuando se volvió famoso por ser parte del cast de Game Of Thrones.

Este disco abrió una puerta hacia una forma de mirar las cosas que para mí era diferente. Encontré en él "permiso" para ser una chica que es femenina pero a la vez detesta la atención de los hombres, que no quiere tener que explicar por qué siente como lo hace y por qué se expresa como quiere. Un disco debut que reafirmó el potencial de esa adolescente que publicaba covers y canciones originales en su cuenta de MySpace mientras compartía con extraños sus primeras incursiones en la música con muchísima honestidad. Lily Allen, una reina con gran personalidad.

No es una revista, es un movimiento.