166521
Ed O'Brien — Earth

8

Ed O'Brien
Earth

UMG Recordings / Capitol Records / 2020

Artista(s)

Ed O'Brien

30/Abr/2020

Earth de Ed O'Brien: texturas melancólicas de una tierra entre azul y gris.

Ed O'Brien ha mutado a sus influencias personales y ha dejado atrás, en parte, los sonidos de Radiohead para adentrase más a una evolución personal que le ha sentado bien.

Earth inicia con "Shangri-La", una introducción vitalizante, y una forma de cantar que no le conocíamos a Ed por las razones que ya sabemos en su pasado en Radiohead, pero que nos ubica en lo que será el resto del disco, su etapa vocal iluminada y más relajada.

"Brasil" es, en un inicio, un abrazo al folk con visión moderna, pasajes acústicos y un coro sutil, las texturas humanas y melancólicas, son los protagonistas de este paisaje sonoro del florecer de este tema, lo mejor de todo es que cuando la canción parece que se mantendrá en esa línea empieza una caja de ritmos y la magia de Ed aparece, es un maestro en añadir texturas melódicas adyacentes a cualquier instrumento, puede hacer un todo de la nada y de la nada un tema de tiene perfectos. "Brasil" es poderosa, nos muestra a un Ed que se entrega a sí mismo.

Pasemos al momento más relajado del disco, "Deep Days" es hermética, tranquila y calmada, una balada al romanticismo en Earth, pero alejado totalmente de un sonido cursi o cliché, aunque termina sonando como un ejercicio de producción principalmente de guitarras. Se nota el trabajo de estudio llevado a cabo.

"Long Time Coming" es al menos líricamente la canción que evoca más recuerdos, quizá Ed se canta a sí mismo cuanto tiempo tardó en sacar su tan esperado disco. No hay efectos pretenciosos ni nada, son acordes y arpegios acústicos con atmósferas como del cielo en casi lo que podría ser el inicio de una tormenta.

Después esa explosión se transforma en la luz que nos ofrece "Mass", una canción sin ningún surco irresistible, que termina sintiéndose como una piedra en la arena del mar.

"Banksters" es quizá la que más se acerque a lo que podría haber sido una canción de Radiohead, la estructura composicional-estructural-musical inicia lenta y de ahí va evolucionando hacía un trance, cuerdas perdidas y encontradas, efectos de pedales, coqueteos sonoros con los pedales y sobre todo la voz, es como un viaje en el que podrías dejarte caer de una nube solo para despertar.

"Sail On", es simple:guitarras que son una radiación eléctrica de la mayor relajación posible. "Olympik" es sin miedo a equivocarme el track supremo de este disco, es un híbrido entre lo mejor del Screamadelica de Primal Scream y también a lo que hacía U2 en su disco Pop y sin duda y más que nada la mayor influencia viene de “Lemon” un clásico y compañía. Pero no nos desviemos, O'Brien nombró, de hecho, a Screamadelica como su mayor influencia aquí, es una composición extravagante, palpitante e inteligentemente diseñada para ser una canción muy contemporánea, una canción perfecta de pop sin caer en etiquetas extravagantes.

El final es hermoso con cuando sueñas y despiertas y está ahí el espíritu de Nick Drake para esperarte entre sus brazos, una canción que podría ser excluida del Pink Moon, es maravillosa y la voz de Laura Marling, enamora.

En última instancia, Earth es ambicioso para lo que esperamos de Ed como debutante musical solista, nos ha dejado un buen sabor de escucha.

No es una revista, es un movimiento.